Sostienen que el quite de subsidios va a tener un impacto económico financiero “prácticamente insignificante”

Jujuy al día® – Tras el anuncio realizado ayer por el Gobierno Nacional sobre la quita del 100% de los subsidio a distintos sectores con el fin de recaudar fondos para reinvertirlos en infraestructura, nuestro medio consultó al economista jujeño Juan Ljungberg sobre esta medida quien indicó que “la medida es bienvenida, aunque tardía, debería haber venido hace mucho tiempo”, ya que “hay muchos sectores empresarios con altas rentabilidad donde no se justificaba esos subsidios. Hay que ver porque se mantuvieron durante 3 o 4 años de más”.

En la mañana de ayer por el Ministro de Economía, Amado Boudou y el Ministro de Planificación, Julio De Vido, anunciaron la quita del 100% de los subsidios a algunos sectores tales como bancos, financieras, aeropuertos, telefonías móviles, juegos de azar, entre otras, con el fin de poder recaudar 600 millones de pesos para poder reinvertirlos en infraestructura. También anunciaron que esto no afectaría las tarifas para el consumidor.

Ante esta medida, JUJUY AL DÍA® consultó a Juan Ljungberg, reconocido economista de nuestra provincia, quien sostuvo que “desde mi punto de vista la medida es bienvenida, aunque tardía, debería haber venido hace mucho tiempo. Hay muchos sectores empresarios con altas rentabilidad donde no se justificaba esos subsidios, hay que ver porque se mantuvieron durante 3 o 4 años de mas, lo importante es que hoy está anunciada la medida”.

Ljungberg indicó que esta medida va a significar para el Estado Nacional 600 millones de pesos, “pero en realidad ese monto es ínfimo, representa el 1% del total de subsidios que gasta la Nación, o sea que el impacto económico financiero es pequeño, prácticamente insignificante. Puede que sea una medida de impacto psicológico importante y que apunte hacia donde puede avanzar la política económica, y en esto si puede tener una repercusión mucho mayor que el impacto económico financiero como tal”, explicó.

Asimismo que la medida, en lo financiero presupuestario, no tendría ningún efecto porque, “según el Ministro De Vido, ese ahorro se lo va a usar en infraestructura, con lo cual no se provocaría el efecto deseado que sería una desaceleración de la tasa de incremento del gasto público”.

Consideró que la medida “es una señal para el mercado diciendo que el gobierno está empezando a encarar una política que va a significar ir desmontando paulatinamente este enorme volumen de subsidios, y que lo haría de una forma selectiva”.

También, el economista, se refirió a lo manifestado desde Nación respecto a que la quita de los subsidios no repercutiría en las tarifas, sosteniendo que “es razonable ya que la magnitud de la quita de estos subsidios tendrá un impacto menor para cada empresas, como hay muchas actividades a las cuales ya no se las subsidiaria y el monto total es de 600 millones de pesos, el impacto que reciba cada una de ellas va a ser poco significativo y puede ser perfectamente absorbible porque todos estos sectores han tenido en estos últimos  8 años, y tienen actualmente, márgenes de rentabilidad muy importantes, por lo tanto lo que resultaría es que ganen un poquito menos”.

Por otro lado, Ljungberg, también se refirió a lo anunciado por funcionarios nacionales respecto a la transferencia de los servicios de  subterráneos y el premetro a la ciudad de Buenos Aires, comentando que “estos servicios reciben un enorme subsidio que lo paga todo el país. Esa medida me parece correcta, todos esos servicios deben ser financiados por jurisdicción en donde se prestan y dejar de financiarse por el Tesoro Nacional. Si se concreta esos servicios los van a empezar a pagar quienes los usan, y si esas jurisdicciones los quieren seguir subsidiando, está bien, pero que afecten sus presupuestos, que no afecten el nuestro”,

Añadió al respecto que “lo mismo se debería hacer con los trenes metropolitanos que unen La Plata con Buenos Aires, con la Policía Federal, la Justicia Federal y los hospitales nacionales que están en Capital Federal, prestan servicio fundamentalmente, en un 99%, a la gente que vive en Capital Federal y el conurbano, y si eventualmente va un riojano o un jujeño, eso representa un 1%, sin  embargo el gasto de mantener el hospital lo paga todo el país y no tiene sentido. Esta es una de las grandes distorsiones que tiene el federalismo argentino, que de federalismo tiene el nombre nada más, espero que de una vez empiece a cambiarse”.

Ljungberg expresó que “si se transfiriesen todos estos servicios a la jurisdicciones correspondientes, y estas se hacen cargo de sus costos, esto sacaría presión y gasto del presupuesto nacional, se gastaría menos y disminuiría el gasto público, o también ese dinero podría  ser repartido entre las provincias por una vía automática como la coparticipación, o sino, al menos, con la asignación de obras en el resto del país. Lo mejor sería que dejen de ser recursos afectados del gobierno nacional y que pasen a integrar la masa coparticipable que se distribuiría diariamente al conjunto de las provincias”.

En otro tramo de la entrevista con nuestro medio, Juan Ljungberg opinó sobre la medida que se implementó desde la AFIP para regular de compra de monedas extranjeras, manifestando que “es una medida que en realidad no prohíbe la compra de divisas, apunta en dos sentidos: por un lado el efecto psicológico, que la gente al decir que aparece un nuevo trámite para comprar dólares, se va a desalentar , porque hay gente que no haría otro tramite pata comprar dólares, por el otro lado lo que hace es que el comprador justifique que tiene los fondos declarados, en blanco, ante la AFIP, lo cual me parece muy bien porque hay demasiada economía en negro. En ese sentido la medida es sana, va bien orientada, que puede generar inconvenientes, pero si tenemos los fondos declarados no vamos a tener problemas”, concluyó.