En Jujuy, el carnaval de Tilcara atrae cada año a más cantidad de turistas

Jujuy al día® – Los carnavales jujeños, la fiesta por excelencia del calendario local, se convirtieron en un atractivo creciente que el año pasado, potenciado por el feriado, hizo colapsar los servicios de varias localidades quebradeñas.
Por eso, este año, autoridades y prestadores de servicios, como la Cámara de Turismo provincial, se preparan para un nuevo aluvión de visitantes dispuestos a disfrutar de una fiesta colectiva como ninguna otra en el país, en la que se comparte todo durante nueve días.
Se puede decir que el fenómeno es más un hecho cultural que un mero atractivo turístico porque al inicio de los festejos todos los que están en el territorio son invitados a “carnavalear”, esto es, a comer, beber, bailar y también “coquear” las hojas de la planta sagrada, la coca.
Tilcara, 82 kilómetros al norte de San Salvador y a 2.461 metros sobre el nivel del mar, considerado la capital arqueológica y cultural provincial, se transformó en el epicentro de una convocatoria que crece imparable y que en 2011 en una sola noche inundó el pueblo con unos 50.000 visitantes.
Su intendente, Félix “Diaguita” Pérez, dijo que “Tilcara es un imán positivo de ondas buenas. Ves muchos jóvenes que caminan y caminan con botellas de cerveza o de agua. Imagínate que son 14 comparsas que salen por la calles de Tilcara, además de agrupaciones o cuadrillas a las que la gente sigue hasta caer rendida”.
Para definir el espíritu del carnaval que se asienta y señorea entre pobladores y visitantes, añadió que se “comparten sentimientos. Eso es lo bueno del carnaval que convoca mas y mas. La gente va de casa en casa a las invitaciones y se compromete a venir por tres años. La alegría que queda sirve para todo el año”.
Tilcara es capital de un departamento que incluye a Juella, El Perchel, Alfarcito, Huichaira y otros poblados de los valles, en los que habitan poco más de cinco mil pobladores y que esperan para dentro de dos semanas más de 60.000 visitantes.
Adrián García del Río, presidente de la Cámara de Turismo de Jujuy, atribuye a la declaración de feriado nacional el aumento “exponencial” de visitantes conocedores del carnaval jujeño y que se lanzaron en masa desde Córdoba, Santiago del Estero, Tucumán, Salta y Buenos Aires.
“Antes venía mucha gente, pero el año pasado fue explosivo. Se deben haber movilizado unas 50.000 personas, siendo que tenemos una capacidad, con las casas de los amigos y todo, de no más de 3.500 camas en toda la quebrada” de Humahuaca, precisó García del Río.
En 2011, dijo, los anfitriones fueron superados largamente porque “colapsaron servicios, agua, la ruta, la comida y hasta las líneas telefónicas. Realmente nos desbordó, veremos cómo revertirlo pero no creo que en un año podamos hacerlo”.
Hasta 2005 los carnavales en la quebrada transcurrían casi como en un festejo íntimo, con cuadrillas y comparsas que día y noche recorrían el pueblo con diablos, bombos e instrumentos de viento de metal, además de los encuentros de copleros.
Entre las comparsas más conocidos están Los Caprichosos, Pocos pero Locos y Pecha Pecha, entre otros, que con sus seguidores detrás van de casa en casa a las “invitaciones”, que no es otra cosa que licencia para comer y beber sin pagar un peso.
Esto es posible porque las invitaciones consisten en promesas de familias que piden abundancia para sus propios hogares y a cambio agasajan durante el carnaval.
Desde “hace unos años, los de la comparsa `No somos nada´ éramos cinco, pero el año pasado pasamos los 80 y seguimos sumando” explica Pérez, y reafirma “que la gente ande bailando y brindando en las calles es un ambiente cultural tan grande e importante que no se tiene que perder”.
Alba Silva, enviada especial para TELAM