La Legislatura se expresó sobre la situación ambiental de Palpalá

Jujuy al día® – La Legislatura de la Provincia de Jujuy, en su última sesión ordinaria, aprobó dos declaraciones de autoría de los diputado Pablo Baca, Carlos Amaya y Alejandra Mollón, a través de las cuales se requirió al Poder Ejecutivo medidas concretas para abordar la situación de Palpalá, distrito donde se han desarrollado en los últimos años diversos conflictos socio ambientales.

Una de las declaraciones puntualmente solicitó al Poder Ejecutivo que, a través de los organismos correspondientes, mejore los servicios y controles para garantizar la protección del medio ambiente y los derechos de los habitantes de la ciudad de Palpalá. La segunda declaración, pidió que se efectúe un relevamiento de la situación ambiental y sanitaria de esa ciudad.

El diputado Baca recordó que la Comisión de Ecología que preside, ha  receptado en diversas oportunidades, reclamos de ciudadanos de Pálpala,  de organizaciones de la sociedad civil como la Asociación Kolla Suyo Yachay y el Grupo de Acción Local de Pálpala, e inclusive el aporte de funcionarios como el concejal Christian Amerise. El denominador común de esas intervenciones fue la preocupación por las consecuencias de la instalación en Pálpala de diferentes establecimientos fabriles que generaron fuentes de contaminación y configuraron riesgos para la salud de la población.

“Los vecinos habían señalado en particular la situación de fábricas que, según la información de la que disponían, no cumplían acabadamente con todas las disposiciones exigidas por la normativa” agregó Baca.

Por ello, es que a los efectos de responder al requerimiento de los vecinos y contribuir al proceso de abordaje de la problemática de Palpalá, se ha solicitado al Gobierno Provincial, por una parte, que se extremen los controles ambientales y, por otro, que se realice un estudio que pueda fehacientemente dar cuenta del impacto sobre la salud que pueden haber provocado las diversas fuentes de contaminación.

Palpála es un distrito con alta concentración industrial que se desarrolló sin un ordenamiento territorial previo que pudiera haber sustraído a los vecinos de los efectos ambientales de la actividad industrial.

No prosperó el pedido de informe sobre escorias que mataron a  joven de Palpalá

Por otra parte, Pablo Baca lamentó que durante la última sesión, el parlamento jujeño no haya aprobado el pedido de informes sobre las escorias incandescentes que recientemente terminaron con la vida de un joven en Palpalá.

En este sentido, vale señalar que el proyecto  fue promovido por Baca y el diputado Carlos Amaya, quien en la sesión del último jueves mocionó para que el proyecto recibiera tratamiento sobre tablas, pero el oficialismo votó en contra y obturó la posibilidad de su tratamiento y aprobación.

El 22 de octubre último, el joven Marcelo Sánchez falleció en de Palpalá, a raíz de las quemaduras provocadas por el material incandescente de una fosa ubicada en barrio Florida, donde cayera en circunstancias aún desconocidas. En la misma oportunidad dos efectivos policiales, el cabo Mario Álvarez y Miguel Ángel Figueroa, sufrieron también graves quemaduras en sus miembros superiores e inferiores.

El infortunado episodio generó una situación de alarma en los vecinos de Palpalá y reeditó una antigua preocupación por los desechos industriales que –según la información que se ha difundido en medios locales- habrían sido arrojados en ese lugar por la empresa siderúrgica Altos Hornos Zapla, durante la gestión de Fabricaciones Militares, antigua propietaria estatal de la firma.

Aparentemente, las escorias serían pasivos ambientales producidos por actividad siderúrgica que no fueron debidamente tratados y cuya disposición final, tampoco ha sido planificada.

El diputado Baca consideró que la falta de voluntad para promover una herramienta que permita esclarecer la situación de ese pasivo ambiental, los riesgos y las acciones para  su tratamiento, lesiona el derecho de acceso a la información de los legisladores y de la ciudadanía, y da cuenta de la opacidad que persiste, como cultura, en las instituciones públicas.