Algo siempre se filtra

Cuando el gobernador electo, Eduardo Fellner, fue consultado en reiteradas oportunidades sobre la composición de su futuro gabinete, invariablemente respondió “aún no hay nada”.

Todo periodista más o menos advertido y sin demasiado acceso a fuentes privilegiadas habrá oído nombres que se repiten sin cesar y hasta, en el juego de quien sabe más, habrá inventado alguno que le parecía al menos reconocido y cercano al actual eje de poder (Fellner- Jenefes). A pesar del hermetismo a las decisiones de gabinete que aplica el mandatario electo y su vice, circula por la ciudad que habrá al menos un cambio en la Ley de Ministerios -el de infraestructura- y modificaciones en la figura de Jefe de Gabinete, que ese cargo lo ocuparía Armando Berruezo, un número puesto al que sería difícil errarle diciendo que estaría en el elenco ministerial del próximo gobierno. La verdad es que utilizar el potencial para referirse a la protagónica participación de Berruezo en el mandato que inicia el próximo 10 de diciembre es casi una burla pues este será sin duda un miembro estelar. Sin embargo, se dice, que hay por lo menos un ministerio que sufriría modificaciones, se desdoblaría el Ministerio de Infraestructura y Planificación pasando a ser uno sólo de Infraestructura y el otro de Planificación. En el primero seguiría estando el actual titular, Fernando Frías y se ocuparía de casi todo de lo que actualmente se ocupa, es decir de la obra pública.

Planificación, que estaría a cargo de Alberto Busignani, se haría cargo del publicitado Plan de Desarrollo Urbano, el que se aplicaría a todos los municipios de la provincia. Esta cartera tendría bajo su órbita a la Dirección de Estadística y Planificación y al Instituto de Vivienda.

De los otros ministerios, secretarias y direcciones son muchos los rumores pero en realidad todo aquel que ya fue convocado por Eduardo Fellner no abrirá la boca para decir que será de su futuro hasta que lo habiliten a tal fin.

El deliberante capitalino y la intendencia ¿con superpoderes?

Bien es sabido que hay un orden de jerarquía en las leyes, sean estas nacionales, provinciales o municipales. También los decretos nacionales, provinciales y municipales tienen las mismas categorías. Parece que en la ciudad capital no se reconoce esa clasificación ya que en la última sesión el concejal José Luis Sánchez (UCR) presentó un proyecto para permitir que los vehículos de transporte de carga obtengan habilitación para circular con más de 20 años de antigüedad dando por tierra con la Ley nacional de seguridad vial que estipula 15 años como máximo. Por suerte los ediles de las otras bancadas no convalidaron la presentación ya que una ordenanza municipal no puede, de ninguna manera, modificar una norma nacional, sin contar que sería una barbaridad permitir que vehículos normalmente en mal estado sigan estando en calles y rutas con el consecuente peligro que implica.

Otro caso fue la presentación de una nota del Departamento Ejecutivo, solicitando que se le preste el correspondiente acuerdo al Decreto Acuerdo Nº 2192.11.006, por el que ad-referéndum del Concejo Deliberante se impone el nombre de Avenida Obispo Marcelo Palentini, al tramo de la Ruta Provincial Nº 1, comprendido entre el acceso sur de esta ciudad y el puente Río Blanco.

Con todo el merecimiento que el extinto, pero siempre presente, Obispo Palentini tiene para que una calle, ruta, salón o hasta ciudad lleve su nombre, esta vez el ejecutivo municipal, seguramente mal asesorado, pretende que con un decreto se modifique una ley provincial. Sabido es que el tramo de la ruta en cuestión lleva el nombre de “Héroes de Malvinas” pues una ley provincial así lo dice desde el año 1989, siendo su impulsor el recordado José Nasif.

Es decir que el reelegido intendente deberá estar atento a los consejos y “aportes” que sus allegados le realicen pues hubiera sido imposible convalidar una ordenanza que modifica una ley nacional tanto así como con un decreto municipal modificar una ley provincial. A estar atento Chuli, que lo que le espera son cuatro años de gestión y eso desgasta, más si de arranque nomas cometemos errores tan garrafales.

Gandhi