Carlos Sadir: “la provincia aumentó 10 veces los recursos que recibe de Nación, pero a los municipios solo se les aumentó la mitad”

Jujuy al día® – El Presidente del Concejo Deliberante de San Salvador de Jujuy, Carlos Sadir, señaló que en Jujuy no existe un régimen de coparticipación municipal con criterios claros, objetivos y equitativos que permitan distribuir recursos a los gobiernos locales. Por otra parte, rechazó las consideraciones de funcionarios provinciales cuestionando la administración del municipio de Capital y resaltó que los fondos que recibe son insuficientes y no tienen relación con el estado actual de la ciudad, que registra un incremento ostensible de población, zonas urbanizadas y, por tanto, de demanda de obras y servicios públicos.

Precisó Sadir que los recursos que recibe la Provincia de Jujuy por coparticipación se han incrementado en los últimos años, en 10 veces, en cambio los recursos que recibe la Municipalidad de San Salvador de Jujuy, han aumentado solo cinco veces, es decir la mitad, respecto de lo que ocurre en la provincia.

“Pero lo que es más grave, resaltó Sadir, estos aumentos han sido arbitrarios, unilaterales, discrecionales, sujetos a decisiones políticas y no a las necesidades de los municipios”.

El Presidente del parlamento comunal, explicó que en Jujuy los fondos coparticipables se distribuyen en función de un acuerdo suscripto entre los municipios y la provincia en el año 2002 y ratificado por Ley en el año 2003.

En virtud de dicho acuerdo se garantizó a los municipios el pago de sueldos, determinando una distribución de recursos en función de la planta de personal existente en ese momento. Por ese acuerdo, la provincia se comprometió a distribuir 800 mil pesos, de la siguiente manera: el 90 % en proporción a la población de la ciudad y el 10 % restante en partes iguales para todos los municipios.

“El monto de 800 mil pesos fue posteriormente incrementado en forma unilateral por el Gobierno de la Provincia” explicó Carlos Sadir y señaló que en el año 2007 se efectuó un nuevo censo de personal que permitió actualizar información, que hoy resulta absolutamente anacrónica.

“El mecanismo de distribución de recursos coparticipables –al que no puede considerarse de ninguna manera un régimen- tiene diversas falencias, pero además fue un sistema pensado en el 2002 para que rigiera por 180 días, hasta tanto se dictara una ley. Y esto nunca ha ocurrido, por la elusión permanente del tema por parte del justicialismo”.

Con respecto a las falencias del sistema actual, indicó el concejal que por una parte desconoce la realidad de la planta de personal de los municipios, que en los últimos cinco años ha tenido un incremento sustancial en la mayoría de los gobiernos locales” dijo Sadir.y explicó que esto ha sucedido porque “ha crecido la población, las zonas urbanizadas y por lo tanto la necesidad de obras y servicios municipales”.

En el caso de la Capital, resaltó el concejal, ese incremento ha sido aún mayor porque la ciudad ha crecido ostensiblemente en población, por diversas razones, entre otras por los flujos migratorios internos y externos. “Esto ha provocado la emergencia de nuevos barrios y asentamientos, lo cual obliga al municipio a garantizar más servicios, pero además hay una exigencia de calidad determinada por la modernización”, agregó.

Destacó el titular del Concejo Deliberante que el mecanismo de distribución es “objetivamente deficiente, porque no toma otros criterios para la distribución que son necesarios, pero además es arbitrario y está mediado por cuestiones políticas y no objetivas, como el aumento del personal, el aumento de la población y el aumento de necesidades de obras y servicios municipales, es decir demandas ciudadanas”.

Por otra parte, Sadir apuntó con respecto al Fondo Federal Solidario constituido por los recursos obtenidos de la soja, que un 70 % se distribuye entre las provincias y el 30 % restante va a los municipios. “De ese fondo, al municipio de la Capital le corresponde un 32,6 % que tendría que ser mayor si se tomara el último censo de población. Si se tuviera en cuenta esta información, a la comuna le corresponderían 31 millones de pesos mensuales, cuando hoy recibe solo 16 millones. Es decir, el municipio debería percibir el doble de recursos”.

Añadió el presidente del parlamento municipal que la provincia distribuye fondos a los municipios, en concepto de anticipo por acuerdos informales y de una manera donde la regla es la discrecionalidad. A propósito consideró que esta conducta arbitraria “debe ser eliminada, porque es una exigencia de una buena gobernabilidad”.

Carlos Sadir consideró que la Provincia “debería definir un régimen de coparticipación municipal, que le de certeza a los gobiernos locales, que le dé seguridad a la ciudadanía, garantizando el acceso continuado a bienes y servicios municipales y que le de certeza a los trabajadores, respecto de sus salarios”.

El Presidente del Concejo Deliberante apreció que ese régimen debería prever una distribución de recursos automática a los municipios, lo cual no ocurre actualmente. “Por ejemplo el Fondo de la soja acredita en forma diaria recursos, sin embargo los municipios reciben los recursos 30 o 45 días después”.

“Cuando la provincia defina claramente un régimen de coparticipación y distribuya con mayor justicia, estará habilitada a opinar sobre la eficiencia de los municipios. Mientras tanto, carece de legitimidad porque cercena a los municipios la posibilidad de cumplir acabadamente su rol, retaceando recursos y distribuyéndolos de manera discrecional y por lo tanto injusta” afirmó finalmente.