Especialista asegura que en Jujuy la contaminación acústica “es extrema”

Jujuy al día® – En una entrevista con nuestro medio, la Jefa de la Unidad de Fonoaudiología del Centro Sanitario, dependiente del Ministerio de Salud de la provincia, Silvia Adriana Beguier, se refirió a la contaminación acústica que está afectando seriamente la calidad de vida de los jujeños, manifestando que “el centro es imposible, entre las propagandas, los colectivos, los bocinazos y las marchas, es el lugar donde mayor contaminación auditiva tenemos en este momento”.

Según la Organización Mundial de la Salud, el límite auditivo tolerado por el oído humano es de 60 dB (decibeles) durante el día, esto es la medida del sonido en una conversación normal, y 40 dB durante la noche. Los sonidos que superen estas medidas, tales como los más de 70 dB que genera el tráfico en una calle, los 100 dB de una bomba de estruendo, los 120 dB de un bocinazo, son los que pueden generar graves daños en la audición.

Una investigación señaló a la provincia de Buenos Aires como una de las provincias con mayor contaminación acústica, y con más secuelas por ello. Si bien en Jujuy no existen datos relacionados a la contaminación acústica, ya que no existen registros de mediciones de ruidos, JUJUY AL DÍA® consultó con la especialista Silvia Adriana Beguier al respecto, quien comentó que “aunque aún no es necesario caminar con protección en los oídos, en este momento Jujuy está siendo mucho más ruidoso que antes, y en este último tiempo más, con las campañas electorales, las camionetas con las propagandas de los boliches, con todo esto hemos estado viviendo una contaminación acústica extrema”.

Beguier sostuvo que “esto provoca una fatiga auditiva que a la larga puede generar daños, porque para tener una lesión de audición la exposición debe ser prolongada o súbita, como por ejemplo el caso de una explosión de una bomba en los casos de estas manifestaciones que tenemos casi todos los días; al estar cerca de esta explosión se puede recibir un trauma acústico”.

Al referirse a los controles sobre los vehículos con propagandas sonoras a altísimo volumen, y a los ruidos en la vía pública, la jefa del de Unidad de Fonoaudiología expresó a nuestro medio que “existe legislación sobre este tipo de contaminación, pero no se pone en práctica. Las autoridades no toman cartas en el asunto. El tema de la contaminación auditiva en este momento es a la que menos atención se le está prestando”, aseguró.

En otro tramo de la entrevista con JUJUY AL DÍA®, la especialista se refirió a los problemas frecuentes de audición que se están detectando en el consultorio de fonoaudiología, señalando que “hemos detectado un importante porcentaje de lesiones auditivas, si bien las lesiones tienen una clasificación de acuerdo a la zona afectada y al grado de perdida que tenga, hay hipoacusias muy insipientes, leves, reversibles. Hay otros casos en que la perdida es de oído interno y lamentablemente son irreversibles”.

Indicó que “en los porcentajes de las personas que están muy expuestas al sonido, como los chóferes de colectivos urbanos, por lo general, te diría que aproximadamente hay entre un 40 o 45% que ya tienen instalada una patología. Además hemos tenido casos de pacientes que han estado expuestos a explosiones y han tenido traumas acústicos bastantes severos”, comentó.

Asimismo, se refirió a los demás pacientes que se atienden en esta institución, teniendo en cuenta que en la misma se realizan las atenciones a los estudiantes de 1º y 6º grado de las escuelas primarias, y a los postulantes a las fuerzas de seguridad, entre otros. Al respecto indicó que “estos pacientes no presentan un porcentaje tan alto de lesiones pero ahora estamos notando y detectando varios traumas acústicos por el uso indiscriminado de auriculares. Los jóvenes se pasan todo el día con un auricular colocado con música en un volumen muy alto y eso indefectiblemente, por la exposición prolongada y casi permanente, llevan a un trauma acústico, lo que le dificulta a muchos el ingreso a algunas fuerzas de seguridad y a los profesorados de educación física”.

Añadió que en los niños “se presentan algunos problemas auditivos que son solucionables porque en esta etapa se presentan los resfríos, otitis, que son subsanables, en los de 6° hemos empezado a notar problemas auditivos por este uso de auriculares permanentes”.

Por último, Beguier brindó su opinión respecto a la falta de toma de conciencia sobre esta problemática, manifestando que “tienen que tomar conciencia, desde el automovilista que está siempre apurado y a los bocinazos, hasta los jóvenes que equipan sus autos con los aparatos de música que se escuchan a una cuadra de distancia, donde ellos están sufriendo serios problemas auditivos y están haciendo sufrir a la gente que está a su alrededor con  semejante potencia. Para lograrlo, esto se tiene que remitir a la educación, desde la casa, desde la escuela, son los lugares donde fundamentalmente se debe orientar a la persona para poder moverse en una sociedad”, concluyó.