El problema no son los otros, somos nosotros

Cuando hace unos días hubo una fuerte asonada mediático-política porque una empresa uruguaya promovía la visita a la Quebrada de Humahuaca a través de la provincia de Salta, no hubo un político del oficialismo o de la oposición que no hubiera salido a decir lo suyo, en realidad todos dijeron lo mismo, lo que denota un grave problema de cómo comunicar el desagrado, la violación de un derecho, el abuso, etc.

La realidad es que, a pesar de que hay una legislación que pone límites a esta práctica, que hay una cierta vigilancia social y periodística para detectar las violaciones a esta normativa, poco se hace para evitarla o al menos no se hace lo suficiente.

En las redes sociales la pasada semana se podía ver una imagen que mostraba a la Torre Eiffel dentro del mapa de la provincia de Salta, promoviendo la visita de tan insigne monumento. Si los franceses vieran que alguien promueve la visita del Museo del Louvre ubicándolo en cualquier lugar del mundo, aun a sabiendas de que no se corresponde con el real emplazamiento, se reirían pues ¿Quién no sabe que el Museo del Louvre esta en París? Entonces la clave se puede hallar allí, en agotar los recursos para que a nadie le quede duda de que el cerro de los 7 colores, que Purmamarca, está en Jujuy, pues créanlo, en algunas grandes ciudades del país Jujuy es todavía una incógnita y esto se resuelve con una comunicación eficaz.

Hablando de turismo: Según la Organización Mundial del Turismo de las Naciones Unidas, el turismo comprende las actividades que hacen las personas (turistas) durante sus viajes y estancias en lugares distintos al de su entorno habitual, por un período consecutivo inferior a un año y mayor a un día, con fines de ocio o por otros motivos.

Hacia los ´60 se comenzó a desarrollar el término “turismología” alcanzando un verdadero espacio, popularizándose, a partir de los ´70 de la mano del yugoslavo Zivadin Jovicic, quien le dio un contenido al concepto pues sostenía que no había una ciencia lo suficientemente abarcativa como para estudiar al turismo como fenómeno.

Con lo dicho podemos deducir que hoy por hoy el turismo no es un saber intuitivo y todo de ejecución sino que tiene una definición concreta y una ciencia que lo contiene y que seguramente hay gente que de esto sabe y mucho, pero parece ser que los problemas se plantean no en el turismo como política de estado sino en la comunicación pues los que saben de turismo seguramente hacen su mejor esfuerzo, pero no están convocando a quienes pueden apuntalarlos en materia comunicativa, en realidad, la comunicación está siendo un gran problema en Jujuy.

En la actualidad no hay en Jujuy un colegio de Comunicólogos o Graduados Universitarios en Comunicación –hubo un intento fallido hace unos 6 años-, aunque hay una gran cantidad de profesionales de la comunicación -al menos hay graduados- pero parece que no logran alcanzar el estatus necesario como para ser visibilizados y ser convocados a participar del diseño de una verdadera política de comunicación en cada una de las ramas en el ámbito público y privado. Parece que los comunicólogos están con problemas de comunicación pues ellos mismos no son capaces de darse una estrategia de comunicación que los ponga en la vidriera.

De cualquier manera, en Jujuy hay dos Universidades que contienen la carrera de Comunicación Social, con distintos perfiles, uno más bien científico y otro orientado a la comunicación visual, pero en ambos hay profesores de buen nivel académico a quienes se podría convocar con el propósito de contratarlos para realizar un estudio y trazar una estrategia de comunicación, por ejemplo en Turismo para que pase cada vez menos que cualquiera utilice recursos propios en beneficio ajeno.

Hay otras situaciones que son también para analizar, basta ir a la Secretaría de Turismo de la Provincia, acceder al libro de quejas y ver que así como hay un sinnúmero de felicitaciones también hay muchas quejas por malas prácticas de los efectores de turismo en Jujuy (Restaurantes, bares, hoteles, etc.) y eso no parece ser tenido en cuenta ya que lo que muestra, sin interpretaciones caprichosas, es que falta capacitación en la administración y atención de los comercios que dedican sus recursos y obtienen renta con el turismo. Aquí también hay un problema de comunicación, es necesario que haya una condición casi ideológica respecto de la atención de los turistas, ellos vienen a obtener, y pagan para ello, nuestros servicios y no a padecer nuestros problemas. Hace unos días unos amigos me pidieron que les reservara una habitación en un hotel del centro de San Salvador de Jujuy, fui hasta allí y cuando llegue, junto conmigo entraba un turista japonés. En un momento me llamó la atención que la conserje se agarraba la cabeza al tiempo que decía “y ahora como le pido los datos”. Fácil, le dije, los japoneses tienen casi por segunda lengua el inglés, le pedís los datos personales en inglés y listo. El problema es que ésta tampoco hablaba inglés. E allí una dificultad, como podemos tener una atención de calidad, un servicio de calidad, si no nos es posible comunicarnos con nuestros visitantes? Entonces tenemos aquí otro ejemplo de falta de capacitación para comunicarnos mejor.

Por último y para dejar un poco de lado el grave problema que constituye la falta de una política de comunicación en la provincia, para abundar, eso, para abundar sobre la problemática que hoy resulta de la abusiva práctica de utilizar las fotomultas en la localidad de Pampa Blanca. El sistema es sencillo, hay una cámara de fotos orientada hacia ambos lados de la ruta, la misma tiene un sensor de movimiento que toma una fotografía de los vehículos que exceden determinada velocidad, en este caso los 60 kph. Cuando uno transita por la ruta 34, yendo hacia Salta, luego de una curva con puente con pendiente ascendente, hay un cartel que anuncia que la velocidad máxima es de 60 kph. Cuando se hace el camino inverso, viniendo de la ciudad Güemes, luego de una curva con contracurva, hay un cartel que anuncia la velocidad máxima en 60 kph. Lo que no hay en ningún lado es un cartel que anuncie que hay un MONITOREO CON RADAR, lo que constituye a ojos vista un verdadero fraude ya que al no dar aviso de que se está monitoreando con radar el efectivo cumplimiento de las velocidades máximas y mínimas, equivale a que haya un cartel de contramano en una esquina y un zorro (agente de tránsito) escondido detrás de un árbol con el propósito de sorprender y efectuar la multa. Esto es a todas luces un negocio que se efectúa con la más baja de las condiciones pues apela a la ignorancia de quienes transitan por la mencionada ruta sin tener conocimiento de que podrán ser pasibles de multa ya que están siendo monitoreados por radar. Esta artera maniobra perjudica al turismo de Jujuy pues hay más de 7 mil denuncias de TURISTAS que han sido conminados a pagar multas excesivas y que no se corresponden con ningún canon de ningún distrito del país. No hay multas de más de mil pesos por un exceso de velocidad. También hay que decir que algunas de las denuncias son por haberse excedido en 3 kph, es decir que esa persona iba a 63 kph cuando la cámara lo registró. Una vergüenza que estas cosas no se corrijan ya que por cada cien pesos que se invierta en comunicación turística, con estas acciones, se pierden 90 pesos.

El maestro de Vedanta (sistema de pensamiento transmitido por los Vedas), Swami Parthasarathy, aseguraba que “La causa de una relación mala no está en el otro, sino en tu propia actitud. El defecto no está en el amigo, el coche, la casa, la esposa… sino en ti mismo, en tu actitud hacia ellos. Todo conflicto de relación es una oportunidad para estudiarte y corregirte. Antes de quejarse de los demás, estúdiese y verá que el problema está en usted.”

Gandhi

 

1 COMENTARIO

  1. Concuerdo enlíneas generales con el comentario de Gandhi, con una pequeña observiación en cuanto hace a usar a comunicadores sociales en Turismo, refiere, pero existen otros aspectos muchos más importantes que requieren de comunicadores para la promoción, integración y cuidado de todo lo quehace al bien provincial, patrimonio de todos los jujeños.
    En cuanto a lo que hace al radar de Pampa Blanca, disiento de poner carteles de aviso ya que se trata de una Ruta Nacional, que no atraviesa la localidad,la que tiene una calle lateral colectora; es totalmente marginal y por ende las autoridades de la población mencionada carecen de dominio sobre algo que es de jurisdicción de la Nación. En todo caso, quienes debieran proceder en esos casos es Gendarmería Nacional, como ya lo hiciera anteriormente. Confundir jurisdicciones solo trae como consecuencias juicios de larga duración para establecer la validez de las sanciones punitorias impuestas. Algún abogado podrá corregirme si es que equivoco el concepto.

Comments are closed.