Mensaje de Navidad 2011

Jujuy al día® – Los Obispos de Jujuy y de Humahuaca queremos llegar a ustedes como todos los años para saludarlos en esta Navidad. El nacimiento de Jesucristo, el Hijo de Dios, hace dos milenios en Belén se actualiza y revive en cada Navidad. Y esto se realiza en la medida en que nosotros, con la actitud de María y de José, de los pobres pastores de Belén y de los Reyes Magos que acudieron a adorarlo, somos capaces de abrir nuestro corazón para dar espacio al Señor que viene a colmamos con su Amor y su paz.

Queremos reafirmar nuevamente nuestra fe en este misterio de amor: Jesús es el regalo que el Padre Dios nos hace nuevamente en este tiempo a cada uno de nosotros. Él es el Dios que se hace hombre para que el hombre llegue a ser hijo de Dios. Esa es nuestra vocación y nuestra dignidad mayor: ser hijos de Dios. Hijos amados de Dios por los cuales el Padre entregó a Jesucristo para llevamos a El.

De la contemplación del Niño de Belén somos llevados a comprender la inmensa dignidad de cada ser humano que viene a este mundo como un ser pensado y amado por el Dios de la vida.

Por eso, como creyentes, reafirmamos nuestra convicción y nuestro servicio a favor de la vida, de toda vida, desde su concepción hasta la muerte natural. Y deseamos una vida plena, digna y justa para cada ser  humano. Así como queremos para cada jujeño su verdadera promoción humana y su desarrollo integral en  esta sociedad. Queremos alentar toda política que contribuya a paliar la falta de un trabajo digno y estable; la  plena inclusión de cada uno en el tejido social; la promoción de una adecuada educación que brinde  oportunidades de desarrollo personal, el desarrollo de políticas que ayuden a que cada uno pueda acceder a  una vivienda digna con su esfuerzo y la ayuda solidaria del Estado y demás agentes sociales.

Estos y tantos otros desafíos se nos presentan día a día y reclaman de todos nosotros creatividad y esfuerzo para buscar soluciones justas, dignas y definitivas. Nos alegramos por estar comenzando un nuevo período democrático en nuestro país y en nuestra provincia. Deseamos a los gobernantes elegidos por el pueblo que puedan concretar lo que han propuesto y prometido para el bien de nuestro pueblo. Quisiéramos que todos los sectores políticos y sociales nos sintamos ante la obligación de dar nuestro mejor aporte para resolver los conflictos y aportar soluciones para el bien de todo nuestro pueblo. Es hora de mirar con grandeza el bien de nuestro pueblo y no actuar por meros intereses sectoriales o partidarios, sino por el deseo de contribuir al bien común.-

Como venimos rezando desde hace ya casi diez años pedimos a Jesucristo nos conceda la gracia de “…ser nación, una nación cuya identidad sea la pasión por la verdad y el compromiso por el bien común. Danos la valentía de la libertad de los hijos de Dios para amar a todos sin excluir a nadie, privilegiando a los pobres y perdonando a los que nos ofenden, aborreciendo el odio y construyendo la paz. Concédenos la sabiduría del diálogo y la alegría de la esperanza que no defrauda…”.

María, nuestra Madre que nos ofreció en Belén al Señor de la Vida plena nos bendiga a todos en esta Navidad con la gracia de su Hijo Jesús para traer a nuestro mundo su Reino de justicia, de Amor y de paz.

+ Mons. Pedro Olmedo Rivera, Obispo Prelatura de Humahuaca

+Mons. César Daniel Fernández, Obispo Administrador Apostólico de Jujuy