Preocupa el descenso en la edad de los jugadores compulsivos en Jujuy

Jujuy al día® – Nuestro medio entrevistó a Miriam C., jugadora compulsiva en recuperación, miembro de Jugadores Anónimos “Esperanza y Humildad” de San Salvador de Jujuy, quien se refirió a la situación de la ludopatía en nuestra provincia, y manifestó que “los jugadores promediaban los 33 años y tocaban fondo alrededor de los 40 años; hoy en día hay chicos con 20, 21 años que han empezado una carrera de juego desde jóvenes y ya han tocado fondo a esa edad. Estamos muy preocupados porque la edad del ludópata, sin la necesidad de apostar dinero, ha bajado mucho”.

“La Ludopatía es una enfermedad, ya declarada así por la Organización Mundial de la Salud, donde las personas juegan de manera patológica, de una manera que no es socialmente aceptable, la cual provoca problemas familiares, legales, y fundamentalmente problemas financieros”, así definió a esta enfermedad Miriam C. –quien prefirió preservar su identidad, antes de comentar a JUJUY AL DÍA® como nace y funciona este grupo de ayuda expresando que “Jugadores Anónimos de Argentina (JAA) está en el país hace 26 años, en Jujuy el grupo arrancó en el año 1998 con un intento que no funcionó, en el 2004 volvimos a hacer un intento y a partir del año 2006 arrancó de nuevo sin parar”.

Respecto a los objetivos de este grupo de ayuda, Miriam señaló que “el fundamento es ayudar a las personas que tienen problemas con el juego. Somos un grupo de jugadores en recuperación, esto es gratuito, somos pares de otros jugadores que están ‘en carrera’, pero estamos buscando la manera de parar esa enfermedad que no tiene cura, por eso es fundamental que los familiares y el mismo jugador entienda que este problema que tiene con el juego es un problema derivado de una enfermedad, pero que sí tiene una salida. Poseemos un formato muy similar al de alcohólicos anónimos, nuestro grupo madre, con un programa que se llama ‘programa de los 12 pasos’”, indicó.

Para conocer cómo afecta esta patología a las personas, Miriam nos brindó su experiencia personal, y, con los ojos llenos de lágrimas, comentó que “creía que podía manejar la situación, que podía parar cuando quería, que podía volver a una sala de juego y jugar como juegan las otras personas; creía que podía recuperarme emocionalmente, y la verdad que en el año 2006 estaba en una situación caótica, porque entre todas las cosas materiales que perdí, estaba a punto de perder a mis hijos. Si no paraba hubiese ido presa. El jugador no tiene límite, no mide, ni mide absolutamente nada, ni a la familia”.

Relató que “en ese momento tenía deudas tremendas, tenía problemas con el padre de mis hijos, y fundamentalmente ya no quería seguir viviendo como estaba viviendo. Mi vida giraba alrededor del juego, y cuando no tenía dinero, lo buscaba, y cuando lo tenía no veía la hora de volver a encerrarme en una sala de juego, de tal manera que llegue a un punto en el que ya no quería vivir, y había planificado quitarme la vida”.

A estas duras declaraciones agregó que “había planificado cuando quitarme la vida. Mi hijo en ese momento estaba de viaje de egresados, con gran sacrificio y haciendo cosas que no debía, lo mande de viaje, porque la culpa no me permitía dejar de hacer lo que fuera para que él fuera. Había salido un día y había seguido profundizando mis problemas, decidí parar de la manera más conveniente, quitándome la vida”.

Contó que, “cuando estaba tocando fondo, en todo sentido, recibí el llamado de otra jugadora que también se encontraba igual y  buscamos una salida, y reabrimos el grupo. Gracias a Dios que pude entrar a jugadores anónimos, porque mi vida ha cambiado totalmente, he recuperado a mis hijos, tengo mi trabajo, tengo una vida tranquila, en paz, con felicidad. Llevo 5 años, un mes y 21 días sin jugar y la vida me ha cambiado 180 grados”.

Luego de compartir su experiencia, Miriam se refirió a la problemática planteada al principio de la nota, sobre la preocupación del grupo por el descenso en las edades en las que empiezan a jugar los jujeños, manifestando que “ hace unos años, por estadísticas, los jugadores promediaban los 33 años y tocaban fondo alrededor de los 40 años; hoy en día hay chicos que con 20, 21 años que han empezado una carrera de juego desde jóvenes y ya han tocado fondo a esa edad. La edad de los jugadores compulsivos ha bajado”, alertó.

“Estamos preocupados por esos jóvenes o niños que se pasan más de 12 horas delante de una computadora. No gastan, posiblemente no lo hacen, pero pierden horas con los juegos online. Hay jugadores que asisten por jugar online al póker, al casino, donde les admiten tarjetas de créditos para apostar desde su casa, estamos muy preocupados porque la edad del ludópata, sin la necesidad de apostar dinero, ha bajado mucho”, sostuvo.

Por último manifestó, desde su punto de vista, cuál es la realidad de la ludopatía en Jujuy, opinando que “por los años que concurrí a las salas de juego, del 100% que entra, el 98% son jugadores patológicos, aunque hay gente que aún no toca fondo, quizás por una situación económica, por el momento favorable, pero el que se aferra al grupo es porque tiene muchos problemas familiares y financieros”.

Añadió que “hay muchas personas que saben que juegan de una manera patológica, pero hay muy pocos que deciden parar. La problemática del juego es grande en Jujuy, los jujeños no saben que lo peor que les puede pasar es ir a un casino y ganar, porque en condiciones propicias termina siendo un jugador patológico”.

Cabe señalar que este de grupo de más de 30 personas que forman  Jugadores Anónimos funciona en la Iglesia Catedral los días lunes, miércoles y viernes a partir de las 20:30. También funciona un grupo para familiares y amigos de jugadores compulsivos, ‘Juganom’, el cual funciona en el mismo lugar los días viernes a las 20:30. Si conoce a alguna persona o familiar que necesite ayuda, puede comunicarse al teléfono celular 0388-154807540 o al 0388-154096172. Grupo Juganom: 0388-154149945, o consultar por internet a www.jugadoresanonimos.org.ar

 

1 COMENTARIO

  1. Tal vez no se ha tomado en cuenta que muchos utilizan al juego como posibilidad de salir de una situación económica engorrosa, pero incapaces de revertirla de otro modo, caen en las adicciones de la “plata fácil” y de ahí el riesgo a que cada vez se cierna sobre ellos el desastre que deriva en delincuencia, droga o alcohol.El desmadre de las cifras habla de las circunstancias que está viviendo determinada población y que la preocupación mayor es la menor edad de los jugadores, índice elocuente de la falta de educación, de medios idóneos de trabajo remunerado y de una remuneración justa. Si tales indicadores no son tomados en cuenta de nada servirán las medidas que adopten para corregir.

Comments are closed.