Sostienen que en el sistema de atención primaria de Jujuy hay una “resistencia” a pedir el test de VIH

Jujuy al día® – El Jefe de la Unidad de Infectología y VIH del Hospital San Roque, Raúl Román se refirió a la problemática que se presenta a la hora de la solicitud del test de VIH en los centros atención primaria de la salud, test que “haría que nos adelantáramos y lleguemos primero que la enfermedades oportunistas”, aseguró. Además indicó que se registró un incremento en casos de HIV positivo en jóvenes menores de 23 años.

En el marco, de la conmemoración del “Día en Respuesta al VIH”, el cual se celebra hoy, 1 de diciembre en todo el mundo, el Jefe de la Unidad de Infectología y VIH del Hospital San Roque, Raúl Román se refirió en una entrevista con JUJUY AL DÍA® a la atención que realizan en el servicio a su cargo, comentando que “atendemos casi el 80% de la población con VIH de la provincia de Jujuy, tenemos asistidos hasta la fecha, más de mil pacientes. Atendemos entre 90 y 100 pacientes nuevos por año. Esta es una cifra que se mantiene en los últimos 5 años. Lo que se modificó por ahí en los últimos dos años, y lo que nos preocupa, es el número de casos en menores de 23 años; hay una aumento relativo hasta del 10%. Otro grupo que ha aumentado son los pacientes mayores de 50 años, es un fenómeno mundial y también en la Argentina”.

También se refirió a la cantidad de test voluntarios que realiza el servicio nocturno de la unidad, y cuántos de estos dan positivos, indicando que “en promedio realizamos entre 12 a 14 atenciones nocturnas, son las serológicas por semana  de testeos voluntarios. El porcentaje de positividad del consultorio de la noche es del 2%, histórico anual, y esto supera ampliamente a todos los otros servicios, incluso al banco de sangre que tiene el 0,5% con respecto al consultorio de la noche, entonces esto es una herramienta muy útil, sobre todo porque hace diagnósticos tempranos, podemos tener una continuidad con el paciente”.

Al respecto indicó que “la gente viene a escuchar una consejería, ahí le explicamos cuales son las conductas de riesgo, aquel que tenga vulnerabilidad por haber estado contacto con el VIH no es que viene con la idea de tener VIH, viene porque han tenido una relación sexual ocasional sin preservativo, o una relación sexual comercial, que son hoy por hoy las conductas de mayor riesgo, la relación sexual si preservativos”.

Asimismo, Román se refirió al número de personas que en Jujuy mueren por VIH, y sobre el contagio de la enfermedad, comentando que “tenemos alrededor del 10% de mortalidad, pero la muerte de las personas con VIH depende del estadio clínico en el que diagnostique. Hoy lamentablemente se siguen muriendo personas con VIH pero las que son afectadas por una enfermedad oportunista grave como una tuberculosis diseminada, o histoplasmosis diseminada, pero esto se puede evitar desde el momento que hagamos el pedido del test en el consultorio, al chico que viene por cualquier motivo, hablar y preguntarle si ha tenido la oportunidad de estar en contacto con el VIH, pedir un test, porque es la forma de hacer el control cuando la persona esta asintomático”.

En relación al contagio, el especialista comentó que “no hay una detención en el contagio, la trasmisión del VIH continua tanto así, que el NOA es la segunda región del país en diagnosticar casos de VIH, primero está la ciudad autónoma de Buenos Aires, con su gran conglomerado, pero llamativamente el NOA es la segunda región, y esto habla de que tenemos una circulación del VIH importante”.

También, consultamos al especialista sobre el acceso a las nuevas medicaciones para los pacientes con esta patología, a lo que respondió que “disponemos de nuevos medicamentos a igual que cualquier lugar del mundo, lo único que tenemos que hacer son los trámites para control y tenemos un tiempo prudencial de respuesta que va desde los 30 a los 60 días para conseguir un último medicamento, drogas de última generación”.

En otro tramo de la entrevista con JUJUY AL DÍA®, Roman se refirió a uno de los programas nuevos que se está llevando adelante, el Tratamiento 2.0, y brindó algunos detalles del mismo indicando que “es una estrategia a largo plazo organizada por la ONUSIDA y diversas asociaciones a nivel mundial. El tratamiento contempla 5 puntos internacionales donde el primer punto es conseguir nuevas drogas antiretrovirales y que a precios accesibles”, y agregó que “se está desarrollando en la ciudad de Jujuy en el barrio Alto Comedor, conjuntamente con la fundación Huésped de Buenos Aires y la Fundación Carlos Alvarado y favorecemos el acceso al testeo de VIH a través de la educación y participación comunitaria”.

Al respecto indicó que “con esto esperamos de  alguna manera derribar estas barreras que nos impiden pedir un test, pero el problema no radica solo en que los medico pidamos el test porque depende de otra estructura dentro del sistema sanitario que es el laboratorio. Podemos hacer 100 pedidos al día pero si el laboratorio no tiene la suficiente capacidad de resolverlos, va a ser imposible. Esto es una cadena, una red que tiene que funcionar lo mejor posible. Pero hay otro problema: si el paciente puede llegar, si tiene los medios para llegar, estamos trabajando en 3 barrios, en el Che Guevara, La Loma y el 18 hectáreas, los 3 equipo de salud están muy comprometidos con el proyecto”.

Por ultimo manifestó la problemática dentro de sistema de atención primaria de la salud, a la hora de solicitar el test para saber si hay personas infectadas. Al respeto expresó que “lo que queremos lograr es la detección temprana y hacer un ofrecimiento del test de VIH. Lamentablemente es algo que vemos en la práctica diaria, en pleno siglo 21, y a 30 años de conocer el VIH, hay una resistencia por parte de  aquellos que asistimos a las personas de pedir el test de VIH. Por parte del sistema sanitario hay una reticencia o dificultad para pedirlo. Así que, un mensaje para el sistema sanitario y los colegas: ‘hay que pedir el test de VIH’, tomarse 5 o 10 minutos con el paciente y pedirle la autorización, hacer el consentimiento y pedir el test, porque si no, no vamos a avanzar en esto del diagnóstico temprano, y de hecho cuando llegan al servicio con alguna enfermedad marcadora, en la etapa SIDA, el diagnostico lo hace cualquiera, el tema es adelantarnos y llegar primero que la enfermedades oportunistas”, concluyó.