Durante el 2011 en Jujuy se incrementaron las atenciones asistenciales por casos de violencia familiar

Jujuy al día® – En diálogo con nuestro medio, el Coordinador del Programa Provincial de Asistencia Integral de Violencia Familiar, dependiente del Ministerio de Desarrollo Social, Pablo Fernández, se refirió al aumento en las atenciones asistenciales como producto del incremento de la violencia domestica en nuestra provincia.

Este programa se originó en el año 2006 conjuntamente con la ley 5107 de atención integral de la violencia familiar, donde se atienden casos derivados desde la justicia y por demanda espontánea de persona, brindando en estos casos contención psicológica, subsidios, acompañamiento a la victima y un seguimiento de cada caso.

“La violencia de genero, familiar, la violencia cruzada entre las parejas en Jujuy fue aumentando mas allá que, no solo Desarrollo Social tiene programas de atención, sino también el Misterio de Salud y la Municipalidad, en los cuales realizamos tareas de prevención, contención, ayuda a las victimas. Esto sigue aumentando”, expresó Pablo Fernández en diálogo con JUJUY AL DÍA®.

Al referirse a los casos que llegan al Programa que coordina, Fernández señaló que “la mayoría de los oficios están caratulados como exclusión de hogar y protección de personas, o exclusión de hogar y reintegro de persona. Es una medida judicial que brinda garantías a la victima para que el victimario no se acerque a una determinada distancia, ni en la casa ni al trabajo, tampoco por mensajes de textos ni acoso a nivel telefónico, todo eso”.

Sostuvo que “en esto se ve mayor violencia contra la mujer que contra menores. Quizás el tema de los niños se disfraza un poco con los ‘accidentes domésticos’ y es una cuestión a investigar para ver si ese accidente domestico fue por negligencia, por abandono, o fue violencia propiamente dicha. Hay cuestiones que son relativas, a investigar caso por caso, pero lo que mas hay es violencia de genero, contra la mujer”.

También se le consultó al Coordinador del Programa Provincial de Asistencia Integral de Violencia Familiar, sobre las atenciones que realizan en el caso de violencia hacia los hombres. Al respecto indicó que “hay casos, pero son muy pocos los que hacen la denuncia, quizás por una cuestión cultural, por el machismo, el temor del ‘que dirán’, pero si hemos atendido, como también casos de violencia cruzada, donde el hombre de alguna manera es victima de maltrato”.

Asimismo comentó a JUJUY AL DÍA® las diferencias entre la violencia ejercida por un hombre a la ejercida por la mujer dentro de una pareja, indicando que “la violencia contra la mujer, uno ve que son mas agresiones físicas, cada vez mas graves, en cambio en la violencia contra el hombre, es una violencia psicológica y emocional, es mas larga en el tiempo, y puede presentarse hasta niveles sin recuperación si es que no hace atención asistencia psicoterapéutica. Esto es lo que mas prevalece, pero por supuesto que hay momentos en que la mujer aplica violencia física, golpes, y el hombre maltrato psicológico”.

Del mismo modo, Pablo Fernández realizó un análisis sobre el descenso en la edad donde aparecen los primeros rasgos de violencia dentro de las parejas, indicando que “ahora hay violencia desde el noviazgo, no solo en parejas que se han juntado o casado, en los noviazgos, parejas de 15 años, 16 años, novios donde comienzan un proceso de violencia. Esto se inicia con la violencia psicológica, que se va naturalizando, tanto el hombre como la mujer que han vivido actos de violencia en sus casas cuando eran niños, ellos lo naturalizan y lo repiten. El hombre cree tiene que dominar a la mujer y tiene que ser para él, se instalan los celos, y comienzan con eso a cuartar la libertad para que se junte con sus amigas, la van cercando, ahí comienzan los actos hasta llegar al momento que se golpean, pero comienza con lo psicológico”.

El coordinador del Programa de Asistencia Integral de Violencia Familiar se refirió a la naturalización de la violencia en los jujeños y opinó que “el hombre de por si tiende a ser agresivo, pero hay una diferencia entre la agresividad y lo que es la violencia, todos somos agresivos pero no todos somos violentos. Por una cuestión de naturalización de una cultura de violencia que fue aumentando, no se dan cuenta, creen que es algo natural, cuando uno charla en un grupo de personas ahí se da cuenta como ellos han naturalizado desde mucho tiempo la violencia, como hijo vivieron situaciones de violencia y de grandes las repiten haciendo sufrir al otro”.

Y señaló acerca de la gravedad de la situación que “es grave, la Organización Mundial de la Salud ha declarado a la violencia familia como pandemia y si además tomamos que existen muertes por violencia familiar, es impresionante las estadística a nivel mundial, y Jujuy no esta aislado, forma parte de un sistema global”.

Aseguró que “Jujuy tiene una tradición machista, tiene mucha cantidad de violencia en el norte que no se denuncia por temor o porque hubo muchos casos de violencia institucional, cuando van a denunciar les dicen ‘por algo será’, son juzgadas, prejuzgadas, y eso hace que no se denuncie, sin embrago insistimos en seguir trabajando para que haya un cambio, es difícil, pero se esta dando, ya no es como antes cuando no se denunciaba, ahora si, hay mas dispositivos de apoyo terapéutica y eso también ayuda”.

También opinó acerca de las razones de este incremento de atenciones por casos de violencia indicando que “hay una multiplicidad de factores: puede estar vinculado con un tema de adicción al alcohol, problemas de celos que se trasforman en celopatías por querer tener a la personas como objeto, equivocadamente piensan que el amor o la relación de pareja tiene que ver con la pertenencia, tiene que ver con los valores, donde el machismo se impone y la comunicación es tratar de degradar a la mujer como un objeto de consumo, de uso, y no como sujeto. No hay una relación de retroalimentación en la pareja, hay mas un abuso del poder”.

Indico respecto a esto que “el trabajo es fundamental también, porque cuando un hombre o una mujer están desocupados primero se dedican a tomar, luego las quejas por la vida cotidiana, y le siguen los golpes y no encuentran salida. Si hay trabajo de alguna manera eso va ayudando a que como personas se vayan desarrollando, teniendo proyectos personales, y luego a nivel familia, que la mujer trabaje es fundamental para que eso ayude a equilibrar la situación”.

Por ultimo Fernández se refirió a la prevención de la violencia familiar expresando que “se puede prevenir de diferentes formas, una de ellas podría ser la prevención de salud a ‘nivel positivo’, promocionar la comunicación, los valores, promocionar el tema de la independencia a nivel laboral,  que el hombre y la mujer pueden trabajar en forma independiente y cada uno acceda a un salario, porque tiene que ver, cuando un hombre trabaja cree que tiene el poder y hace abuso de él, desde todos los ámbitos se puede prevenir, porque son espacios donde se puede trabajar , mostrarles a las personas que hay una salida alternativa, y esto necesita de un cambio sistemático, no estructural pero sistemáticamente podrá ir cambiando la situación”, concluyó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.