Con tradicionales corsos: la Puna Jujeña vivirá el carnaval 2012

Jujuy al día® – Con la alegría y colorido de sus tradicionales corsos los parajes puneños de Abra Pampa y La Quiaca ya tiene todo preparado para vivir el Carnaval 2012 y recibir a los visitantes y jujeños, dispuestos a descubrir una manifestación popular completamente diferente.

En Abra Pampa se realizará el domingo 19 de a partir de horas 14: 30, en la plaza José Eugenio Tello, comenzará con la tradicional chayada y celebración a la Pachamama. Participarán más de 15 comparsas, 5 agrupaciones de copleros. Entre los rubros se destacan comparsas tradicionalistas, no tradicionalistas, se entregaran premio. También habrá premios para banderas bordadas, y pintadas.

Mientras que en la ciudad de La Quiaca se realizará el día sábado 18 el corso infantil y elección de la reina del carnaval en avenida Dignidad, donde se presentará Soledad Mendoza. Mientras al día siguiente y hasta el martes 21 se desarrollarán corsos mayores en la mencionada avenida, continuando con la alegría

Presenciar los Corsos de la Puna es una experiencia inolvidable; una ciudad y poblados cercanos viven intensamente el Carnaval, fiesta popular fuertemente arraigada a costumbres ancestrales que en otros sitios se han perdido y terminan siendo un negocio más que un encuentro cultural.

Hay que destacar no solo la alegría, el colorido y la belleza, además del entusiasmo al por mayor, además de la originalidad y lo autóctono de una fiesta sin precedentes que con el paso del tiempo sigue conservando esa raigambre puneña bien acentuada en sus coplas, vestimenta típica y sencillez característica del poblador en esta parte de la Provincia de Jujuy.

Un poncho, camisa, pantalón de barracán, ojotas o una alpargata identifican a los varones, mientras las mujeres utilizan coloridas polleras hechas a mano y sombreros de oveja, entre otros accesorios muy utilizados en la zona. Otros usan trajes sencillos hechos con telas; no puede faltar el ramo de albahaca, talco, serpentina y papel picado.

Las agrupaciones copleras, al ritmo de la caja y el erkencho, son el fiel testimonio tradicionalista que se respira y palpita aun desde antaño.

La celebración es muy participativa; desde niños hasta ancianos hacen el recorrido por el “corsódromo” durante esta profunda manifestación ancestral.