Ljumberg sostiene que la economía durante el 2012 va estar “signada por un control estricto y puntual del gobierno en las áreas fiscal y monetaria”

Jujuy al día® – En diálogo con nuestro medio, Juan Ljumgberg, ex ministro de economía de Jujuy, se refirió al panorama económico y financiero que se espera para el país y para nuestra provincia durante este 2012.

Juan Ljumgberg aseguró en diálogo con JUJUY AL DÍA® que “la situación fiscal en general es más apretada para el gobierno federal, y consecuentemente para las provincias como Jujuy donde el 90% de sus ingresos dependen de los ingresos nacionales, ya que tiene muy poca autonomía desde el punto de vista de los ingresos, en síntesis como le vaya a la Nación le va a ir a Jujuy”.

Expresó que “este año es más ajustado porque hay vencimientos de deuda pública importante, el gasto ha venido creciendo muy fuerte el año pasado con una importante desaceleración en enero y todo va a depender de que pase con el gasto publico global este año, porque no son sostenibles las tasas de crecimiento que veníamos teniendo del 40%”, y agregó que “la desaceleración que se vio en enero es una señal que hay una intención de detener la suba tan fuerte de los gastos. En esto fue una medida muy importante la eliminación de los subsidios, componente muy importante del gasto y en consecuencia el estado va a, como lo dice la Presidenta con una ‘sintonía fina’, ir ajustando las cuentas fiscales”, sostuvo.

“El gobierno, por más que no esté en el discurso, ha tomado conciencia que la inflación es un problema para todos, incluido el propio gobierno, y toda esta política de reducción de los subsidios, la idea de pautar las paritarias en el orden promedio del 18% tratan ajustar hacia la baja todos estos valores fiscales para no seguir financiándolo con emisión monetaria, ya que actúa sobre la inflación y deteriora el ingreso de los asalariados y jubilados con lo cual se vuelve a retroalimentar el problema”, indicó.

Juan Ljungberg además señaló a nuestro medio que “otro tema vinculado a esto es el tipo de cambio, la única ‘ancla’ que mantiene el gobierno con respecto al nivel general de precios, pero a su vez le crea problemas por el lado de la competitividad de las importaciones, por eso ha lanzado un muy fuerte política en el control de las importaciones, una medida muy drástica sin comparación en los últimos 40 años,  aunque puede tener algún problema en la operatividad de las empresas por la agilidad del sistema porque lo que intenta con esto es mantener el superávit cambiario que necesario para atender los vencimientos de la deuda pública de este año”.

En otro orden de temas, el economista se refirió a los efectos de las negociaciones paritarias en el futuro financiero y económico del país, y por ende de la provincia, y explicó que “todo depende de cómo se negocie con los sindicatos, particularmente los docentes con su volumen e importancia, en especial en las provincias, pesa bastante, y tienen posiciones pedidos salariales del 30 % que esta desajustado de lo que previno el gobierno, pero ese va a ser un frente bastante duro en la política salarial del gobierno”.

“Este será un año que va a estar signado por un  control bastante estricto y puntual del gobierno en las áreas fiscal, monetarias y cambiarias. Va a tender a tratar de ir encarrilando la búsqueda, no en el 2012, pero en el 2013 o 2014, de recuperar los superávit gemelos que se perdieron, el fiscal que cerró con déficit; y el cambiario si bien es cierto que hubo un superávit de 10 mil millones de dólares la salida de capitales, fue muy importante, 23 mil millones de dólares, con lo cual toda la ganancia que hubo de la parte comercial se perdió y perdió reserva y esto es un tema que preocupa a cualquier política económica”, señaló.

En relación al panorama económico financiero de la provincia, Juan Ljungberg aseguró que “en la provincia, en el presupuesto que aprobó la Legislatura a fines del 2011, presenta un déficit del orden de los 500 millones incluido la amortización de la deuda, aunque el Estado Nacional la refinanció con lo cual se alivia en un 200 millones de pesos ese déficit, pero todavía quedan 300 millones a financiar, tiene que conseguir ese dinero para equilibrar”, y agregó que “a su vez se suma la discusión salarial general, hay que ver cómo se financia, porque si uno parte de una suposición que haya un promedio entre el 20- 22% de incremento, debe andar en el orden de 40 millones de pesos, quizás más, y se va a tener que financiar. El tema está en tener que buscar entre 800 millones de pesos de financiamiento adicional para este año y como el 90% de los recursos de la provincia son proveniente de la Nación, si la recaudación impositiva nacional crece muy bien la provincia crece en consecuencia”.

“El año pasado los sueldos crecieron un 32 %, hoy se espera que no crezca eso, que sea un 20 o 22% y si no el gasto global superará ese nivel y no va a ser financiable, y aquí en el tema salarial, creo que el techo provincial de ajuste salarial va a rondar el 22%. Seguramente será en etapas y volver a ver en agosto si la recaudación sigue creciendo bien se podrá ampliar. Además el escalonamiento de los aumento que la provincia ha dado durante los últimos año hace que en realidad si uno toma el punta a punta, si el crecimiento del año pasado del salario del bolsillo ha sido el 30%, el costo no aumento un 30% durante el año, porque una parte fue en febrero, julio, y si uno suma lo que se gasto respecto a  años anteriores no es el 30%, si no seguramente entre un 24 o25%, y este año va a  ser lo mismo aunque al final el punta a punta sea mayor, el costo que es lo que importa al estado, y no va a poder superar el 22%”, concluyó.