Ljumgberg estima que de acuerdo a la situación económica de Jujuy, la mejora salarial rondaría el 20 a 22%

Jujuy al día® – En plena temporada de negociaciones salariales tanto nacionales como provinciales, nuestro medio consultó al economista, y ex Ministro de Economía de Jujuy, Juan Ljumgberg, quien dio su visión acerca del panorama económico que vive la provincia de Jujuy y a las posibilidades que tiene de solventar un incremento salarial para los trabajadores del estado.

Al respecto, Ljumgberg manifestó a JUJUY AL DÍA® que “en el presupuesto provincial no está explicitada la pauta salarial, seguramente está en alguna reserva de fondos, pero tampoco es una cifra superior al 20% para que sea financiable por la provincia, salvo que aparezcan recursos extraordinarios desde Nación, cosa que tampoco es muy previsible. Calculo que finalmente el incremento total del costo que le interesa al estado, va a rondar entre el 20 y el 22%”.

En relación a las paritarias, el economista dijo que “en las paritarias en general y a nivel provincial, el pedido de los 3 mil pesos de básico probablemente luzca exagerado, sobre todo cuando se habla del básico, lo que pasa es que la estructura remunerativa, por ejemplo en el sector publico de Jujuy, está absolutamente desquiciada. Hay más de doscientos suplementos, adicionales, y bonificaciones que van por encima del básico, entonces esto lleva a que cuando se tomen las decisiones no se termina sabiendo cual es el impacto final”, y agregó que “esto merecería un estudio profundo, simplificar absolutamente la composición de la remuneración, exponer todo en un solo concepto y después hablar en términos de cuanto aumenta lo que va a percibir cada empleado en su bolsillo que eso es lo que le importa al empleado como al empleador. Esto se ha venido distorsionando desde el año 93 y en algún momento, algún gobierno va a tener que tomar la decisión de mirar todo esto, reordenarlo para darle claridad y a partir de ahí poder replantear una estructura salarial con más claridad”.

En relación a las posibilidades de la provincia de brindar un incremento salarial a los empleados estatales, y al porcentaje que estima que llegará este aumento, Juan Ljungberg opinó que “sabemos que el presupuesto de la provincia este año ha sido sancionado contrariamente a los que la Constitución manda, con déficit, pero está sancionado así y la provincia requiere de una suma importante que debe conseguir para cerrar su presupuesto. Además no está explicitada la pauta salarial en él, seguramente esta en alguna reserva de fondos, pero tampoco es una cifra superior al 20% para que sea financiable por la provincia en términos normales, salvo que aparezcan recursos extraordinarios desde Nación, cosa que tampoco es muy previsible”, y agregó que “esto es propio de una discusión paritaria, en donde siempre el sector trabajador pide un porcentaje superior y la patronal ofrece uno inferior para ir acerando posiciones. Calculo que finalmente el incremento total del costo que le interesa al estado, por ejemplo tomando lo que va de diciembre a diciembre, va a rondar entre el 20 y el 22%, pero después como se da y figura es otra cosa”.

También se refirió al pedido de los trabajadores de tener nuevamente paritarias a mediados de año, debido al proceso inflacionario, a lo que señaló que “este pedido no es otra cosa más que un símbolo de incertidumbre, cuando no se sabe que es lo que va a pasar con la inflación, una forma de cubrirse es decir que no se negocia por un año sino por 6 meses y si se ve que la inflación está dentro de lo esperado está todo bien, y si no tienen  la posibilidad de rediscutir, esto es fruto de la gran incertidumbre que surge de la marcha de los precios”.

Además mencionó que “quizás no se acuerde un desdoblamiento de paritarias, aunque ya se ha hecho en algunos años, así que tampoco sería una novedad. También es probable que el nivel de precios no suba más que el año pasado, entre un 25 y 30%, porque hay una desaceleración de la actividad económica y está política de reducción de subsidios, que es buena, pero termina afectando el poder de compra de mucha gente y eso va a ser que probablemente opere como un ajuste en el nivel de actividad económica y por lo tanto afecte el incremento de la inflación”.

Señaló que “estos niveles están muy ajustados y va a depender mucho de la habilidad negociadora de ambas partes y en la medida que no haya una explosión inflacionaria que probablemente no exista este año”.

Por último, el ex Ministro de Economía se refirió al acuerdo alcanzado entre el gobierno y el sector docente estatal y también a la actualización de la dieta de los legisladores nacionales, manifestando que “es importante que se haya acordado con los gremios docentes de forma tal que hayan iniciado las clases normalmente porque ese es un tema que siempre ha complicado, y un inicio en tiempo y forma debería ser siempre lo normal y no nos debería de sorprender”, y respecto a la actualización de las dietas expresó que “no cabe duda que esto constituye a toda luz un despropósito, no admite justificación y aquellos que intentan explicar algo terminan enredándose más, menos se justifica cuando se da en el momento en que se empiezan a discutir las paritarias, esto es algo que la clase política argentina, independientemente de los partidos, roza con cuestiones éticas, al margen del tema económico, y esto es grave porque quienes tiene que legislar quedan afectados por una cuestión ética donde lo que han puesto por delante del interés general ha sido el interés particular”, concluyó.