Mensaje de Cuaresma 2012

Jujuy al día® -“Conviértanse, porque el Reino de Dios está cerca” (Mateo 4,17)

Queridos hermanos y hermanas:

Nuevamente comenzamos el tiempo de la Cuaresma que nos dispone para la celebración de la Pasión, Muerte y Resurrección del Señor en la próxima Pascua.

El cometido es que a  la Pascua lleguemos con un corazón más puro.  La gracia de Dios nos acompañará para hacer posible esta transformación y así seamos capaces de amar más y mejor a Dios y a nuestros hermanos.

La Cuaresma es tiempo de conversión. Es decir, es un nuevo llamado y una nueva oportunidad que nos da el Señor de orientar decididamente nuestro corazón hacia El y así hacer carne en nuestra vida  los valores del Reino.  Se trata de crecer en el amor hacia El que es la fuente de todo amor.  Crecer en su Amor que es el fundamento de nuestra vida.  Nuestra existencia tiene sentido desde su Amor: “Miren qué amor nos ha tenido el Padre para llamarnos hijos de Dios, ¡y lo somos!”,  nos dice San Juan (1 Juan, 3,1).

A este infinito Amor no siempre correspondemos con un corazón atento y delicado.  “El Amor no es amado”  –  gritaba a todo aquel que lo quisiera escuchar – aquel enamorado del Señor que fue San Francisco de Asís.

Iniciemos juntos como Iglesia Diocesana este camino de conversión ayudándonos unos a otros con el ejemplo y la oración para que podamos darle una respuesta más generosa al Señor y eso se refleje en un amor concreto y comprometido hacia nuestros hermanos, especialmente hacia los más necesitados.

Para llevar adelante este cometido la Iglesia ha recomendado que en la Cuaresma hagamos más espacio a las prácticas tradicionales con las que expresamos nuestro deseo de conversión: la oración, el ayuno y la limosna.  Al comenzar la Cuaresma, el miércoles de ceniza, la Iglesia nos recuerda estas prácticas al proclamar el Evangelio de San Mateo donde Jesús nos invita a practicarlas de frente a Dios y no para ser vistos por los hombres.

La oración es el diálogo que mantenemos con el Señor con quien estamos en comunión.  Es tomar conciencia de que hay un Padre amoroso que cuida de nuestra vida y que está siempre junto a nosotros.  El está con nosotros y por eso cuando rezamos le estamos diciendo que también nosotros queremos estar con Él.  Santa Teresa de Jesús tiene una hermosa frase en la que le dice a Dios: “Andemos juntos Señor”…  Al motivarnos a rezar con más atención y más amor en esta Cuaresma, le estaremos diciendo a Dios que queremos permanecer junto a Él en todo momento, compartiendo todo lo que vivimos y lo que nos pasa, lo que nos hace felices y lo que nos hace sufrir.  Al rezar más y mejor no le estamos “haciendo un favor a Dios”, sino que nos estamos poniendo al alcance de su gracia para llenarnos de su Amor.  Dios no necesita de nosotros, pero nosotros no podemos vivir sin Él.  Que esta convicción nos ayude a “perseverar en la oración” en esta Cuaresma.

La segunda actitud, muy ligada a la oración es el ayuno.  Reiteradas veces la Sagrada Escritura nos ha dicho cuál es el ayuno que quiere el Señor: “….Este es el ayuno que yo amo: soltar las cadenas injustas, desatar los lazos del yugo, dejar en libertad a los oprimidos y romper todos los yugos; compartir tu pan con el hambriento y albergar a los pobres sin techo; cubrir al que veas desnudo y no despreocuparte de tu propia carne…” (Is. 58,1-9).  Esto nos quiere decir que el Señor espera de nosotros que, sobre todo, ayunemos de las actitudes que hacen sufrir a nuestros hermanos: de nuestro egoísmo, nuestra falta de solidaridad y de compromiso con los demás. Las privaciones voluntarias que solemos hacer en Cuaresma (la moderación en la comida y la bebida, en los gustos y placeres superfluos) son para que hagamos,  desde nuestro corazón purificado, un recorrido de amor que nos lleve a comprometernos con los pobres y necesitados,  para compartir con ellos en la justicia y la solidaridad aquellos bienes que recibimos de Dios.

Y allí encuentra el ayuno su fruto en la limosna.  La limosna que no es “sacar unas monedas del bolsillo para tranquilizar nuestra conciencia frente a un pobre que nos pide algo”.  La limosna no es eso: es un compromiso de compartir,  haciendo lo que está a nuestro alcance para ayudar a nuestro hermano en su necesidad.  Es el compartir alegre, desinteresado y lleno de compasión y amor hacia los desdichados.  Es dar, aún desde nuestra pobreza.  El dar de verdad es – como decía la Madre Teresa de Calcuta – “dar hasta que duela”.  Y esto no nos habla sólo de dar dinero, es también dar nuestro tiempo para escuchar y acompañar al que sufre, es dar amor a tantos que nos necesitan, que necesitan ser alguien para alguien…

En fin, como ven, es todo un programa de vida cristiana el que se nos propone cada Cuaresma.  Intensificar estos valores cristianos que debemos vivir siempre a lo largo de toda nuestra vida, pero que en este tiempo de Cuaresma tratamos de procurarlos con mayor esmero, secundando a la gracia de Dios que nos anima y nos mueve a dar un paso decisivo en el camino de nuestra conversión permanente al Señor.

Pido al Santísimo Salvador y a nuestra Madre de Río Blanco y Paypaya que caminen junto a nosotros en este camino de purificación que es la Cuaresma, para que podamos llegar a la Pascua con un corazón purificado de todo egoísmo y desamor.   Y renaciendo como hombres nuevos por la gracia respondamos decididamente a aquella invitación de Jesús a sus discípulos: “Ustedes sean perfectos como es perfecto el Padre que está en el cielo” (Mateo, 5,48).    Con mi paternal bendición.  Servidor de todos:

 

Daniel Fernández

Administrador Apostólico de Jujuy