Afirman que en Jujuy “hoy es muy común ver chicos muy chicos en la calle que están con las bolsitas con poxiran”

Jujuy al día® – En una entrevista con nuestro medio, la titular de la Fundación DAR. LO. CAB, Mirta Cabana se refirió acerca del panorama actual de los menores de edad en situación de calle en nuestra provincia, a los peligros que atraviesan  y a los responsables de esta realidad.

Al referirse a esta situación, Mirta Cabana señaló que “lamentablemente la situación de los chicos en la calle, por la pobreza que hay, es la que está anunciando lo que está pasando en la sociedad, o en su casa, porque pasan hambre, porque hay violencia, porque están abandonados, y llegan a la calle donde buscan encontrarse con un grupo o aliarse con sus pares para pasar el día o jugar, tomado a la calle como un lugar de enseñanza y como un sitio de supervivencia”.

Al describir la situación en nuestra provincia, indicó que “en Jujuy desgraciadamente el año pasado, las estadísticas dicen que ha crecido la población que sale a la calle, no tenemos chicos que viven en la calle, excepto 20 o 25 chicos que son más grande, pero si tenemos muchos chicos que van o salen a la calle”.

Además manifestó que “lamentablemente tengo que decir que los chicos están saliendo cada vez con más temprana edad llevados por hermanos mayores, parientes o amigos que lo van sacando de los lugares donde viven, desgraciadamente los chicos mas chiquitos ya están en la calle”.

También relacionó esta situación con los peligros que afrontan los niños que se encuentran en la calle, expresando que “el chico que está en la calle tiene dos escuelas una es buena que le enseña a sobrevivir y la otra que es muy mala, al ser niño no sabe con cual quedarse ni cual elegir, y elige la más fácil que es la que lo lleva por mal camino, la calle es una escuela, es un espacio donde todos circulamos y en el caso los niños la toman como una situación muy especial donde ellos pueden ir a buscar donde comer, trabajar, mendigar, robar y delinquir”, y añadió que “hoy es muy común ver chicos muy chicos en la calle que están con las bolsitas con poxiran, y eso les abre paso a la probar otras drogas prohibidas, hasta medicación, tenemos chicos muy chiquitos y conocidos muy bien, que tienen entre  8 a 11 años y están con el poxiran”.

Mirta Cabana manifestó cuales son las razones por las cuales los chicos se encuentran e estas diferentes situación, explicando que “los chicos que salen a la calle, es porque están solos, los padres lo dejan solos, desde muy temprana edad y temprana hora, sus padres se van a trabajar, y los chicos van comer a comedor, van a las escuelas solos, y eso le permite que venga un chico más grande y se lo lleva de la mano a la calle, entonces este número va aumentando”, y agregó que “también está el problema de la situación y la desigualad económica que hay a nivel mundial, no solo en Jujuy, la pobreza que existe cada vez se incrementa mas, los padres no tienen trabajo, los jóvenes de 18 a 25 años, es la franja más aguda, y está el abandono de la escuela”.

Asimismo indicó que “hay otro problema las familias que trabajan en la calle vendiendo sus productos están acompañados por sus niños porque ellos los prefieren así, no piensan que hay jardines maternales en los barrio, ellos no quieren, entonces los niños desde muy temprana edad están en contacto con la calle y no le queda otra que tener 5 años y conocerse todos los lugares”.

En relación al rol paterno, la titular de DAR.LO.CAB expresó que “se debería formar escuelas para padres para concientizar sobre los derechos del niño, empezar a trabajar con las madres para que ellos mismas enseñen a sus niños, hablar sobre el apoyo escolar, sobre la necesidad de ir a la escuela”, y añadió que “los padres deben entender que la asignación universal por hijo es para ayudar al niño no para comprar las cosas del hogar, en una familia que tiene 4 o 5 hijos, lo que cobran mensualmente, con esa plata, están pagando televisores plasma”.

Para terminar, Mirta Cabana mencionó que “todo esto nos duele mucho porque las madres no quieren aceptar que el niño está en esta situación, el chico se siente solo, nadie le presta atención, no les interesa, el chico necesita que le presten atención, que le den cariño, que le den amor, que le digan ‘vení báñate, anda a la escuela, estate conmigo’, el chico está solo, desde muy niño vive solo y esa libertad que adquiere desde muy chiquito es muy difícil de sacársela, es una libertad mal entendida porque el niño no sabe si lo que está haciendo está bien o mal, sale a la calle nada mas que ha jugar, pero no se da cuenta que está en una escuela que le va a enseñar los malos hábitos”, concluyó.