Tras acusaciones de familiares de detenidos desaparecidos: Olivera Pastor aseguró que en Jujuy existen 11 elevaciones a juicio

Carlos Miguel Olivera Pastor

Jujuy al día® – El juez Carlos Miguel Olivera Pastor, a cargo del Juzgado Federal N° 2 de Jujuy, en diálogo exclusivo con nuestro medio se refirió a las acusaciones realizadas por familiares de detenidos desaparecidos, quienes sostienen que se retrasan las causas y que no hay juicios en nuestra provincia, indicando que “las versiones que señalan que  no se elevan causas a juicios en Jujuy no responden a la verdad, en Jujuy se han hecho 11 elevaciones”. Además calificó de “lamentable” el accionar de un grupo de familiares quienes ingresaron violentamente a su despecho el pasado miércoles 7 de marzo, realizando pintadas y provocando serios destrozos.

En diálogo exclusivo con JUJUY AL DÍA®, el juez Carlos Miguel Olivera Pastor, a cargo del Juzgado Federal N° 2 de Jujuy, brindó detalles de lo acontecido la mañana del pasado 7 de marzo, expresando que “ese día se concentraron frente al juzgado grupos de derechos humanos; hasta ahí no hubo ningún problema. Pero luego fue creciendo el tono de violencia sobre lo que decían, los insultos graves en contra de mi persona y obviamente del juzgado. En esos momentos había una guardia normal del juzgado y se había reforzado con dos hombres de la Policía Federal, ya que tampoco se puede tener una custodia enorme porque no se trata de una situación beligerante, al menos así lo entendemos”.

Añadió que “después escuchamos gritos, ruidos, las bombas. Luego ya eran otro tipo de ruidos, de cosas que se rompían acá arriba, nos habían roto las puertas de acceso, las que estaban cerradas, llegaron hasta arriba y rompieron los vidrios de otra puerta para abrirla violentamente e ingresaron directamente dentro de las oficinas del juzgado; dos o tres policías habían subido en medio del gentío para proteger los bienes y personas que trabajan acá”.

Comentó que “estas personas pretendían ingresar directamente al despacho, mientras que del lado de adentro había funcionarios y empleados sosteniendo la puerta que querían derribar. También donde funciona la Secretaria Civil y Ejecuciones Fiscales, en el mismo piso, donde mayormente trabajan mujeres, tuvieron que amontonar escritorios y muebles detrás de la puerta porque querían ingresar. Las mujeres estaban en un estado de pánico y los hombres, que tampoco nos creemos ‘Superman’ para enfrentar un grupo importante de gente que venía desaforada y vaya a saber con que propósitos, o hasta adonde podía llegar la violencia desatada”.

Olivera Pastor señaló al respecto que “era un grupo importante de gente que, para descomprimir la situación, querían que los recibiera y les dije que no, porque había gente que no tiene nada que ver con estas causas, que solo recibiré a quien tenga algún interés legítimo, que son los querellantes y abogados que tienen plena participación de las causas. No era necesario en absoluto la violencia para tener una audiencia conmigo”, reclamó y agregó “hubo muchas audiencias que hemos dado antes. Además los abogados tienen acceso a la causa y pueden explicarles a sus clientes como están las mismas. Esto ha sido un acto de prepotencia, de violencia para tratar de sacar o de intentar lograr algo que, de esa manera, no van a lograrlo, porque no corresponde. Ningún juez, no solo yo, nadie va a firmar nada ni llevar adelante medidas presionado o coaccionado por este tipo de violencia”, afirmó el magistrado.

Asimismo, y tras el violento ingreso al juzgado, comentó que “hice ingresar a un grupo de 8 personas para decirle mas de lo mismo, ya que no había nada nuevo para comentarles si conocen al detalle las causas. Me querían presionar diciendo cuando iba a llamar para tomarle declaración indagatoria a una persona determinada, cuando lo voy a llamar y cuando lo voy a condenar, como si fuera yo el juez que condena, un disparate total”, aseguró.

“Después de conversar un rato y explicarles de nuevo como van las cosas, salieron y por los altoparlantes decían que los había recibido y que les había dicho que próximamente iba a llamar a indagatoria a fulano de tal; mentira, nunca le dije una cosa así” afirmó.

Carlos Olivera Pastor expresó que lo que pasó “es un hecho grave, porque se ha ocupado un Juzgado Federal y eso es muy grave, ocuparlo con la intención de pretender que el juez acceda por la fuerza a algo, están absolutamente equivocados. Esto no se trata de ver quien es mas fuerte, no es la vía, por más que yo firme con una pistola en la cabeza, esa orden o lo que firme no tendría ningún valor legal. Se equivocan de camino. Es lamentable que se siga utilizando la violencia, la que mucha de esta gente reniega que han tenido problemas graves en su momento en época del proceso y que ahora se utilice la misma metodología. Es lamentable que no se aprendan de los graves errores de una vez y se sigan reiterando ahora para tratar de conseguir algún propósito”, expresó el Juez Federal.

Parte del interior juzgado con pintadas

En relación a las acusaciones realizadas por los manifestantes quienes denuncian la falta de celeridad en las causas, y que en Jujuy no hay juicios orales por los detenidos desaparecidos, el Juez Carlos Olivera Pastor se defendió de las mismas explicando a JUJUY AL DÍA® que “como corolario de dos años de trabajo, logramos elevar causas a juicio, en un trabajo  muy ordenado, profundo, serio, responsable, siempre con absoluta imparcialidad y objetividad como corresponde”. Comentó que a hoy “tenemos 11 elevaciones a juicios, en esta semana va una, y estas elevaciones corresponden a diversos expedientes o acumulación. Algunos expedientes son de una sola victima, y otros son de acumulación de varias victimas, y esas 11 elevaciones involucran a 23 personas”, y agregó “por lo tanto lo que se dice por ahí sobre que no se elevan causas a juicios en Jujuy, que Jujuy es un caso paradigmático del país, eso no responde a la verdad y origina confusión y violencia en el pensamiento de la gente. En Jujuy se han hecho 11 elevaciones que involucran a 23 personas de las cuales algunas se repiten. Cada elevación es un trabajo individual que lleva mucho tiempo y esfuerzo, no es que lo elevo por esto, no es así, es un trabajo arduo y las pruebas están en un expedientes”.

Además indicó que “en la jurisdicción de la Cámara de Salta, en Salta trabajan dos juzgados que se han repartidos las causas con lo cual es mucho mejor para trabajar. Entre los dos juzgados hicieron 17 elevaciones a juicio. Jujuy con un solo juzgado hizo 11 elevaciones, de manera que esos dichos son una falacia. Que no haya juicios orales todavía en Jujuy, es una cuestión procesal y de tiempo”.

Sostuvo que en Jujuy “tenemos un tribunal oral que ni siquiera esta integrado, hay un solo miembro titular, los demás vienen y subrogan, para integrar el tribunal ya es un problema, no tiene personal y tampoco infraestructura. Es un problema que se repite en todos lados. Llegará el momento que se hagan los juicios orales en la medida que las partes permitan que se hagan porque en la elevación a juicio mas antigua que tenemos, que es de agosto de 2009, por planteamientos de la defensa, que están ajustado a derecho, desde Casación se resolvió que se siga el procedimiento escrito y no el oral, entonces son situaciones que demoran, pero como le digo, de las 11 una volvió para seguir el procedimiento escrito, y no tengo nada que ver en ello, interviene un juez de Salta. De las otras alguna llegará a juicio oral si es que no hay planteamiento de la defensa para que haya  procedimiento escrito, por ahora aparentemente no sería así”, explicó.

Para fundamentar lo antes dicho respecto a cómo llegaron a este número de elevaciones, el magistrado a cargo del Juzgado Nº 2 de Jujuy indicó “las causas de derechos humanos en Jujuy son, para dar un numero redondo, 160 casos. No todos son desaparecidos, hay muchos casos de privación de libertad, otros de privación de la libertad y tortura, y otros de privación de la libertad, tortura y desaparición que son los más graves. Estas causas estaban en un inicio en el Juzgado Federal 1, porque era el único de esa época, pero por cuestiones procesales se dividieron. Incluso había algunas que estaban aun en la fiscalía, cerca de 20 causas”, y añadió que “posteriormente la fiscalía pidió la acumulación de todas las causas que estaban desperdigadas, en los que quedaron acumuladas el 80%, tal vez mas. A su vez el titular del Juzgado 1 se excusó de intervenir por cuestiones procesales y asi que terminaron recalando en este juzgado todas las causas”.

En relación a los problemas que se presentan a la hora de investigar, analizar y elevar a juicio estas actuaciones, Carlos Olivera Pastor manifestó que “primero, las causas de derechos humanos son muy complejas para ser investigadas, tengamos en cuentas que se tratan de hechos ocurridos hace mas de 30 años y en ese tiempo, incluso después de los hechos, los que habían intervenido en la comisión de los mismos seguían siendo gobierno, por lo tanto a lo que nos enfrentamos fundamentalmente como problema es a la falta de pruebas concretas, pruebas válidas que estén dentro del proceso, porque esas pruebas, por el tiempo transcurrido, han dejado de existir o han dejado de tener la consistencia que debían tener, o directamente han sido borradas por quienes han tenido interés de borrarlas, supuestamente por los autores de esos hechos que se investigan”.

Explicó que “en una reunión que tuve en Buenos Aires en mayo del 2009, en el marco de una comisión que se había formado para analizar cuales eran los problemas que tenía y enfrentaba para llevar adelante las arduas tareas de investigación y que desde esa comisión ver que soluciones podían aportar, en lo estructural y funcional, comenté todos los problemas que teníamos, incluso con eventuales detenidos, ya que no había donde ponerlos porque nadie los quería tener, porque son presos que pertenecían a fuerzas de seguridad, y no pueden estar junto a los presos comunes”.

Además expresó a nuestro medio que “también les dije que estaban los pedidos de acumulación fiscal, que por supuesto eso iba a ser una enorme tarea, afrontar todas las causas  en un solo juzgado. Si no había otra solución las iba a llevar adelante, pero necesitaba gente, al menos necesitaba mas personas, esto no se soluciona con simple voluntad, hace falta gente, infraestructura, y me dijeron que iban a ver que podían hacer, y hasta el día de hoy nunca me mandaron a la gente, pero cuando volví a Jujuy me avoqué de lleno a tramitar las acumulación, y terminamos ese julio del 2009, hicimos lugar a todo, con lo cual todas las causas de derechos humanos radicaban en este juzgado”.

Para finalizar manifestó que “después de todo esto sigue el trabajo acá en el juzgado con los demás casos, todas las causas se han tocado, no es que se haya llevado una sola, se han intentado llevar con la gente y la infraestructura que se cuenta de la mejor manera posible, quizás no con un frente homogéneo para todo porque no se puede materialmente. Ahora sigue una etapa también compleja con todas las demás imputaciones que se han hecho y se van a ir analizando una por una, no hay ninguna imputación que no se haya analizando. En todo caso las fiscalía y las querellas pueden o  no estar de acuerdo con lo que pude haber resuelto, y en muchos casos he resuelto que no hay elementos para traer a indagatoria a alguien, y esos elementos hay que seguirlos buscado y la fiscalía y la querella tienen que aportarlo. Eso se apeló, ya están volviendo algunas resoluciones confirmando lo que he dicho y en otras la Cámara dijo que indague. El sistema es así, mí palabra no es la ultima, cuando se va a apelación puede volver con una resolución distinta y se acata, es así el sistema judicial”, señaló finalmente Olivera Pastor.