Estiman que en Jujuy, en el 20% de las parejas de adolescentes, las chicas son presionadas para tener relaciones sexuales

Jujuy al día® – En una entrevista con nuestro medio, Roberto Pizzolini, Jefe del Departamento Provincial de Atención Integral a Víctimas de Violencia Familiar y del Delito, se refirió sobre la problemática  de la violencia en los noviazgos adolescentes, en particular a las presiones  que sufren las jóvenes jujeñas para mantener relaciones sexuales con su pareja. Al respecto manifestó que “en el 20% de los casos a las chicas las presionan para tener relaciones sexuales, consideramos que es un abuso sexual, porque la niña puede no está preparada, decide esperar hasta  matrimonio, y a pesar de decir no, la pareja la obliga”.

Durante una entrevista con JUJUY AL DÍA®, Pizzolini agregó al respecto que “esta presión, la pareja, la realiza desde lo psicológico comparándola con las amistades, manifestándole que sus amigas son mejores, que ellas no son frías, que son verdaderas mujeres, y pueden llegar a la amenaza, por eso es que en Jujuy tenemos  adolescentes que mantienen  relaciones sexuales de forma prematura, adolescentes embarazadas, jóvenes que ya tiene hijos y que todavía concurren a la escuela, a este tipo de presión la considero como un abuso sexual”, comentó.

Asimismo se refirió a los trabajos de prevención que realizan desde el centro para tratar de evitar la  violencia en las parejas adolescentes, señalando que “como consideramos que la violencia es una conducta que se aprende y se trasmite de generación en generación tenemos que llegar antes que se formen las familias destructivas, antes de la mujer maltratada, antes de los niños maltratados, porque aquel niño abusado y maltratado cuando llega a adulto va a maltratar a su pareja, a sus hijos, por eso es importante trabajar desde la escuela primaria”, y agregó que “tenemos una cartilla de prevención sobre el abuso sexual para trabajar con las maestras y con los niños, tratar de recuperar esa confianza entre el docente y los niños para hablar de abusos, es una manera de prevenir el abuso en el futuro dándole al niño herramientas de autocuidado, prevención y aconsejarle que rompa el silencio”.

También señaló cuales son los factores más notables en estas relaciones problemáticas entre adolescentes, expresando que “el actuar con la fuerza psicológica es lo que predomina, lo primero que se maneja es el aparato psíquico donde con palabras y actitudes llega hasta la robotización, donde su pareja la somete y le dice la manera de vestirse, con quien relacionarse, que proyectos tener, que es lo que debe hacer, logrando romper la  autonomía y la libertad de esa persona. Sostuvo que “hemos notado que cuando la chica toma la decisión de romper la relación, la pareja  la amenaza con producirle daño a la familia, a ella o a él mismo, también hay una persecución, una actitud permanente de amenaza, muchos celos, cosas por la que la niña tiene miedo y no sabe cómo resolverlo, si no lo comenta a sus padres o no busca ayuda externa va a ser muy difícil salir de esa situación”.

Referido a la demanda que han recibido en el Centro, Pizzolini comentó que “las chicas se han acercado a nuestro servicio buscando asesoramiento y han logrado finalizar esa relación después de conocer el tema de noviazgo violento, aun los varones no se han acercado, pero en los talleres vemos que ellos no ven esto como violencia, no demuestran sentimientos”, y añadió que “las chica no se acercaron masivamente como pensábamos, esto nos demuestra que existen realmente problemas de relación de este tipo aunque no hayamos recibido una demanda en busca de ayuda o asesoramiento como hubiésemos esperado, pero nos da la pauta que también es un problema para el adolescente poder acercarse y hablarlo, así que tenemos que trabajar en eso, conjuntamente con la familia de los adolescentes”, concluyó.