Prevención de Cáncer Cérvico-uterino: implementarán el test VPH en Jujuy

Jujuy al día® – El Ministerio de Salud de la Nación, a través del Instituto Nacional del Cáncer (INC) y del Programa Nacional de Prevención del Cáncer Cérvico-uterino, junto al Ministerio de Salud de la Provincia de Jujuy, pondrá en marcha la implementación del Test del Virus del Papiloma Humano (VPH), más conocido como HPV. El Laboratorio donde se realizará el tamizaje funcionará en el Hospital “Pablo Soria” y será inaugurado el próximo miércoles 30 de noviembre.

Se trata de la incorporación de una nueva tecnología de tamizaje primario que aumenta la efectividad para prevenir el cáncer cérvico-uterino.

El test de HPV ha sido ya incorporado por países europeos como Inglaterra y Holanda y en América Latina, Argentina es, junto con México, pionera en incorporarlo para el tamizaje del cáncer cérvico-uterino. La medida, que se suma a la incorporación de la vacuna contra el HPV en el Calendario Oficial de Vacunas, es parte de la estrategia integral del Ministerio de Salud de la Nación para reducir la incidencia y mortalidad por cáncer cérvico-uterino, una de las principales causas de muerte por cáncer en mujeres de nuestro país.

En el marco de ese proyecto, el 30 de noviembre próximo será inaugurado el laboratorio de Test de VPH en el Hospital “Pablo Soria” de San Salvador de Jujuy. Durante el primer año de ejecución se espera tamizar a más de 20 mil mujeres de 30 años y más en la provincia. A partir del proyecto que se inicia en Jujuy, en los próximos años se planea incorporar el Test en todas las provincias del país.

Diferencias entre PAP y TEST de HPV

A diferencia del PAP, que detecta células anormales o lesiones en el cuello del útero (producidas por el VPH), el Test de VPH detecta la presencia de 13 tipos de VPH de alto riesgo oncogénico.

Está indicado para las mujeres de 30 años y más. Si bien para ambos estudios se toman muestras de células de la zona cervical, su procesamiento posterior es diferente. En el caso del PAP, la muestra se coloca en un vidrio para que un profesional la analice a través de un microscopio; en el caso de la prueba de VPH, la muestra se coloca en un tubo con un medio líquido y mediante un procesamiento automatizado se detecta el genoma del virus.

La frecuencia recomendada para la realización del Test de VPH es cada 3 años en caso de un resultado negativo.

Un resultado positivo de la prueba significa que se ha detectado VPH de alto riesgo, pero eso no implica que exista una lesión. Para detectar si se produjo una lesión se debe realizar posteriormente un PAP.

Detectar la infección del VPH oncogénico antes del desarrollo de la lesión permite tomar decisiones más tempranas de prevención.

La infección por  VPH no significa cáncer

El Virus del Papiloma Humano (HPV por sus siglas en inglés) es un virus muy común, que se transmite generalmente a través de las relaciones sexuales. Se estima que más del 80% de hombres y mujeres estarán afectados por esos virus en algún momento de sus vidas.

En la mayoría de los casos, el virus se cura de manera espontánea, pero si la infección persiste, puede producir lesiones que con los años pueden progresar y transformarse en un cáncer.

Existen alrededor de 40 tipos de VPH que afectan la zona ano-genital (pene, ano, cuello uterino, vulva), de los cuáles aproximadamente 15 son cancerígenos. Los tipos de HPV 16 y 18 causan alrededor del 70% de los tumores del cuello del útero. La infección por HPV no significa cáncer.

El cáncer cérvico-uterino se puede prevenir

Hasta el momento, la prevención del cáncer cérvico-uterino se ha basado en la citología convencional (prueba del PAP). En los últimos años, la comprobación de la relación causal entre el virus del papiloma humano (VPH) y el cáncer cervical ha permitido el desarrollo de nuevas tecnologías para la prevención del cáncer de cuello de útero, como la vacuna contra el VPH y el Test de VPH (técnica de biología molecular para el tamizaje).

El Programa Nacional recomienda que las mujeres a partir de los 25 años y especialmente entre 35 y 64 años, se realicen un PAP periódicamente. Asimismo las mujeres mayores de 64 años que nunca se hayan hecho un PAP también deben hacerlo. Si durante dos años seguidos el PAP dio negativo, se recomienda hacer un PAP cada tres años.

¿Cómo se toma la muestra?

La toma de la muestra es similar a la del Pap: la mujer se recuesta en una camilla y un profesional de la salud extrae con el cepillo una muestra de células del cuello del útero. Esa muestra se coloca en el tubo, y es enviada al laboratorio de VPH donde es analizada por un procesador automático que establece la presencia o ausencia de ADN de 13 tipos de VPH de alto riesgo oncogénico.

En Jujuy se realizará una toma doble. Previamente a la toma de la muestra para la prueba de VPH, el profesional realizará un extendido citológico para Papanicolaou mediante la toma de muestra endocervical. El Pap será leído en el laboratorio de citología sólo en el caso que la prueba de VPH resulte positiva.