Un título sin ningún gancho pero con un contenido que es mejor leerlo

Todos tenemos muy claro que és Jujuy para nosotros los jujeños y también para  aquellos que habitan Jujuy, el tema es que algunos sólo ven negativamente a su propia tierra y, por si fuera poco, a su propia gente, y esto es lo que hay que desterrar, mostrando ejemplos que claramente nos indiquen en donde estamos, hacia donde podemos ir, hacia donde vamos, hacia donde podemos llegar planteándonos metas y objetivos.

Jujuy está lejos –geográficamente- de los centros de poder, aunque hoy plantearse lejanías y cercanías nos puede llevar a cometer errores pues ya nada queda lejos, todo está a un click de distancia, sólo es necesario dar ese click. Claro que algunos dirán que los puertos nos quedan lejos ¿cuales puertos? ¿Los que nos llevan a Europa y EE.UU.?, hombre que importa, si el eje de la nueva economía mundial pasa ahora por el Asia a través del Océano Pacífico y eso lo tenemos ahí nomás, cruzando Jama. Claro que si aún no podemos producir lo suficiente de algo como para abastecer a ese enorme mercado, al menos veamos como agregarle valor a semejante obra vial (ruta 9 y Jama); por ejemplo, hay que ver que hoy camiones de carga, colectivos de pasajeros y turistas, muchos turistas, sólo pasan por nuestra provincia, no dejan un centavo ni para mantener las rutas. Pensemos entonces que una forma de generar puestos de trabajo sea con casillas de peaje, éstas a las que a nadie les debe extrañar pues para Salir de Jujuy y entrar, por ejemplo a Salta hay que pagar peaje. Para entrar a Tucumán hay que pagar en Salta y en Tucumán, para entrar a Santiago del Estero hay que pagar en Salta, en Tucumán y en Santiago del Estero y así hasta donde sea. Ahora imaginemos el camino a la inversa, los que vengan a Jujuy desde Santiago tienen que pagar en Santiago, en Tucumán y en Salta ¿en Jujuy?, nada.

Algunos podrán pensar que si es gratis tenemos más posibilidades ¿Más posibilidades de qué?. Si en una provincia en donde hay más gente reclamando por derechos (muchos atendibles) y cosas gratis que por aceptar un orden jurídico-impositivo y obligaciones (que las hay), no generamos posibilidades de trabajo real e ingresos reales, con qué vamos a atender esos reclamos. Claro que ignoro totalmente las condiciones jurídicas de las obras viales que se realizaron los últimos años, aunque licitar el mantenimiento de las rutas a través del cobro de un peaje se viene haciendo desde los `90 y que se sepa nunca se legisló para revertir esa posibilidad.

Ese claro ejemplo indica que, más allá de que nos quejemos porque comercializan la Quebrada de Humahuaca desde otros distritos (Aunque por algo fue declarada Patrimonio de la Humanidad), nosotros tenemos herramientas para monetizar nuestro suelo.

Para dar otra pauta clara de donde estamos y hacia donde deberíamos ir no podemos soslayar la necesidad de agregar valor a todos o casi todos los productos que se obtienen de nuestra tierra. Habría que comenzar tal vez por pedir (plantear o exigir) a empresas como Ledesma, la que si bien es un polo de desarrollo en Libertador Gral. San Martín, que muchos de los productos a los que se les agrega valor en otras provincias, cuya materia prima es enviada desde Jujuy, se le agregue valor, al menos en algunas otras etapas primarias antes de enviarlas a nuevo destino. Tal vez los espirales que utilizan los cuadernos de su producción se podrían fabricar en Jujuy. Tal vez un frigorífico de tantos que han instalado en otras provincias, uno, aunque sea uno, se localice en Jujuy.

Éstos dos ejemplos dados, sólo llevan el propósito de ilustrar una situación que se resuelve principalmente tratando de desarrollar sentimientos locales en todos los que habitan Jujuy, pero poniendo énfasis en crear una nueva clase dirigente empresarial, que deje la comodidad de ser proveedor del estado o que espere que el estado pague los sueldos y así vender sus productos. Esos no son empresarios pues, así como cuando un empleado carece de compromiso por la empresa que le da trabajo y hace lo justo y necesario total a fin del mes cobra lo mismo, aquellos llamados empresarios pero que sólo proveen al Estad, a esos les pasa lo mismo que a los citados, a fin de mes cobran lo mismo, con la gravedad de que si investigamos la tasa de reinversión de las ganancia aplicada a la provincia, seguro nos encontraremos con sorpresas.

En 1988 el presidente de México, Carlos Salinas de Gortari, se reunió con un grupo de empresarios, intelectuales y representantes de la diplomacia con el fin de instarlos a salir al mundo y visitar países a los que se consideraba milagrosos desde el punto de vista económico. Uno de los asistentes, Lic. Miguel Ángel Cornejo, fue destinado a Japón a ver de qué se trataba el milagro japonés. Con los años dando una conferencia sobre calidad total en el Perú, Cornejo, dio a conocer parte de esa visita y su reunión con Konosuke Matsushita, por entonces con 93 años y ya retirado pero con una historia empresarial que lo hizo dueño, por ejemplo, de Panasonic, JVC, etc., al que le preguntó en forma muy directa: pero Uds. que sólo tienen agua y japoneses ¿Cómo es que hicieron para convertirse en una de las economías más importantes del mundo? Lacónicamente, Matsushita le respondió: justamente, trabajamos sobre lo único que teníamos en demasía, los japoneses.

A lo mejor este sea el camino a seguir, trabajar sobre una sociedad que necesita que le hagan saber en donde están y que dirección seguir y ésta amigos míos es una tarea que podemos iniciar en 2012.

 

Felicidades, y los mejores deseos.

Gandhi