Salud Escolar: el 30% de los niños de Jujuy presentan signos de obesidad y altos valores de colesterol en sangre

Jujuy al día® – Según los datos registrados de los controles realizados por el Programa de Salida Escolar (PROSANE), durante el año 2011,  a niños de primero y sexto grado de las escuelas de la provincia, se han detectado aproximadamente un 30% de estos niños en edad escolar con sobrepeso u obesidad. De ese total de niños, un 50% presenta valores elevados de colesterol y triglicéridos en sangre,  lo cual, desde el PROSANE consideran a estos datos como “alarmantes” debido a los factores y riesgos que están interviniendo en estos resultados.

En relación a estos datos, JUJUY AL DÍA® entrevistó a Rosalía Avalle, encargada del área de nutrición del Programa de Salud Escolar dependiente del Ministerio de Salud de la Provincia, quien se refirió a los mimos los cuales fueron obtenidos del análisis de los niños de las escuelas pertenecientes a la Región Programática 3, que comprende capital y las zonas rurales y urbanas periféricas. Al respecto manifestó que “hemos detectado un porcentaje importante de sobrepeso u obesidad, si bien depende de la escuela, pero los valores promedios rondan entre el 30%, y se da mas en los niños de 11 o 12 años. De estos chicos los análisis de sangre expresa que la mitad, y quizás un poco mas, tiene grasa en sangre, colesterol y triglicéridos elevados, lo cual quiere decir que en los chicos de 11 o 12 años, controlados por PROSANE, estaríamos viendo que la grasa se podría estar empezando a pegar en las arterias”, y agregó que “esto es preocupante por que es una patología que vemos pero en adultos, y ahora la tenemos en chicos de 11 o 12 años, es muy seria y preocupante esta situación”.

Al referirse a las consecuencias de esta tendencia en los menores en edad escolar y a los factores que están incidiendo para que estos valores se manifiesten, Rosalía Avalle expresó que “las consecuencias son varias, lo mas extremo, en este caso de seguir con este tipo de vida, es que aumentan la probabilidad de sufrir un accidente cerebro vascular (ACV) o infarto, que son enfermedades que se ven en adultos. De seguir esta enfermedad vamos a tener gente muy joven con estas patologías y nos preocupa mucho, y lamentablemente es la epidemia mundial y Jujuy no escapa de eso, estos datos son alarmantes”.

En relación a los factores señaló que “en las revisaciones y en el consultorio de nutrición siempre están los padres y al charlar uno se da cuenta de la realidad. El niño pasa muchas horas solo porque ambos padres trabajan y al tener poco tiempo para dedicarle a la comida, esta es una comida rica en grasa o azucares, ‘comida chatarra’, con un alto consumo de bebidas gaseosas. También los chicos consumen una alta cantidad de golosinas y snack, a lo que se agrega el uso de computadoras, Playstation y la inactividad física total”, y agregó que “esto es fundamental, pero lamentablemente al trabajar tanto tiempo y llegar tarde es muy difícil organizar una actividad física y el niño pasa solo en su casa haciendo nada mas que consumir televisión, computadora y todo tipos de juegos, que no implica ningún gasto de energía, y siempre que buscan algo de comer, buscan galletas dulces o papas fritas y en las casas normalmente hay”.

Asimismo la especialista se refirió a las diferencias entre los niños de escuelas rurales con las de zonas urbanizadas, como también, dentro de estas ultimas, la diferencia entre las escuelas publicas y privadas, y explicó que “entre las escuelas rurales y las de zonas urbanas no hay una diferencia muy significativa, antes se pensaba que el chico de la escuela rural tenia mas actividad física, hoy cambio ese estilo de vida y están muy parejo los datos con los de las escuelas de la ciudad”, y agregó que “si hemos notado diferencia en cuanto a la escuelas privadas y publicas, los porcentajes mayores en sobrepeso u obesidad y colesterol lo tenemos en las escuelas privadas, por eso por ahí estamos haciendo mas hincapié en educación alimentaría en escuelas privadas”.

Al explicar las razones de esta diferencia, la nutricionista expresó a nuestro medio que “tiene mucho que ver el poder adquisitivo, además tiene mas oportunidad de hacer actividades, y no todos la realizan y pasan mucho tiempo solos, tienen mas acceso a comidas chatarra y gaseosas”, y añadió que “también estimo que tiene que ver el acceso a la tecnología que quizás los otros chicos no, lo cual hace que pasen horas delante de un juego o de la computadora. También es un factor para analizar el lugar donde viven, los chicos de zonas rurales tienen una plaza, una cancha, y en la ciudad y en las escuelas privadas están como ‘mas  encerrados’, o viven en edificios donde se complica realizar actividades al aire libre”.

En relación a los hábitos alimenticios de los niños, en especial dentro de los establecimientos escolares, Rosalía Avalle se refirió a los proyectos sobre “kioscos saludables”, manifestando que “estamos con proyectos y la municipalidad también,  el tema es que el kiosco debe tener condiciones para ofrecer alimentos saludables y después tener que trabajar con los chicos, porque si se ponen a tonos los kioscos, venden ensalada de fruta o yogurt, el niño seguirá eligiendo otro alimento, elije las golosinas, las papas fritas, la gaseosa y el sándwich. Está faltando el trabajo sobre los niños”, y agregó que “se está trabajando con los kiosqueros, capacitándolos, pero el chico no tiene el habito de comprar el alimento saludable y elige la papas fritas, lo cual también tiene que ver con los costos, y con lo que le dan los padres, donde a veces solo pueden acceder a las golosinas, como chupetines o caramelos, y comprar una ensalada de frutas o un yogurt implica un costo mayor”.

Para finalizar, Rosalía Avalle, se refrió al aumento de frecuencia de esta patología en los chicos de el  escuelas primarias y también se refirió a los casos de desnutrición detectados en estas atenciones, manifestando que “si bien los padres están tomando conciencia y se están dando cuenta, están empezando a estar mas atentos, pero desde hace 2 o 3 años fuimos incrementando ese porcentaje de sobrepeso u obesidad”, y añadió que “también se presentan chicos con bajo peso, en un porcentaje mínimo, un 2%. En este sentido el sistema de salud esta muy preparado ya que durante mucho tiempo fue ‘la enfermedad’ la desnutrición o bajo peso. Todos los equipos de salud han trabajado para disminuir esos índices, y poco a poco lo fuimos logrando, hoy lo mas importante es controlar y disminuir el sobrepeso, y educar para mejorara la salud de los niños”, concluyó.