El ISJ presentó su Plan Estratégico 2012

Jujuy al día® – El Instituto de Seguros de Jujuy presentó su plan estratégico 2012, luego de reunirse los empleados de cada delegación de la Provincia, acción institucional que se realiza desde hace ocho años. El encuentro sirvió además para evaluar el grado de cumplimiento de los objetivos trazados para este año 2011 y poner al descubierto la situación presupuestaria y financiera de la obra social provincial.

En la presentación del Plan, también participaron el Vocal 1º, José Giancotti, La Vocal 2da Margarita Rodriguez, el Vocal del sector Activo, Jorge Acosta, del sector Pasivo Feliz Zelaya. Los Gerentes de Salud, Recursos Humanos y Administrativo, Gabriela Patti, Virginia Paez y Luis Ugarte.

“La reunión, permitió establecer los puntos débiles de la institución, así como también recibir aportes de las diferentes áreas que hacen al funcionamiento de la organización y a la atención de los más de 100 mil afiliados”, apunto el Presidente del Instituto de Seguros de Jujuy, Daniel Palumbo.

Explicó que “el objetivo de esta actividad institucional es mejorar el sistema prestacional del ISJ, generar una contracción al trabajo en equipo y establecer metas claras respecto a la capacitación del personal”.

Dijo que dentro de este plan estratégico tuvo la participación de más de 300 empleados; “esto es una necesidad del trabajo en equipo. Nadie puede llevar adelante una gestión o una administración sólo”.

“Los aportes de los empleados de diferentes áreas y aquellos que tienen muchos años de servicio, beneficia en engrandecer al organismo y mejorar sus prestaciones. La mejoría evidenciada por el Instituto en los últimos años no es el resultado del trabajo de una sola persona, sino de la tarea realizada en conjunto”, aclaró.

Sobre los lineamientos para el año entrante, Palumbo mencionó que “se apunta a reforzar la tarea realizada en los últimos ocho años, en relación a la sustentabilidad, previsibilidad y crecimiento armonioso de la obra social”.

“Hace ocho años con el Gobierno del doctor Eduardo Fellner y luego del doctor Walter Barrionuevo, la obra social jujeña experimentó un aumento presupuestario y patrimonial notorio. Cabe mencionar que el presupuesto del ISJ deviene de un cálculo de la masa salarial de los empleados públicos y de algunas partidas de transferencia que se ajustan a leyes provinciales”.

“En 2012, como viene sucediendo desde el 2004, este Directorio del organismo volverá a ajustarse al presupuesto. La idea es evitar su desfinanciamiento y las consecuencias que puede deparar el gasto de recursos que no tiene en sus arcas. Necesitamos optimizar el uso del dinero que existe, para que los afiliados tengan las menores carencias posibles y un mejor servicio”, aseguró.

“El ser prolijos en la administración, nos lleva a cumplir nuestras obligaciones, y esto, a su vez, nos llena de energías y fuerza moral para que los prestadores cumplan con la parte que les toca”.

Con respecto a la relación con los prestadores, el Presidente dijo que es “muy buena”, al margen de la puja de intereses que existe en el tema. En tal sentido, resaltó el acompañamiento de los profesionales del arte de curar y de las entidades que los representan y recalcó que desde hace prácticamente ocho años el ISJ cumple religiosamente con el pago por sus prestaciones”.

Luego Palumbo sostuvo que el sistema de pago del ISJ es previsible; “la previsibilidad que tiene el organismo, no es habitual dentro del sistema de seguridad social y eso es clave en la relación con los prestadores, quienes entienden perfectamente que no sirve elevar los costos de un coseguro cuando un incremento no se liquida en tiempo y forma”.

“Hemos llegado con el sector a una relación de equilibrio, donde se dejó en claro que las decisiones de la obra social se toman dentro del organismo y que el proceso de negociación estará habilitado mediante el diálogo, pero siempre dentro de un marco de razonabilidad y de las posibilidades presupuestarias del ISJ”.

Mencionó además que “el crecimiento de la obra social no solo se observa en la cantidad de afiliados, sino también en su desarrollo patrimonial; “hace un mes atrás dejamos inaugurado un nuevo edificio de calle Lavalle de esta capital, para mejorar la accesibilidad de las personas con discapacidad, de la tercera edad y de las embarazadas, en una edificación cómoda y sin barreras arquitectónicas que representen un obstáculo”.

“La búsqueda del espacio que necesitaba la obra social se inició en 2005, pero la aparición del inmueble ubicado a 50 metros de casa central e inaugurado recientemente se dio en los últimos meses, luego de una negociación con los consejeros del ex IPPS, con quienes se alcanzó una permuta por un lote del ISJ situado en San Martín y Senador Pérez”, comentó.

Por otro lado Palumbo comentó que los indicadores cualitativos revelan un mayor uso de la obra social; “de 600 mil consultas anuales en 2004, el ISJ pasó a tener 1.000.000 al 2011; de 6 mil internaciones a 13 mil; de 25 mil recetas dispensadas mensualmente a 40 mil. Cualitativamente el nivel de satisfacción de los afiliados no se puede medir, ya que no se implementó un sistema para evaluar ese tipo de datos”.

“Sólo existen ensayos elaborados con los pacientes internados y a través de encuestas telefónicas, pero igualmente en el ideario colectivo se percibe un cambio importante en la imagen de la obra social”, finalizó.