El “bullying”, una problemática que también se vive en Jujuy

Jujuy al día® – El acoso escolar, también conocido como “Bullying”, es una modalidad de violencia que a veces trasciende el ámbito escolar, pero dentro de las escuelas es una situación que se da entre pares, cuando un grupo de alumnos, o solo uno, hostiga o acosa a otro, pudiendo llegar hasta la violencia física, con consecuencias aún mas graves como homicidios o suicidios.

No toda situación de violencia es definida como Bullying, para que se clasifique así, debe ser una situación que sea constante en el tiempo, y esto genera efectos subjetivos como sufrimiento psíquico que pueden derivar en serios traumas, afectando también el rendimiento escolar de las víctimas de este fenómeno.

Nuestro medio dialogó con las psicólogas del staff del Servicio de Orientación Adolescente (SOA), que depende de la Secretaria de Gestión Educativa del Ministerio de Educación, Fernanda Morales, Valeria Marciani y Carolina Juárez, quienes se refirieron a esta problemática en nuestra provincia.

Carolina Juárez se refirió a la frecuencia de estos episodios en nuestra población adolescente, expresando que “aparecen, se dan situaciones, pero no son más frecuentes que otras problemáticas. Por ahí está siendo más común que antes, porque la agresión esta mas naturalizada y me parece que es más frecuente que antes”.

Por su parte, Fernanda Morales manifestó que “hay un factor que quizás hace que tome más intensidad, porque esto no es algo nuevo, hoy esta mas mediatizado, los medios que utilizan los chicos para comunicarse, como internet, ha hecho un espacio donde tiene lugar esta situación de acoso y hostigamiento, lo cual no es tan visible para los adultos, entonces se agrava y es mas permanente, porque los adultos no tienen manera de saberlo, no pueden intervenir”.

En relación a los factores que derivan en una situación de bullying, mencionó que “el hostigamiento puede tomar cualquier característica personal del otro para comenzar, cualquier característica, a veces puede ser la más linda, como pasa con las chicas, o porque es gordito, o usa anteojos; puede ser cualquiera características”, y agregó que “hay algunas características que socialmente  favorecen desde el comentario y burla, pero el bullying no es una situación aislada, si no cualquier situación lo sería. En si a veces basta con la diferencia en sí misma. He escuchado a chicas que dicen que por no usar las zapatillas que usa el resto son hostigadas. Cualquier cosa que no condiga con el grupo, el que agrede tiene una intolerancia a los diferentes”.

Por su parte, y en relación a esto, Valeria Marciani brindó algunas características de las personas involucradas en el bullying, tanto hostigador como del hostigado, manifestando que “es importante de las características ya que no todo el mundo sufre de un acoso. Hay un perfil del que hostiga y el que es hostigado. Del lado hostigador muchas veces tiene como características el ser grupal, y esta comandado por uno, un líder y que moviliza a los otros”, y agregó que “el que es hostigado es un chico que no se defiende, que aparece aislado, tiene características personales  distintas de aquello que se imponen, es distintivo, a veces basta con eso”.

En relación a las edades y sexos donde es más frecuente esta situación en nuestra provincia, Carolina Juárez indicó que “se da en las edades de los primeros cursos, de 1° a 3° año, pero no tiene que ver con la edad cronológica, si no por estar en los primeros cursos, quizás son repitentes y están primer año y lo sufren”. Fernanda Morales, por su parte, agregó “no vemos una diferencia marcada entre varones y mujeres, podríamos pensar socialmente que los varones tienen más fuerzas o posibilidad de defenderse, pero justamente el efecto del bullying es el sometimiento, amedrentar, intimidar, eso no hace distinción de género, y por eso es muy difícil expresarlo porque se silencia, porque el que lo padece no tiene la capacidad de revelarse, de denunciar o defenderse porque temen  las represalias o que se agrave la situación, porque por lo general están amenazados”.

Respecto a las consecuencias que tiene el hostigamiento, las especialistas mencionaron que “tiene que ver con una posición subjetiva,  con el autoestima y el que hostiga también hace esto para autoafirmarse, por eso necesita a un grupo y creen que sometiendo a otro prevalece su propio ser, y pueden tomarlo como una forma de vida”, y añadieron que “genera cargas psíquicas que marcan la manera de relacionarse con los otros. También interfiere con sus proyectos, la posibilidad de insertarse en los grupos o a situaciones extremas como intentos de suicidios”.

En relaciona al rol de los padres y los docentes en la identificación temprana de una situación de hostigamiento, indicaron que “identificar una situación es difícil porque estos chicos no hablan hasta que se expone la situación o un adulto descubre algo, sea de la escuela o un papá, pero los chicos, por este perfil, no son de hablar y decir lo que pasa. Es muy difícil, y llega a deducirse de situaciones muy extremas, cuando no quiere ir a la escuela o cuando hay un intento de suicidio o alguna conducta que lo manifiesta”, y agregaron que “en la escuela es lo mismo ya que pasa más por internet , aunque los docentes están más alertas para detectar algo, pero muchas de estas cosas pasan por internet, y no pueden meterse en cada página de los chicos”.

Por su parte Carolina Juárez expresó que “la familia tendría que estar atenta, prestar  atención a las conductas de los hijos, poder controlar lo que pasa en internet, no es meterse en todo ni invadirlos pero si estar atento saber lo que está pasando”, y Fernanda Morales añadió que “por lo general los adultos tienden a decir que ‘deben aprender a defenderse’ y a veces lo que enfrentan los chicos no es algo que se podría resolver con ponerse firme o responder la agresión. El tema es que en el bullying no hay una simetría, no es algo que los padres pueden dejar que lo resultan solos, y los decentes puedan acompañar e intervenir en esa situación”, señaló.

Para finalizar, las especialistas sostuvieron que “hay que estar atentos, prestar atención tanto los docentes, padres y los mismos chicos que no pertenecen a un grupo y no son hostigados. Se debe estar atento, ver que no es que una persona no quiere defenderse, no puede. Debe poder realizar una consulta profesional al detectar algo, animarse a pedir ayuda, no solo al hostigado, sino también el hostigador”, y agregaron que “estas son unas de tantas problemáticas, una problemática igualmente seria y preocupante que merece atención pero no solo en la secundaria, ya que es algo que también se puede ver en la escuela primaria”, concluyeron.