IN MEMORIAN: MENSAJE NAVIDEÑO

Jujuy al Día decidió re-publicar el mensaje de navidad que el extinto Obispo Marcelino Palentini expresara en el año 2008, a través de una entrevista para nuestro medio, pues este aboga por un reclamo generalizado aquí en Jujuy y en el mundo todo y que seguramente es la base de toda aspiración de justicia y equidad, porque PAZ no sea una palabra soñada sino “algo que vamos construyendo”

Monseñor Palentini expresó “Augurar Feliz Navidad quiere decir Feliz presencia de Dios, en la historia, en la vida personal de cada uno, en una situación de conflicto que a veces se da por el desencuentro. Justamente la Navidad nos habla de “Paz y de Encuentro”, seguramente cada uno nosotros tiene que salir de ese convencionalismo de la Navidad consumista, que se mide en función de lo que comemos, de lo que tomamos, de lo que festejamos o el ruido más fuerte de los bombos, de los fuegos de artificio, eso no es Navidad. La Navidad es mucho más profunda, es paz para la familia, paz para los corazones y paz también para nuestra sociedad”.

En este tiempo de conflictos, “la dimensión fundamental de la Navidad es el encuentro, ojala en la familia se dé el encuentro y el perdón, para eso vino Dios al mundo para perdonar a los hombres. También que se dé el encuentro entre vecinos, dentro de la sociedad, de las estructuras sociales, entre los distintos niveles de nuestra sociedad, de la dirigencia con los gremios, los empresarios con los obreros, que sean realmente verdaderos encuentros donde la Paz no es una palabra soñada sino algo que vamos construyendo día a día, donde la justicia se va dando porque cada uno sabe compartir, sentarse mirar al hermano y ver lo que tiene y lo que necesita, cuando nosotros somos capaces de detenernos un rato para ver que tenemos dentro del corazón no solamente en el bolsillo, entonces la Navidad es una riqueza grande cuando llenamos nuestra vida de Dios.”

“Jujuy es un pueblo de creyentes, donde la mayoría cree en Dios presente en la historia, presente en nuestra vida, tiene que ser un momento en el cual nosotros vamos a dejarnos hablar por este niño que nace pobre, que nace lejos en un rincón, nace de una madre virgen y de un José obediente a la voluntad de Dios, por lo tanto nosotros debemos valorar la obediencia a Dios, el don de la vida”, manifestó el Obispo.

Sepamos descubrir en el silencio también, “como Dios nos habla para retomar determinados valores, como es el valor del respeto por la persona, el valor también de la virginidad que nos enseña María, el valor de la búsqueda de todo lo que hace bien a los demás. Por lo tanto el servicio, el valor de la apertura para que Dios nazca en nuestro corazón”.

“Que la Navidad nos encuentre abiertos y preocupados por recibir a Jesús.”

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.