Por caso de botulismo retiran del mercado diecinueve productos alimenticios

El caso se produjo en la provincia de Santa Fe

Jujuy al día® – El Ministerio de Salud de la Nación, a través de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT), informa a la comunidad que se abstenga de consumir los productos elaborados por la firma DESEARES, ante la ocurrencia de un caso de botulismo alimentario en la localidad santafecina de Carcarañá, generado presuntamente por el consumo del producto RIÑONCITO AL MALBEC de la mencionada marca.

El consumo del producto en cuestión –elaborado por la Fábrica de Escabeches de Alfredo Gismondi, con domicilio en Bv. Carcano 566 de la localidad de Villa María, Córdoba–, originó la inspección y posterior clausura del establecimiento, además de procederse al decomiso de la mercadería.

Durante el procedimiento, los inspectores detectaron que en las etiquetas del producto no constaban los números de lotes impresos, y que los registros de establecimiento y producto no correspondían a la empresa inspeccionada.

Por todo lo expuesto, se impuso a la firma elaboradora la obligación de retirar del mercado todas las unidades del alimento mencionado, así como también de los otros 19 productos elaborados por la empresa que se consignan a continuación: RIÑONCITO AL MALBEC, Marca: DESEARES; PIMIENTO, Marca: DESEARES; VIZCACHA, Marca: DESEARES; CIERVO, Marca: DESEARES; FRUTOS DEL MAR, Marca: DESEARES; PEJERREY, Marca: DESEARES; CERDO, Marca: DESEARES; CONEJO, Marca: DESEARES; POLLO, Marca: DESEARES;  YACARE, Marca: DESEARES; BERENJENAS, marca: DESEARES; PULPO, Marca: DESEARES; ATÚN, Marca: DESEARES; CALAMARES, Marca: DESEARES; TRUCHA, Marca: DESEARES; PERDIZ, Marca: DESEARES; CHIVO SERRANO, Marca: DESEARES; PATO, Marca: DESEARES; SALMON ROSADO, Marca: DESEARES; VERDURA, Marca: DESEARES.

Debe destacarse además que los análisis realizados por el Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas “Dr. Carlos Malbrán”, mediante la inoculación del alimento en ratones, detectaron la presencia de la toxina botulínica tipo A.

El caso

El caso de botulismo, notificado por la Dirección de Epidemiología de la provincia de Santa Fe, se trata de un paciente masculino, mayor de edad, que comenzó con síntomas el mismo día de consumo del mencionado alimento. Actualmente se encuentra internado en el Hospital Italiano de Rosario y reaccionó positivamente ante la administración de la antitoxina botulínica.

El botulismo es una enfermedad infrecuente pero muy seria, que es causada por una bacteria (clostridium botulinum). Se puede adquirir a través de las comidas, las heridas infectadas o por la ingesta de las esporas de la bacteria que crecen en el intestino.

El Clostridium botulinum se encuentra en los suelos y en agua no segura, y produce esporas que sobreviven en los alimentos mal conservados o mal enlatados, donde se genera la toxina que produce la enfermedad. Al ingerir incluso cantidades pequeñísimas de esta toxina, se puede provocar una enfermedad grave.

Los alimentos que suelen contaminarse con mayor frecuencia son las verduras enlatadas caseras como espárragos, arvejas, remolacha y choclo, y menos frecuentemente ajo y tomate. También puede ser transmitido por  la  carne de cerdo, el pescado crudo o ahumado y la miel.