Portabilidad numérica: cómo será el procedimiento para cambiar de empresa y mantener la línea

Jujuy al día® – En el proceso de portabilidad numérica intervienen el operador de origen y destino, pero el trámite se deberá iniciar con la empresa que recibirá al abonado. A su vez, interviene una entidad que funciona de intermediaria, la administradora de la base de datos que permite que la mudanza del número se pueda realizar sin problemas.

El trámite se inicia con el operador receptor, y requiere presentar el DNI para probar la titularidad de la línea, completar un formulario de transferencia firmado y la generación de una clave o PIN de cuatro dígitos, que le permitirá a la administradora de la base de datos confirmar de forma fehaciente la mudanza del número. Este comprobante virtual será remitido a la línea como un SMS en la línea a portar, y deberá informarlo para incorporar este código en la solicitud de portabilidad.

El pase de operadora sólo se podrá realizar luego de saldar deudas y condiciones acordadas de forma previa con el prestador, tales como cumplir con los saldos adeudados y/o penalizaciones por finalizar de forma anticipada el plan contratado.

Para poder usar la línea nueva con el móvil antiguo será necesario pedirle a la operadora original el desbloqueo del equipo, pero esto sólo se hará si el usuario cumplió el contrato de permanencia o pagó la penalización por finalizarlo con anticipación. Este es un escenario habitual en las ofertas de equipos en el país, ya que las telefónicas prorratean el precio del celular con el abono pospago (por eso a mayor pago mensual es menor el precio inicial del equipo). La normativa local se diferencia respecto a Chile, que inauguró portabilidad numérica hace dos semanas y que exige que todos los móviles se vendan desbloqueados.

Una vez iniciado el trámite, el traspaso implicará una interrupción del servicio de al menos tres horas para permitir el traspaso del número de línea del cliente entre los operadores involucrados y la administradora de la base de datos. Asimismo, el plazo no deberá superar los diez días hábiles de haber iniciado la gestión, y a su vez exige un período mínimo de permanencia de 60 días en el operador de destino. Según las operadoras, el traspaso está programado para hacerse durante la madrugada para minimizar los problemas.