Señalan que es una “trampa mortal” la zona con desechos incandescentes donde falleció un joven días pasados

Foto de archivo: Martinez junto a ex trabajadores de Zapla

Jujuy al día® – Juan Calos Martínez, Secretario General de los ex trabajadores de Zapla, se refirió en una entrevista con nuestro medio a los residuos de la acerera que le provocaron la muerte a un joven de la ciudad de Palpalá el pasado 21 de octubre, manifestando que “eso es una trampa mortal que no viene de hace poco, las autoridades competentes deberían haber asumido la responsabilidad de llevarlo a alguna parte donde no sea peligroso, pero, lamentablemente, no lo hicieron”.

Consultado sobre este tipo de residuos, Juan Carlos Martinez, como ex trabajador de Zapla, señaló en declaraciones a JUJUY AL DÍA® que “esto viene desde la primer colada de agravio que se ha venido acumulando como una serie de montañas. Desde entonces los accidentes se han venido sucediendo, no es la primera vez que pasa”, sostuvo, y agregó que “con Zapla privatizado, la empresa Aceros Zapla debería haber buscado la forma de poder sacar esas ‘coladas’, porque el riesgo es muy grande”.

Indicó que las razones por las cuales estos desechos no recibían el tratamiento que correspondía ni fueron sacados del lugar a estos residuos se debe a que “en aquella época, alrededor de 1976, Zapla dependía de Fabricaciones Militares y no se permitía transitar a las personas por allí, pero después de un tiempo la gente empezó a sacar desechos para vender como carbón, ladrillos refractarios, o hierro, y también se lo utilizaba como relleno de canchas, como ser la cancha de Zapla, porque era favorable ya que absorbe la humedad, y por eso no se lo eliminaba”.

Comentó que para disminuir el peligro de los desechos, “deberían haber pasado una topadora y desparramarlo para que no se prenda, porque cada vez que hace calor se prende por sí solo”.

“A las autoridades competentes no les cuesta nada ir con una topadora y desparramar a todo, porque al desparramarlo no tiene peligro; pero no dejarlo acumular así, o si no deberían cargarlo y llevarlo donde no haya peligro”.

Por último, el ex trabajador de Zapla, y Secretario del gremio que los nuclea, se refirió al peligro que estos residuos incandescentes representa para la población, manifestando que “eso debe tener una superficie de unos 500 a mil metros cúbicos; es un peligro”, expresó, y añadió que “el riesgo era grande antes, y ahora que Zapla no es de nadie, ese terreno no tiene vigilancia, por lo que es una trampa mortal”, señaló finalmente.