Las inconsistencias de un “derecho” reclamado: El aborto terapéutico

El derecho a decidir sobre su cuerpo que las organizaciones de mujeres (feministas) promueven a la hora de pedir la despenalización del aborto tiene algunas inconsistencias que deberíamos –todos- analizar pues de este análisis es que podremos visualizar que lo promovido es lisa y llanamente una propuesta con inconsistencias.

Hay argumentos a favor y en contra de la legalización del aborto “terapéutico” (La palabra original “terapia” viene del griego antiguo “therapeuo” y tiene mucho que ver con la postura del que ayuda al enfermo o necesitado. Esta significa ayudar, servir a enfermos, acompañarlos en sus dolencias, cuidarlos, preocuparse, apoyarles y curarles), entonces ya cuando decimos terapia estamos lanzando una inconsistencia pues esta se refiere al acto de curar y con un aborto no se esta curando ni a la madre ni al feto.

Luego también se alega el hecho de que tendría que haber derecho a decidir sobre su cuerpo y en realidad este derecho es tácito y resultaría innecesario legislar sobre él ya que cada quien puede obrar sobre su cuerpo decidiendo cirugías estéticas, dietas, etc. Aquí la inconsistencia se observa en el hecho de que se esta exigiendo que se legisle sobre una decisión que ya no le compete pues el feto es un cuerpo diferente del que temporalmente lo contiene y por lo tanto hay una decisión sobre el cuerpo de otro.

También se hace mención al “embarazo no deseado”, aquí estamos en un brete muy grande pues faltaría saber quien es el que no desea el embarazo y si se tomó alguna previsión para que esto no ocurra.

Los embarazos no deseados se podrían interpretar como la absoluta negación a concebir, a no concebir ahora sin haberlo planeado, a no concebir con tal o cual, a tal o cual edad, en tal o cual condición, y un largo etc. Para todos los casos la respuesta es la misma, prevención. Hoy se puede decir que no hay quien no pueda tener acceso a métodos de prevención de embarazos -aún en casos de violación (cosa de la que nos ocuparemos más adelante)-, todos  o casi todos ellos en forma gratuita, entonces, hablando de inconsistentes, es necesario develar a que se refiere el concepto de embarazo no deseado para que deje de ser una inconsistencia.

Respecto de la clandestinidad en que hoy día se realizan las prácticas abortivas, debería decir que no son tan clandestinas pues, si lo fueran ¿Cómo hacen las mujeres, las miles de mujeres, para saber donde se pueden realizar un aborto? Desde luego que no es lo mismo practicarse un aborto en un hospital, clínica o sanatorio que en la casa de alguien de quien sólo se tiene referencia de alguna persona que ya pasó por ahí y que, por supuesto, recomienda. ¿Por qué no es lo mismo? Sencillo, se supone que las condiciones infraestructurales y sanitarias de un centro de salud nunca podría ser igualado por quienes practican abortos clandestinos. Y este último acto es el que marca una inconsistencia pues, a pesar de que se es conciente de que esta yendo a un lugar clandestino y por lo tanto ilegal, a realizar un acto ilegal, esta decidiendo sobre su cuerpo, someter a este a una práctica que tiene sus riesgos. Entonces, si se puede elegir el lugar clandestino al que se puede ir a someterse a un aborto, porqué no elegir el más confiable. Dirán que ahí juegan factores socioculturales y económicos, si, seguro, pero antes del embarazo también estaban presentes y de ellos ¿no tendríamos que ocuparnos?.

Teniendo en claro que esta comprobado que la gran mayoría de abortos no son por un motivo “sentimental”, “terapéutico” o “eugenésico”, sino por un embarazo considerado “vergonzoso”, no es extraño que la mujer -especialmente si es adolescente o joven- busque igualmente métodos abortivos clandestinos por la sencilla razón de que una ley, aunque quite la pena legal, no quita la vergüenza y el deseo de ocultamiento. La vergüenza es una construcción social que se vuelve rectora no sólo para las mujeres, la vergüenza es una sensación humana, de conocimiento consciente de deshonor, desgracia, o condenación.

Los alegatos sobre mortalidad por abortos mal realizados son atendibles pues no debería haber ni uno y es por eso que propongo que todos aquellos que se sensibilicen por esas muertes en particular y quieran evitarlas promuevan y participen de una gran campaña nacional de educación sexual o, aunque sea, el fomento del uso de métodos anticonceptivos que resultaría mucho más efectivo que promover el aborto como una práctica casi asimilable a sacarse una muela en mal estado.

El aborto tras el embarazo producido por una violación es un tema muy duro pero es también un alegato con inconsistencia ya que esta comprobado que los casos de embarazo tras una violación son excepcionales y que este argumento no alcanza para generalizar la práctica del aborto. Hay estudios científicos que muestran que las condiciones para que se produzca un embarazo tras una violación son extremadamente raros pues se comprobó que en más de la mitad de los casos los violadores experimentaron disfunciones que no les permitieron terminar el acto sexual. Otra causa por la que son extremadamente raros los embarazos por violación pueden ser la total o temporal infertilidad de la víctima. La víctima puede ser naturalmente estéril; puede ser muy joven o muy vieja, puede estar ya embarazada o puede haber otras razones naturales. También se debe considerar que la víctima puede estar tomando anticonceptivos, tener un DIU o ligadura de trompas.

Es obvio que el espantoso crimen de la violación es utilizado para sensibilizar al público en favor del aborto, al presentar al fruto inocente de una posible concepción brutal como un agresor. Es claro que la mujer ha sufrido una primera espantosa agresión, la de la violación. Pero presentar el aborto como una “solución” es inconsistente pues el aborto no le va a quitar ningún dolor físico o psicológico producido en una violación. Al contrario, le va a agregar las complicaciones físicas y psíquicas que ya el aborto tiene de por sí.

Hasta aquí no se han mencionado cuestiones religiosas ni lo haremos ya que esta es una cuestión en que la religión no aporta, al menos así lo veo yo, sólo se convierte en una especie de argumento para ser rechazado por organizaciones, algunas inconsistentes pues dicen dedicarse a defender los Derechos Humanos, así que prescindiremos de este aspecto. También hay que considerar que hay más de una religión, aunque la oficial, la que determina nuestra Constitución, es la Católica y no sería justo, ni tampoco habría el espacio suficiente.

Aunque es obvio que a lo largo del texto trasunta mi posición contraria a que se legalice una práctica que elimina, desaparece, una vida, debo decir que apoyo el lema de las agrupaciones de mujeres que promueven la legalización del aborto, sólo en la parte en que queda clarísimo por donde pasa la solución a tanto daño: “Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar”.

Gandhi

 

 

5 COMENTARIOS

  1. Hola, la nota es exelente, pero obvio que nunca va a tener un consenso, es algo muy delicado , muy intimo, muy humano y de conciencia. Pero lo indiscutible es que tiene que ser ATENDIDO por el estado, y no solo con la cureta o el aspirador, sino con una verdadera extructura de psicologos y el personal nesesario de apoyo, ya que el 99 % de las mujeres que estan decididas a bortar lo hacen por alguna presion , psicologica, social o cultural, etc, y cuando algo o alguien hacen que sorteen esas barreras, optan por llevar cabo su embarazo. Pero la mayoria de las veces estan solas, contra la espada y la pared, eligen el camino mas corto que es la interrupcion. Cosa dirferente seria que el estado le provea un programa completo de interrupcion con un asesoramiento integral previo del impacto psicologico, de las consecuancis fisicas y las provables complicaciones del acto, y por sobre todo de la posibilidad de entregar en adopcion al niño despues de haberlo gestado con el apoyo economico, medico y nutricional del estado. Es decir en cada hospital un equipo de Atencion y planificacion familiar, con un psicologo, un ginecologo y un oficial de adopcion.Es esto lo I N D I S C U T I B L E , el estado debe hacerse cargo .
    Es presisamente en el tema del aborto donde la religion tranquilamente puede ser acusada de mala praxis cuando una mujer muere septica por una practica abortiva insdecuada.

  2. Bien Gandhi, muy atinado el comentario de un tema tan complejo. Podemos pensar distinto pero no me parece correcto desmerecer a quien no comparte nuestras ideas.Seguramente debemos y podemos disminuir la mortalidad materna por prácticas abortivas y las muertes de los no natos por la misma causa, de eso debemos estar opinando. Me parece que la Educación Sexual durante la escolaridad primaria y secundaria es básica, el tratamiento en familia del tema sin prejuicios ni dogmas confesionales es un compromiso familiar insoslayable; el uso de preservativos y otros métodos anticonceptivos aceptables y seguros; hacer conocer a la población las estadisticas serias publicadas sobre el tema y la opinión de expertos reconocidos de diferentes profesiones y de organismos internacionales como la OMS, ademas de las ONG que tienen opinión tomada por cuestiones de género o de cualquier tipo. No se trata de pretender presionar a un médico para que proceda a descuartizar un feto que por objeción de conciencia se niega a realizarlo, es una simplificación poco entendible de un problema tan complejo.

  3. Hay tanto para comentar sobre esta nota que no sé por donde empezar…

    Por cuestiones cordiales voy a empezar por felicitar al autor en el único punto que creo que se lo merece que es el de no meter a la religión en el asunto.

    Pero lamentablemente me tengo que poner en posición de verdugo.

    La primera actitud que me resultó chocante fue el comentario entre paréntesis de “feministas”, lo que a los ojos del lector hace pensar, uno, que solo las mujeres feministas pueden estar a favor del aborto (cuando yo conozco muchas mujeres que no ofician de feministas, asi también como muchos hombres que están a favor de la despenalización), y dos que el feminismo es algo no grato, y en el que debe hacerse caso omiso a sus pedidos. Si me equivoco, le pido al autor que explique abiertamente su intención al hablar tan curiosamente de las mujeres feministas.

    En segundo termino, el tan polémico tema de de la decisión de la mujer sobre su cuerpo. La realidad es que una mujer que no ha deseado un embarazo, que sufre problemas de salud, en el cual su vida correría riesgo si llevara el embarazo adelante, o simplemente no puede hacerse cargo de la vida de otra persona, debería tener el derecho a la decisión. Cada situación es diferente, y nunca podremos estar en los zapatos de una mujer que tomó una determinación tan importante, y por ende no debemos juzgarla por eso. Sin embargo, este es el único punto donde yo podría llegar a dar el pie a torcer…

    El siguiente término es el de los centros de clandestinidad, y desde mi humilde opinión, este es el punto donde debería pesar más el voto a favor a la despenalización, y explico por qué: La triste realidad es que el aborto en el sistema actual existe. Les guste a todos o no. Pero de la actual manera existen clínicas clandestinas en las cuales se abusan de la desesperación de las mujeres que se encuentran en tal situación, y se sacan provecho de eso. Y estas mujeres (hablando de las que tienen dinero) tienen probabilidades de sufrir serias lesiones en los “quirofanos”, asi como encontrar la muerte. Y ni hablar de la suerte que corren las mujeres de clases sociales bajas, donde las prácticas son todavía más precarías.
    Están quienes dicen que si se legaliza las mujeres van a “hacer cola” para ir a abortar. Realmente alguien cree que hay mujeres que estan esperando que se legalize el aborto para quedar embarazadas? O que las que tomaban precauciones dejarán sus métodos anticonceptivos porque saben que pueden abortar? NO. Nadie se va a someter a una cirugía que te puede dañar mental y fisicamente solo porque puede. La que no pensaba abortar no lo hará solo porque se legalizó.
    Legalizar no es fomentar. No hará que haya ni más ni menos abortos. Pero logrará menos mujeres muertas. No vale la pena entonces?

    Y por último, el tema de los casos especiales como la violación, donde ahi me llamó mucho la atención el tema de que es probable que una mujer no quede embarazada, porque puede ser esteril, tener un DIU o ligadura de trompa. Debo decir que este comentario terminó por enervarme.
    En primer lugar, le cuento que las ligaduras de trompas son ilegales, asi que que un violador se encuentre con una mujer con las trompas ligadas tendría una probabilidad muchísimo más baja al de dejarla embarazada…
    Segundo, si una mujer violada queda embaraza, le tenemos que quitar su derecho a abortar porque la mayoría en su situación no corrió la misma suerte?? Realmente esta afirmación suya me deja sin palabras…
    Y debo disernir con usted en que una mujer violada que quedó embarazada quedaría más traumada si aborta, ya que si ese fuera el caso, no acudiría al aborto en primer lugar. Y si decide abortar, porque ver a su violador en la cara de su hijo, tener que criar el fruto del momento más a horrendo de su vida, vivir una vida recordando la situación que la traumó sin posibilidad de seguir adelante, sería una vida en el infierno para esta mujer, quiénes somos nosotros para quitarle su derecho?

    Y para finalizar, quiero aclarar el hecho de que una mujer (el cual es mi caso) esté a favor de la despenalización del aborto, no quiere decir que yo pretenda hacerme uno. A nadie le gusta hacerse un aborto, y nadie toma una decisión asi a la ligera. La que quiere abortar lo va a hacer sea legal o no. Pero en el sistema actual, hay dos vidas en riesgo. La del feto y la de la madre. Asi que a los que están a favor de la vida les pregunto: está bien apoyar a un sistema en el que se ponen en riesgo dos vidas?

  4. Pese a la Nota del Administrador, en el comentario vuelca muchos de los aspectos rleigiosos, aún cuando dice no mencionarlos, ellos estan implícitos en el escrito realizado. El hecho en si es que considere al feto como un ser distinto, aún cuando estando en el vientre materno la dependencia que tiene es tal que sin ella el embarazo no podría seguir a término y aunque existen algunos casos en que por cesárea se efectuó el nacimiento este dependió su existencia del tiempo que medió entre la concepción y su natalidad prematura, en el cual la madre fué el sosten necesario para que ello ocurriera. Entonces negar derecho a alguien quien pone su vida en peligro en determinado momento de la gestación podría conllevar a arriesgar la vida de ambos seres y perder a ambos al mismo tiempo. Esto es lo que habilita la idea del “aborto terapeútico”, o en el caso de delitos realizados por terceros en contra del consentimiento de la agraviada que tiene por senencia tener al mismo en contra de su voluntad, o en el caso de hacerlo con una persona cuya diferente capacidad mental no le impidió la consumación del abuso sexual. Todo esto nos lleva a verificar terribles situaciones en donde la falta de una legislación hace que sena los jueces quienes otorguen (a veces) la autorización para el acto médico, y aún así, la formación ética del profesional le impide dar cumplimiento a lo dispuesto por un Juez en la creencia de haber dado satisfacción a su juramento de salvar vidas por sobre todas las cosas. Habra entonces que definir bien en la presunta ley los alcance de cada caso y la obligatoriedad de realizarlo pese las convicciones que cada uno posea. Existen leyes que me resultan particularmente lesivas a mis convicciones, sin embargo como individuo de una sociedad organizada debo acatarlas, mal que me pese.

  5. La inconsistencia supina es la expresión que le cabe al comentario que le cabe al periodista que bajo el seudónimo de Gandhi aplica una serie de controversias,algunas de caracter idiomático.Es casi sabido,aunque parece que el mencionado las desconoce,que el término terapeútico se aplica cuando está en riesgo tanto el feto,o quien engendra,o ambos y utiliza livianamente el cuestionamiento al acto proveniente de una violación o de un acto no querido.Ignora acaso que la misma Iglesia en la que el basa sus argumentos,y casi todas las confesiones,impiden el uso de anticonceptivos por ser contrarios a la doctrina religiosa que profesan.De ahí que uno NO es dueño de hacer de su cuerpo lo que cada uno disponga.Así,para algunas religiones,el donar órganos es prohibido aún cuando se trate de otorgar continuar con vida a otros seres y que el donante haya dado expresamente consentimiento a esto.Entonces surge siempre la discusión entre lo que es legal y lo que es justo.Creo firmemente que cuando el aborto sea justificado por ser producto de un hecho delictuoso, o por que corriese riesgo el feto, o su portadora, debería permitirse, independientemente de las razones que se invoquen en contra de esta medida. Dejemos a la religiones cada una con sus dogmas y dediquemonos a ver a nuestro alrededor a los seres con los cuales nos toca convivir. No impugnemos “a priori” las aplicaciones que pudiera tner una ley que permita el aborto dentro de ciertos canones y evitemos suspicacias que pueden dañar mas que el propio acto abortista.Por de pronto,y para que no se equivoque el que lea este comentario,soy de evitar el uso indiscriminado de este método en otras circunstancias y la ley ouede hechar claridad sobre cuales serían los actos a los que juridicamente puede aplicarse el proceso médico. Se evitarían muertes por abortos efectuados por no idóneos o en malas condiciones de higiene que hoy se realizan con consecuencias funestas para la salud de las que se lo realizan “a escondidas”.La educación sexual en colegios es tambien criticado por las confesiones ya que internalizan el conocer con la incentivación, y eso es otro obstáculo que se debe salvar para evitar la proliferación de embarazos por faltos de conocimiento, o por impedirselos sus creencias religiosas, o por desidia de quienes tienen en sus manos el educar concientemente para evitar riesgos que trae el embarazo en menores púberes. Dejemonos de rasgarnos las vestiduras y por fin hablemos claro.

    Nota del administrador: Por favor leer bien el texto pues, en él, se encuentra claramente la posición adoptada por el autor de la nota respecto de la participación de las religiones en esta temática. Para ayudar copiamos parte del artículo que se ocupa de la cuestión religiosa:
    Hasta aquí no se han mencionado cuestiones religiosas ni lo haremos ya que esta es una cuestión en que la religión no aporta, al menos así lo veo yo, sólo se convierte en una especie de argumento para ser rechazado por organizaciones, algunas inconsistentes pues dicen dedicarse a defender los Derechos Humanos, así que prescindiremos de este aspecto. También hay que considerar que hay más de una religión, aunque la oficial, la que determina nuestra Constitución, es la Católica y no sería justo, ni tampoco habría el espacio suficiente.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.