Clara Falcone calificó a la Violencia de Género como “una de las lacras sociales mundiales más graves”

Jujuy al día® – En el marco de la celebración del Día Internacional de la No Violencia contra la Mujer, nuestro medio entrevistó de forma exclusiva a Clara de Langhe de Falcone, Jueza del Superior Tribunal de Justicia de Jujuy (STJ), y responsable de la Oficina de la Mujer del Poder Judicial de Jujuy, quien brindó su visión frente a esta problemática.

El “Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer” se estableció en el Primer Encuentro Feminista de Latinoamérica y del Caribe, celebrado en Bogotá (Colombia) en julio de 1981y declarado como tal, en 1993, por las Naciones Unidas.

Fue en el encuentro de Colombia cuando se denunció la violencia de género a nivel doméstico, y la violencia y el acoso sexual a nivel de Estados, incluyendo la tortura y los abusos sufridos por prisioneras políticas, recordando el violento asesinato de las hermanas Patricia, Minerva y María Teresa Mirabal, acaecido el 25 de noviembre de 1960 en manos de la policía secreta del dictador Rafael Trujillo, en República Dominicana.

Sobre el particular la Dra. Clara Aurora De Langhe de Falcone, jueza del Superior Tribunal de Justicia y responsable de la Oficina de la Mujer, expresó en una entrevista exclusiva con JUJUY AL DÍA® que “las mujeres en todo el mundo han defendido su dignidad y el derecho a una vida plena, siendo uno de los derechos fundamentales el de la educación, porque  sin educación no se logrará combatir la violencia de género”.

Esa violencia, dijo, ha sido y sigue siendo en muchas partes del mundo un delito invisible. Ello por la consideración que las mujeres son objeto de propiedad de los varones de la familia y deben estar sujetas a ellos, obedecer, mantenerse en la sombra, cubrir las necesidades y satisfacer los deseos de los mismos; es la regla de oro del patriarcado.

En esas circunstancias se considera que si el poder es masculino, el poder de corregir y castigar también es de ellos. Así, la violencia explícita o la amenaza de recurrir a ella se utilizara como forma de control sobre la vida de las mujeres, y ese miedo se transmitirá de generación en generación.

Para la Dra. Falcone, la violencia de género es una materia que necesita para su estudio de un equipo de expertos preparados y capacitados académicamente, que aseguren una enseñanza sobre ella y el reconocimiento de la necesidad de encontrar mecanismos de control, reconociendo que la violencia es estructural y que debe analizarse desde lo privado a lo público, a lo  social y a lo político.

En ese orden, dijo, se hace necesario investigar las posibles tipologías de la violencia, explorar los modelos explicativos, adentrarse en las raíces más profundas, penetrar en el sufrimiento de las víctimas, descubrir sus mecanismos de supervivencia, para lograr, en un futuro, la erradicación de este flagelo.

La magistrada calificó a la violencia de género como una de las lacras sociales mundiales más graves, que inflinge sufrimiento, miedo y muerte, frenando el desarrollo de los pueblos, perpetrando situaciones de injusticia social y de pobreza, atacando los valores fundamentales de las sociedades democráticas.

También consideró que la conmemoración es un buen momento para reflexionar sobre la problemática y ratificó que uno de los objetivos de la Oficina de la Mujer es la  capacitación sobre los derechos de las mismas.

En ese marco, anunció que en el mes de febrero de 2012 se realizará el “Seminario sobre la Ley Nº 26.485 de Protección Integral para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres en los ámbitos en que desarrollen sus relaciones interpersonales”.

Haciendo hincapié sobre lo que se necesita para empezar a erradicar la violencia hacia la mujer, la magistrada señaló que “esto necesita ser cambiado desde la educación, se necesitan equipos de expertos preparados y conocedores del tema, que es lo que está faltando, porque todo el mundo alza la bandera y crea organizaciones sociales y fundaciones para que no haya violencia, pero detrás de ellos no hay nada, y lo que tiene que haber gente académicamente preparada porque la violencia de genero es estructural no coyuntural, hay que cambiar la mente que existe en el seno de la familia, en el seno de las escuelas, y de la sociedad”

En relación a la educación en las escuelas sostuvo que “en años anteriores había mayor preparación, antes realmente se enseñaban valores, después la educación se hizo un ‘colectivo’, se tenía que estar en tres escuelas y no se enseñaba en ninguna, porque entramos en una sociedad consumista, donde lo que valía era las satisfacer las necesidades materiales. Se ha perdido calidad la educación, y hoy la educación no tiene a calidad, lo digo con mucho respeto, no quiero ofender al docente, porque es el que realmente cambia la pauta cultural; la escuela debe mejorar la calidad de la educación”.

También indicó que “los padres no pueden desligarse de la educación de los chicos y si acompañaran a las  maestras se haría más fácil la educación”.

La responsable de la Oficina de la Mujer del Poder Judicial de Jujuy, consultada por nuestro medio sobre los tipos de violencias sobre la mujer que más predominan en nuestra provincia, comentó que “está muy en boga el abuso sexual como de una manera de demostrar la posesión del hombre sobre la mujer, pero otro tipo de violencia es la del acoso dentro de lo laboral, que realmente existe y es uno de los delitos invisibles más difíciles de probar: ¿Cómo probar que un empresario, un patrón, acosa a una mujer por ser bella?. ¿Cómo hace para probarlo? Los grados de acosos sexual en el trabajo son enormes”, señaló y comentó a manera general, que “un ejemplo de violencia de genero es el no ayudar con la alimentación de los hijos o negar la paternidad, porque la mujer debe dejar a su hijo en la escuela para ir a trabajar, y no podemos decir que la culpa es de la directora, de la escuela, que es la que tiene en sus manos la vigilancia, el control y de la enseñanza de los niños, no hay educación integral sin la participación de la familia, y hoy el 50% de los padres se despreocupan de eso sin necesidad, y el 50% por necesidad”.

También nuestro medio le consultó sobre la violencia que ejercen mujeres hacia hombres, y al respecto manifestó que “de este tipo de casos, totalmente existen. En un seminario que dicte lo único que le pedí que se haga un examen de conciencia y descubrir su punto de violencia, y el primer punto de violencia de la mujer es querer estar por delante del hombre. Luego de ejercer 45 años el derecho de Familia, note que es una desesperación querer ganarle al hombre, hay que evitar la pelea doméstica y que esta aumente, porque la mujer tiene como estigma el hecho que la quieren dominar, por eso las mujeres deben saber cuándo se ponen violentas, tanto hombres como mujeres deben aprender a dominar sus egos”.

Por ultimo realizó un breve análisis de la Ley Nº 26.485 de Protección Integral para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres, y sobre la importancia de la misma, y señaló que “esta ley fue vista como una ley integral contra la violencia de género, denota que hay 5 tipos de violencia, la  física, psicológica, sexual, económica , patrimonial y simbólica, también demarca a la violencia de género como una epidemia y es la expresión más contundente de la desigualada entre hombre y mujeres, es un delito invisible que está en todos los ámbitos, es una ley muy aceptada por todo el mundo, y creemos que esto ayudara a cambiar las pautas culturales, porque sin educación no hay erradicación de la violencia”, concluyó.