Mensaje Pascual 2012

Jujuy al día® – Con el gozo y la paz que nos regala el Señor resucitado queremos llegar a cada uno de ustedes, hermanos y hermanas de nuestra querida provincia de Jujuy.

Hemos vivido días intensos y llenos de significado a lo largo de esta Semana Santa.  La inmensa mayoría de nuestro pueblo ha manifestado su fe y su amor al Cristo sufriente, al Dios compasivo y misericordioso.  Lo hemos sentido cercano y solidario con todos los pobres y los que sufren, compartiendo nuestras cruces y llenándolas de sentido desde su resurrección.

Sobre nuestro pueblo que a veces camina en tinieblas ha brillado una gran luz.  El camino de este Señor Jesús comprometido con el hombre,  es el camino de su Iglesia, de nosotros que somos sus discípulos.  Si realmente en esta Pascua hemos renacido a la vida de Dios, nos hemos de sentir llamados a  multiplicar en nuestras familias y comunidades gestos de solidaridad y de compasión con los más necesitados y desamparados.  “Amando hasta que duela” –como nos decía la Beata Madre Teresa de Calcuta – podremos mostrar a Jesús de quien hemos aprendido el verdadero Amor.

La Pascua del Señor Jesús debe llenar de sentido nuestro ser y nuestro vivir cotidiano.  Se abre ante nosotros un nuevo horizonte.  Por eso, la fe de nuestro pueblo creyente está llena de la sabiduría del Evangelio, de la conciencia de la necesidad de vivir en la verdad y la justicia, de esperar contra toda esperanza y de honrar la vida luchando por salir adelante aun cuando todo se nos hace difícil y la tristeza nos quisiera invadir.

Tenemos delante de nosotros una hermosa misión.  Con la fuerza del Resucitado y su Espíritu de Amor, debemos apostar por vivir la Vida que viene de Dios en plenitud, tal como Él mismo nos la ofrece.  Como dijeron los Obispos en Aparecida: “Hoy se nos plantea elegir caminos que conducen a la vida o caminos que conducen a la muerte.  Caminos de muerte son los que nos llevan a dilapidar los bienes que recibimos de Dios  través de quienes nos precedieron en la fe.  Son caminos que trazan una cultura sin Dios y sin sus mandamientos, o incluso contra Dios, animada por los ídolos del poder, de la riqueza o del placer… Caminos de vida verdadera y plena para todos, son aquellos abiertos por la fe que conduce a la plenitud de nuestra vida en Cristo y que desarrollan en plenitud nuestra existencia humana…” (cf. Aparecida 13).

Vida plena y digna para todos es lo que nos trajo el Señor Jesús. Nosotros queremos ofrecer esta vida y compartirla con todos nuestros hermanos, compañeros en el camino de la vida. Esa es la verdadera riqueza que tiene la Iglesia: esta Vida desbordante que viniendo de Dios se ofrece a todos.  Queremos “honrar la vida” cuidándola desde el seno materno hasta su fin natural. Alimentándola con educación y trabajo digno.  Llenándola de sentido por la solidaridad y el Amor que hace grande y valiosa cada una de nuestras obras, hasta las más pequeñas e insignificantes.

Al desearles Felices Pascuas de Resurrección a todo nuestro pueblo jujeño, pedimos al Señor que su Amor llene nuestros corazones para compartir Su vida plena con todos nuestros hermanos. Y que su Reino de justicia, de Amor y de Paz llegue a nuestra tierra en cada gesto de solidaridad, de compasión y de compromiso con el bien común.  Dios los bendiga a todos:

+ Pedro Olmedo