Las comunidades de Salinas Grandes se reunirán el próximo miércoles con Vocales de la Corte Suprema de Justicia de la Nación

Jujuy al día® – Las comunidades de Salinas Grandes, el miércoles, 28 de marzo, a las 10:00, serán escuchadas por los Vocales de la Corte Suprema de Justicia de la Nación que preside Ricardo Lorenzetti. Entonces, se realizará la audiencia convocada en el marco de la acción de amparo iniciada por 33 comunidades indígenas de Salinas Grandes y la Cuenca de Guayatayoc, que reclaman su derecho a ser consultadas y a brindar su consentimiento previo, libre e informado en las actividades mineras que se desarrollen en sus territorios.

En la oportunidad, los jueces de la Corte escucharán a representantes de las comunidades indígenas y del Gobierno de la Provincia de Jujuy que fuera demandado junto al Estado Nacional y la Provincia de Salta. Posteriormente la Corte definirá su competencia, así como la situación de los codemandados y la medida cautelar solicitada por las comunidades para que se frenen los avances de proyectos mineros hasta tanto se efectivice el derecho a la consulta que reclaman.

Para participar de la audiencia, viajará a Capital Federal una delegación integrada por representantes de las comunidades indígenas de Salinas Grandes, quienes junto a las organizaciones que han participado como “amigos del tribunal” (amicus curiae), seguirán las diferentes instancias de esta audiencia.

El Servicio de Paz y Justicia que lidera el Premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel, la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN), la ONG ambientalista estadounidense EDLC,la Asociación de Abogados de Derecho Indígena, el Centro Internacional de Justicia (CIJ), son algunas de las instituciones que han argumentado a favor de los planteos de las comunidades, mediante la figura amigos del tribunal que permite a terceros interesados aportar su experticia en los procesos que se tramitan en la Corte.

Los ejes del planteo indígena

Según indicaron mediante un comunicado de prensa, a través del amparo, las comunidades le han solicitado a la Corteque condene al Estado Nacional y a los estados de Jujuy y Salta a “arbitrar las medidas que sean necesarias para hacer efectivos los derechos de participación y consulta, a fines de expresar el consentimiento libre, previo e informado sobre los programas de prospección o explotación de los recursos existentes en sus tierras”.

Concretamente, las comunidades esperan que la justicia ordene a los gobiernos la implementación de mecanismos adecuados de participación y consulta a las comunidades aborígenes, en los expedientes administrativos en trámite, en los cuales se otorgaron permisos de exploración y/o explotación de minerales en la zona de la Sub-Cuenca Laguna de Guayatayoc – Salinas Grandes, de ambas provincias, en razón de la omisión de consulta previa e información y participación.

Tanto en Jujuy como en Salta, se han iniciado actividades y concedido permisos de exploración y explotación minera, sin que las comunidades aborígenes locales ni siquiera posean información acabada y suficiente del proceso que se lleva a cabo, en los territorios que les pertenecen y dónde habitan desde hace centenares de años.

Las comunidades le han pedido a la justicia que establezca en Jujuy la plena vigencia de los derechos indígenas contemplados en la Constitución Nacional y Convenio 169 de la OIT, referidos a participación y consulta, igualdad ante la ley y el principio de no discriminación. Dichas normas consagran la preexistencia étnica y cultural de los pueblos indígenas argentinos, el respeto a su identidad, la personería jurídica, la posesión y propiedad comunitaria de las tierras que tradicionalmente habitan, la participación en la gestión de sus recursos naturales y demás intereses que los afecten, y la consulta previa, libre e informada en los procesos que los involucren, entre otros.

Pronunciamiento de la mesa de salinas a propósito de la audiencia

La Mesa de Comunidades Salinas Grandes, a propósito de la audiencia que se celebrará en la Corte, ha emitido un pronunciamiento donde señala el valor que tiene esta instancia para los pueblos indígenas, en el proceso de efectivización de sus derechos. Será la primera vez que pueblos indígenas de Jujuy serán escuchados, en instancia oral y pública por los miembros de la Corte.

En dicho pronunciamiento señalan:

“Ante la inminente realización de la audiencia convocada por la Corte Suprema de Justicia de la Nación en el marco de la acción que iniciáramos en 2010, en defensa del derecho a la participación, la consulta y el consentimiento previo libre e informado, reafirmamos nuestra decisión de hacer respetar los derechos que nos fueran reconocidos en la Constitución Nacional, el Convenio 169 de la OIT y la Declaración Universal de los Derechos de los Pueblos Indígenas.

Entendemos que el derecho a participar, a ser consultadas y a brindar nuestro consentimiento en todos aquellos asuntos que pueden afectar nuestra forma de vida, constituye un reaseguro para el respeto y efectivización de todos los derechos.

Ese derecho no se encuentra garantizado en la Provincia de Jujuy que carece de mecanismos claros, objetivos y basados en el derecho indígena. La Unidad de Gestión Ambiental Minera (UGAM), de ninguna manera puede considerarse una instancia de consulta a las comunidades, en los términos de lo que señala el derecho indígena.

Llegamos a esta instancia judicial, después de dos años de debates para la construcción de consensos colectivos. Quienes protagonizamos esta acción vivimos en y de las Salinas Grandes. Para nosotros las Salinas constituyen un ecosistema único, que nos provee los recursos necesarios para la subsistencia. Por eso nos preocupa el impacto que pueda llegar a provocar la actividad extractiva minera. Según la información técnica que manejamos, la explotación de litio importa un uso intensivo de agua que podría provocar alteraciones en el sistema salino. Y podría verse en peligro toda la cuenca hídrica, de por sí delicada, al secarse vertientes, ojos de agua y ciénegas.

Mantenemos con las Salinas una relación que reviste un carácter espiritual único, porque ellas son nuestro hogar y nuestro medio de subsistencia. En este lugar descansan nuestros ancestros y aquí se despliega nuestra identidad y cultura.

Sin las salinas, condición necesaria de nuestra existencia, dejaríamos de ser lo que somos y no solo desapareceríamos como pueblo porque se afectaría nuestra identidad, sino que además la sociedad misma se privaría de nuestro aporte a la diversidad. Y nos empobreceríamos todos. Las salinas son un espacio vital porque hacen posible la reproducción cultural.

La Corte Interamericana de Derechos Humanos en el caso “Awas Tigni”, ha efectuado una acertada interpretación de nuestro vínculo con la tierra: “para las comunidades indígenas la relación con la tierra no es meramente una cuestión de posesión y producción sino un elemento material y espiritual del que deben gozar plenamente inclusive para preservar su legado cultural y transmitirlo a las generaciones futuras”.

Preexistimos al Estado, nuestros ancestros fueron los habitantes originarios. Sin embargo hemos aprendido a respetar al Estado, en un proceso que ha significado muchas veces asimilación, pérdida de identidad y de derechos.

Ahora estamos ante un nuevo escenario, porque hemos sido reconocidos como pueblos y nuestros derechos han sido jerarquizados. Queremos convivir en un estado de derecho, por eso exigimos que se efectivicen todos nuestros derechos y en particular los derechos a expresarnos, a participar, a opinar y a decidir la manera en la que queremos vivir. Tenemos una mirada particular del desarrollo, distinta a la visión occidental tradicional que está regida por el “tener más” a cualquier costa, aún a costa de la propia identidad.

Vamos a concurrir a la Corte para hacer escuchar nuestros reclamos, para explicarle a los jueces porqué defendemos las Salinas, porqué nos sentimos avasallados cuando ingresan a nuestros territorios sin que nosotros tengamos conocimiento de lo que hacen las empresas. Queremos explicarles a los vocales de la Corte porqué decimos que si afectan las salinas afectan nuestro modo de vida y queremos pedirles que administren justicia y que orienten a los gobiernos, en particular al de Jujuy, para que efectivicen, garanticen, protejan y promuevan los derechos a la participación y la consulta.

No buscamos un enfrentamiento entre comunidades ni afectar la situación de los productores salineros que hoy trabajan en las Salinas, sólo exigimos el cumplimiento de nuestros derechos y el respeto a nuestra palabra.

Nuestras comunidades sin sus tierras, sin sus salinas, sin sus ojos de agua, no serán, porque dejaremos de tener atributos que hacen a nuestra personalidad. Para poder defenderla necesitamos ser escuchadas, consultadas. Las comunidades no estamos dispuestas a desaparecer, no vamos a resignarnos a un genocidio silencioso. Vamos a defender nuestros derechos, porque defenderlos es defender nuestra existencia y nuestra cultura.