A todo el Pueblo de Dios que peregrina en Jujuy

Queridos hermanos:

Hemos comenzado el tiempo de Adviento que nos dispone a la celebración de la Navidad. La pedagogía el Adviento quiere ayudarnos a revivir el nacimiento de nuestro Señor Jesucristo con las mejores disposiciones de nuestro corazón. Disponernos a que la vida de Jesús y los valores de su Reino tengan más vigencia en nuestra vida. La conversión de nuestra mente y corazón y de toda nuestra vida aún no es una realidad en nosotros. Por eso necesitamos de mucha oración, de la lectura frecuente de la Palabra de Dios y crecer en el servicio que nos ayuda a acrecentar nuestro amor a Dios y a los hermanos.

El gran regalo la Navidad es JESÚS y su REINO. Por eso queremos recibirlo con un corazón abierto  generoso para no perder nada de aquello que Él nos viene a ofrecer. Queremos ser mejores Hijos de Dios, mejores  hermanos de todos los hombres y mejores ciudadanos en esta sociedad que vivimos. Así podremos ser “sal de la tierra y luz del mundo” tal como nos lo propone el Señor Jesús.

En este tiempo la diócesis de Jujuy espera que el Santo Padre Benedicto XVI designe a nuestro nuevo Obispo. Y la Iglesia acompaña este tiempo de espera con la oración. Quisiera pedirles que cada uno de nosotros personalmente y en todas las comunidades se rece especialmente con esta intención. El Misal nos trae una hermosa oración que dice así:

“Dios y Pastor eterno, que gobiernas y proteges siempre a tu Iglesia, concédele, en tu infinita bondad, un pastor que te agrade por su santidad y que nos guíe y acompañe con paternal solicitud” (cf. Misal Romano, versión castellana: Misa para la elección del Papa o del Obispo, p. 985)

Les pido a los sacerdotes y a las comunidades que, cuando el tiempo litúrgico permita rezar la Misa por diversas necesidades, se haga frecuentemente esta Misa con su formulario propio y que en la oración de los fieles de todos los domingos se ponga una petición que exprese este deseo.

La Virgen María, Nuestra Señora del Rosario de Río Blanco y Paypaya nos cuide a todos y nos ayude a responder como ella lo hizo al amor del Señor.

Me reitero servidor de todos ustedes y me confío a sus oraciones para que pueda ser útil en este encargo que asumo con todo cariño y gratitud a la Iglesia que me lo ha confiado. Les envío mi paternal bendición.