Asignación Universal y Educación: Aseguran que en Jujuy “hay un gran porcentaje de gente que manda a sus chicos para presentar el certificado”

Jujuy al día® – En una entrevista con nuestro medio, el Secretario de Gestión Educativa del Ministerio de Educación de  la Provincia, Rufino Lizarraga se refirió a la influencia de la Asignación Universal por Hijo (AUH) en la cantidad de alumnos que vuelven a retomar la educación o cómo evitan que los menores deje de estudiar.

Al respecto Lizarraga señaló  a JUJUY AL DÍA® que “hace muchos años, cuando se empezó con la obligatoriedad de la educación primaria, había un control hasta de policías para que los padres manden a sus chicos a la escuela, en estos momentos está funcionando a través de la prestación o contraprestación efectiva, hay un pago de salario social garantizado siempre y cuando los padres demuestren que los chicos están yendo a la escuela”.

Al respecto sostuvo “se controla de esta manera y hay un gran porcentaje de gente que manda a sus chicos para presentar el certificado. No tendría que ser así porque la obligatoriedad tendría que venir mas por deber de los padres que deberían saber que la educación es un derecho y que deberían ejercerlo plenamente”.

“Hasta que no haya esa conciencia en toda la población, creo que el salario social garantizado ayuda y también con el tiempo no va a hacer falta este tipo de incentivo, por no usar otro termino más fuerte, para que la población mejore y haga que los chicos vayan a la escuela”, expresó Lizarraga.

Al referirse sobre si es significativo el aporte de esta asignación a la permanencia o inclusión de alumnos en el sistema educativo, señaló que “es significativo sobre todo en la escuela secundaria, porque era donde más ausencia, donde había más chicos fuera de la escuela, porque no iban o abandonaban, había muchas familias que nunca los inscribían a los chicos en las secundarias porque no tenían un incentivo para hacerlo, ahora lo tienen, aunque sea para cobrar el salario social garantizado”.

Por último, Rufino Lizarraga se refirió a los factores intervinientes para el desarrollo de una educación como marca la ley nacional de educación, mencionando que “para hacer que la educación secundaria obligatoria sea una realidad, hace falta una conjunción de muchos factores: que el estado disponga de los medios, escuelas y docentes necesarios para que efectivamente los chicos que quieran ir a la escuela”, y añadió que “otro factor importante es el aspecto social, los padres tienes que mandar  a los chicos a la escuela, deben estar convencidos que la educación es importante, es un valor y no solo estudia el que quiere si no lo deben hacer todos”, concluyó.

 

3 COMENTARIOS

  1. Si un profesional médico firma un certificado falso, es pasible de sanción por parte de la Institución adonde trabaja y del Colegio de Profesionales Médicos por falta de Etica. La denuncia de Josefina es grave, y si tiene conocimiento de esta falta, su obligación es denunciarla. Personalmente no creo que sea cierta aunque es lógico que la gente presione para conseguirla aunque incomode a los Servicios de Salud por aumento de la demanda de Atención en los Consultorios Externos, laboratorio, Rx, Fonoaudiologia y un gran numero de otras especialidades médicas. En buena hora, la mejor medicina es la Preventiva, para el paciente y para el Gobierno porque es más económica y efectiva.

  2. La educación y la instrucción no tendría que ser “estimulada”, es un deber de los padres y un derecho de los niños acceder a la misma. Lo que también sería interesante es comprobar si los padres destinan el dinero para la escuela o la utilizan en otros menesteres. La otra obligación de la AUH es la sanitaria, a donde se llegan a “obligar” al profesional a firmar la libreta sin realizarle los estudios médicos correspondientes al niño y si el médico no firma si no cumple con los mismos, los padres faltan el respeto aduciendo que es una obligación la firma sin cumplir con lo requerido. En resumen, las obligaciones son de los demás, los derechos son para los “estimulados” con dinero. Lamentablemente los resultados nunca van a ser los óptimos, es más cantidad que calidad.

  3. A reconocimiento de parte relevo de pruebas, reza así una expresión judicial. Si en un anterior comentario critiqué su actitud frente a los docentes, hoy debo reconocerle la valentía de interpretar que la AUH no significa mejorar la calidad de la educación de una mayor cantidad de alumnos. ¿Cuántos son los padres que han asumido la obligatoriedad de que sus hijos completen el ciclo educativo? El porcentaje es mínimo por cuanto los propios progenitores no han sido debidamente formados en esa idea. Esto habla claramente que el aumentar las cifras de alumnos concurrentes a los institutos de enseñanza signifique aumentar el numero de individuos educados. La falla fundamental radica en que el acto de presencia no implica un adiestramiento del alumno y menos aumentar sus conocimientos. Si para continuar con la AUH efectiva se obligara a que el alumno demostrara, al finalizar el curso anual, haber logrado un grado de conocimientos en todas las áreas como para ingresar al curso inmediato superior, se podría corregir esas falencias, siempre y cuando el gobierno educativo impusiera una organización en defensa del educador frente a los posibles ataques que sufrieran por parte de los familiares quienes perderían los ingresos del subsidio establecido. Pareciera que esto es discriminativo, pero si lo pensamos en función de sociedad y de país, veremos que se están dando oportunidades de incluir a aquellos que realmente tuvieran interés en mejorar su situación y la de su familia, la dela sociedad que lo rodea y del país que lo contiene. De otra forma se estaría premiando por igual a todos sin exigencias de mejoramiento y eso no es inclusión. Estaríamos en el contenido del tango “Cambalache”, “lo mismo un vago que un gran profesor, no hay aplazados, ni escalafón, los inmorales no han igualado” letra de un filósofo popular argentino llamado Enrique Santos Discépolo.

Comments are closed.