Economista advierte que el primer semestre del 2012 sería el más comprometido si los valores internacionales de la soja siguen bajando

Jujuy al día® – Tras las sucesivas bajas en el precio de venta de la soja al exterior y los posibles efectos sobre la economía nacional a causar este descenso, nuestro medio consultó a Juan Ljungberg, reconocido economista jujeño, quien sostuvo que “si la soja sigue en los 400 dólares, va a haber un menor ingreso, el Estado Nacional no va a tener un exceso de recursos pero puede manejarlo, pero si sigue bajando podemos entrar en situaciones más comprometidas”, indicó.

Juan Ljungberg, en una entrevista con JUJUY AL DÍA®, sostuvo que “la soja constituye uno de los grandes productos de exportación de la Argentina y como está relacionada por las retenciones agropecuarias, constituye una de las fuentes fiscales más importantes de impuestos para el gobierno nacional, que a su vez se distribuye con las provincias, con el fondo de la soja, que un 30% del total va a los municipios. La baja del precio, producida en los 3 o 4 meses, indica que si se mantuviese ese precio durante todo el año que viene, produciría un ingreso menor de 13 mil millones de dólares para la Argentina y alrededor de 8 o 9 mil millones menos para el gobierno, suponiendo que el volumen de exportación se mantenga constante”.

Consultado el economista sobre las razones de estos descensos, señaló que “se debe a una desaceleración del crecimiento mundial, particularmente de nuestros demandantes, básicamente China. El gran riesgo en esta crisis mundial viene por el canal comercial: si disminuye el ritmo de actividad económica de nuestros clientes, como Brasil y China, nos compraran menos, con un menor ingresos de divisas en la Argentina y una mayor tensión en el mercado cambiario, y esto puede comprometer la situación fiscal, que hoy está en un límite de déficit”.

Ljungberg, brindó su opinión respecto a las perspectivas económicas para el país para el 2012, teniendo el cuenta la situación actual, y manifestó que “va a haber una desaceleración de la economía mundial, incluso China, voluntariamente, está disminuyendo su tasa de crecimiento por temor a la inflación y Brasil hizo lo propio, y por lo tanto esto, tarde o temprano, le llegara al país. En general hay un retraso de 2 a 3 meses, por lo tanto la situación más complicada la estaremos viviendo a partir de este mes, diciembre y enero”.

Agregó que esto “requiere que todas las variables se adapten a un menor crecimiento, se va a sentir en la población, en especial en los niveles de consumo, porque va a haber menos dinero disponible. Lo que si hay que esperar es que atenúe la inflación; sería el efecto positivo, y si se mantiene podemos estar en un nivel más bajo de inflación. El primer semestre del año que viene sería el más comprometido para la población, si estos valores internacionales que acabamos de referir siguen bajando”.

En otro tramo de la entrevista con nuestro medio, el economista brindó su análisis sobre la medida de la AFIP para la compra de divisas extranjeras y a la aparición del ‘dólar paralelo’. En relación a estos temas, Ljungberg, manifestó que “esto, a mi juicio, tiene dos aristas: todo aquel que opera con monedas extranjeras deben justificar sus ingresos, están blanqueados y pagado lo que corresponde, es una medida que considero que está bien, que va a servir”, y agregó que “el mercado paralelo aparece cuando hay dificultades para acceder libremente a la compra de divisa, además nadie sabe cuáles son los parámetros de la AFIP para calificar quien puede y quien no puede. Este dólar paralelo podría llegar a mantenerse”, aseguró finalmente.