Informe de coyuntura

Jujuy al día® – La Dirección Provincial de Planeamiento, Estadísticas y Censos (DIPPEC) calculó la inflación del primer mes del año en 1,48 %, que sigue siendo superior a lo difundido por el INDEC a escala nacional. Al mismo tiempo el costo de la Canasta Básica Alimentaria (CBA) en Jujuy subió desde mayo del año pasado un 13,4 % y  ascendió en febrero a $ 476,64, mientras que el INDEC la estima en $ 209,98, es decir  por debajo de la determinación local. Con estas cifras de CBA en Jujuy una familia de seis miembros necesita $ 2.216,38 para superar el nivel de indigencia y $ 4.809,54 para cubrir la Canasta Básica Total  y superar la línea de  pobreza.

En relación a la evolución de los ingresos públicos provinciales, según la publicación oficial del Ministerio de Economía de la Nación disponible en su sitio de internet, transcurrido el primer trimestre, se verifica que hasta el día 28 de marzo los recursos provenientes de la coparticipación federal de impuestos de acreditación diaria y automática habían ascendido a $ 956 millones, es decir un 35 % por arriba de los $ 710 millones recibidos en igual periodo del año pasado.

A nivel internacional el  segundo tramo del salvataje a Grecia, que llega al total de 350 mil millones de euros, trajo cierto alivio a la crisis de la Eurozona, sin que ello signifique que los nubarrones de la recesión en marcha en algunos países importantes se hayan despejado.  Para el seguimiento y análisis de la evolución de los países y regiones que aun se encuentran con serias dificultades,  conviene ser prudentes cuando se manifiestan algunos síntomas de recuperación y al mismo tiempo evitar el pesimismo extremo cuando se vuelven a registrar indicadores negativos.

La crisis mundial por su profundidad, magnitud y alcance será aún prolongada y con situaciones oscilantes de recuperación y profundización, estando en juego el reacomodamiento mundial de la economía respecto a la estructura de costos de producción en una etapa caracterizada por haber trasladado el centro de la actividad productiva industrial de  Occidente a Oriente, en donde el nivel del precio de la fuerza de trabajo es comparativamente muy inferior al que se registra en Estados Unidos de Norteamérica y Europa Central.

Por su parte la política de restricción a las  importaciones que ha definido el gobierno nacional en función del superavit comercial,  es el centro de la escena de la economía argentina. En estos días se difundieron  datos de los sectores en los que ha tenido mayor repercusión la carencia de insumos importados para la producción interna, entre los cuales están las autopartes para la fabricación de automotores, por ejemplo,  no se dispone de cables para conexión de bujías, inyectores electrónicos y hasta radiadores que se traen del exterior; como así también   bienes de capital, entre ellos computadoras y celulares, electrónicos y químicos. Por esta razón algunas actividades productivas de bienes que necesitan insumos importados enfrentan la imposibilidad de cumplir con sus contratos de exportación, lo que trae como consecuencia suspensiones de personal que agregan un frente de conflicto que estaba restringido en los últimos años.

Es en este marco donde se registra caída de la actividad industrial en el primer trimestre del año, principalmente en el centro del país,  respecto a igual periodo del año 2011, el otro componente de la realidad económica son las negociaciones paritarias por  salarios, la puja entre sectores no termina de definirse en virtud de las distintas estimaciones de evolución de la inflación real,  sosteniéndose desde el gobierno la decisión de poner un techo a los aumentos, en tanto que el sector gremial insiste en negociar  teniendo en cuenta la evolución de los precios a nivel del consumidor final.