El ISJ abordó la problemática del suicidio en La Quiaca

Jujuy al día® – Este flagelo fue abordado en dos jornadas realizadas en la ciudad de La Quiaca, organizado por el Instituto de Seguros de Jujuy mediante el área de Prevención y Promoción de la Salud a cargo de Natalia Ortiz y la gerente de Recursos Humanos cuya responsable es Virginia Páez, acompañados por Mónica Carlos y Félix Zelaya  pertenecientes al organismo provincial.

Como  disertante estuvo el reconocido doctor Héctor Basile prestigioso médico psiquiatra y psicoterapeuta de adolescentes, quien es también profesor titular de Psicopatología en la Universidad del Museo Social Argentino (UMSA), Presidente Honorífico del Capítulo de Psiquiatría Infanto-juvenil de la Asociación de Psiquiatras Argentinos (APSA) e integrante de la Comisión Redactora del Programa Nacional de Prevención y Postvención del Suicidio del Ministerio de Salud de la Nación.

Durante el encuentro se mantuvo  reuniones con alumnos de los dos últimos grados de las escuela primarias y con los del nivel secundario por separado, luego fue el turno con padres y familiares de los alumnos; reuniones operativas con los integrantes de la comunidad en general; y con los docentes de primaria y secundaria, además de las instituciones del medio.

“Natalia Ortíz comento que las actividades de prevención forman parte del Plan Nacional de Prevención del Suicidio, durante la primera jornada se trabajó en la promoción de la Salud Mental y la Resiliencia,  y en la segunda jornada, el mes siguiente, específicamente en la Prevención del Suicidio de Adolescentes y Jóvenes.

Dijo que se trataron, entre otros puntos, la problemática de la prevención del suicidio adolescente y juvenil, la forma de abordar las ideas suicidas, las conductas de riesgo, los intentos suicidas y cuál sería la mejora aplicación en cada zona del Plan Nacional de Prevención del Suicidio aprobado por el Ministerio de Salud de la Nación, empleando racionalmente los recursos existentes y por desarrollar.

A su turno el doctor Héctor Basile dijo que “trabajamos con  tareas explicativas y se fomenta el diálogo mediante materiales audiovisuales adecuados a cada uno de los niveles”.

“Además, se les explica a los docentes de los diferentes niveles la manera operativa de detectar los casos con riesgos potenciales y la manera más apropiada de canalizar la acción preventiva y/o terapéutica, según los recursos disponibles en su zona. También se les entrego material didáctico para que puedan utilizarlo luego con sus alumnos, de modo de afianzar y elaborar más prolongadamente los temas tratados”.

“La mayoría  de los suicidios se debe a problemas mentales -sobre todo depresión y abuso de sustancias-; también es el resultado de factores complejos y se da con mayor frecuencia en contextos de crisis socioeconómicas, familiares o individuales”.

Entre estas últimas se encuentran la pérdida de un familiar o un amigo íntimo, vivir solo/a, el desempleo o problemas en el entorno laboral, fracaso en los estudios y cuestiones como castigos o abuso sexual, estos últimos sobre todo en chicos y adolescentes” sostuvo.

Señalo además que cuando  alguien se suicida, este hecho afecta, además,  por lo menos a otras seis personas  de su entorno. Y cuando ocurre en una institución educativa o en el lugar de trabajo, puede afectar a cientos de ellas.

Según sus investigaciones más recientes, hoy en día informó que se suicidan más adolescentes, e incluso niños y viejos que personas de edad mediana,  las razones parecen hallarse en que “los adolescentes no encuentran un ambiente adecuado para desarrollarse, como tampoco lo encuentran los viejos, mientras que los adultos estamos ocupados constantemente en la lucha por la vida”.

Por otra parte dijo “los adolescentes se encuentran inmersos en múltiples cambios, en busca de su identidad, de modo que sus frustraciones resultan más serias, justamente porque no cuentan con las defensas suficientes para sobreponerse a la adversidad” indico.

Datos que alarman

El especialista aclaró que las cifras indican que las mujeres registran más intentos suicidas, pero los consuman menos que los varones, que por lo general, emplean métodos más drásticos.

“Asimismo en nuestro país, desde hace muchos años, las zonas con mayor índice de suicidio adolescente son la Patagonia y el Noroeste, donde la provincia de Jujuy tiene el récord 40,0 por ciento de la población. Al parecer, se producen “epidemias periódicas” de suicidios y la tasa de suicidios adolescentes es significativamente alta comparada con la de la población general”.

Con respecto a las condiciones que conducen al suicidio de niños y adolescentes, Basile comentó que las causas, específicamente en nuestra provincia son un evento traumático, como la muerte de un ser querido o un amigo, por ejemplo, le puede ocurrir a cualquiera en cualquier lugar; pero lo que estamos investigando es de qué manera influye el entorno, particularmente en esta región, para que las tasas sean hasta dos y tres veces más elevadas que el promedio de todo el país”. Entre estos factores, se encontrarían algunos la pobreza y otros relacionados con la cultura, migraciones, la familia y hasta el clima.

Sobre cómo se debe detectar cuando alguien tiene intenciones suicidas, el especialista indicó que existen varios indicadores y  por lo tanto, se puede trabajar para tratar de prevenir esas muertes.

“Lo viene haciendo junto con un equipo de reconocidos especialistas en la materia. Signos depresivos como el retraimiento, cambios en el humor, incomunicación, pérdida de la seguridad en sí mismo y de la autoestima, pérdida de la iniciativa y del apetito, entre otros, son algunos de los signos que pueden preceder a un intento suicida en un niño o  adolescente”.

“Con frecuencia, tanto niños como adolescentes manifiestan su depresión con irritabilidad y conductas impulsivas que enmascaran una depresión” advierte.

En tanto resalto  que en la actualidad se cuenta con múltiples redes de contención al suicida, incluido el Plan Nacional de Prevención del Suicidio, integrado por profesionales y Ongs  dedicadas al tema, que propone la evaluación, formación de recursos humanos y puesta en marcha de planes de prevención y asistencia a lo largo de diez años, finalizó.