Comenzaron a aplicar la vacuna que previene el cáncer de cuello de útero

Jujuy al día® – La inmunización contra el Virus del Papiloma Humano (VPH), una infección que puede producir cáncer de cuello de útero, abarcará a las 350 mil nacidas a partir del 1 de enero de 2000 y, en adelante, a todas las niñas cuando cumplan esa edad. Se garantizan tres dosis de la vacuna necesarias para que la estrategia sea efectiva.

Con la medida puesta en marcha a partir de octubre por el Ministerio de Salud de La Nación, todas las niñas de 11 años recibirán la vacuna en forma gratuita y obligatoria en vacunatorios y hospitales del país. La población objetivo para la Campaña 2011 incluirá la inmunización de 350 mil niñas que hayan nacido a partir del 1 de enero de 2000 y, en adelante, incluirá a todas las púberes cuando cumplan esa edad. El Estado garantiza la aplicación de las tres dosis necesarias para que la inmunización sea efectiva.

En Argentina, el cáncer de cuello de útero genera 3 mil nuevos casos por año y causa anualmente la muerte de más de 2 mil mujeres, aunque es totalmente prevenible si se lo detecta de manera temprana y se tratan las lesiones.

La eficacia inmunológica de la vacuna

La vacuna contra el VPH fue incorporada al Calendario Nacional de Inmunizaciones en mayo pasado por resolución 563/2011. Se aplica desde octubre de 2011, de manera gratuita y obligatoria, a todas las niñas de 11 años del país.

Este año la población objetivo está compuesta por unas 350 mil niñas nacidas a partir del 1 de enero de 2000 y, en adelante, por todas las adolescentes cuando cumplan los 11 años.

Está comprobado que la vacuna alcanza su máxima eficacia inmunológica en la adolescencia temprana. En la Argentina, se estableció la edad de 11 años ya que el calendario oficial incluye otras tres vacunas –la triple viral, la de la hepatitis B y la triple bacteriana acelular– para ser aplicadas en esa oportunidad. De ese modo, la coincidencia temporal con la administración de otras vacunas facilitará el acceso a la inmunización en tiempo y forma.

El Estado nacional le garantiza a cada niña de la población objetivo tres dosis de la vacuna. Luego de la primera, la segunda se aplica al mes y la última a los seis meses. Se debe cumplir con el esquema completo de tres dosis para que la que inmunización sea efectiva.

La vacuna contra el VPH que adquirió Argentina es bivalente, inmuniza contra los genotipos 16 y 18, que representan el 77 por ciento de los genotipos de VPH de alto riesgo para producir cáncer. Además, contiene un adyuvante que favorece la protección cruzada contra otros genotipos, por lo que alcanza una cobertura del 93 por ciento.

La incorporación de la inmunización contra el VPH al Calendario Nacional de Vacunación se inscribe dentro de la estrategia de la cartera sanitaria nacional para combatir el cáncer cérvico uterino, que tiene como pilares fundamentales la prevención primaria a través de la vacuna y la prevención secundaria a través de la realización del Papanicolaou (PAP).

Características del virus

El Virus del Papiloma Humano (VPH) se transmite por contacto sexual. En la gran mayoría de los casos, el organismo controla la actividad del virus y lo elimina. En caso de evolucionar a una infección persistente por un genotipo de alto riesgo, es importante el control permanente, ya que puede evolucionar a lesiones malignas.

El virus generalmente no presenta síntomas, salvo las verrugas genitales que, en su mayoría, son causadas por los genotipos 6 y 11, pero que no tienen potencial cancerígeno y son patologías totalmente benignas.

El resto de los tipos del VPH generalmente no producen síntomas y las alteraciones son detectables a través de las muestras de Papanicolaou; por eso, es muy importante que todas las mujeres realicen los controles ginecológicos de rutina.

Los hombres contraen el VPH de la misma forma que las mujeres, es decir a través del contacto sexual. En el hombre, el VPH puede causar cáncer anal y cáncer de pene, aunque son muy infrecuentes.

El cáncer de cuello de útero

En Argentina, el cáncer de cuello de útero genera 3 mil nuevos casos por año y causa anualmente más de 2 mil muertes aunque es totalmente prevenible si se lo detecta de manera temprana y se tratan las lesiones.

El VPH es la causa del 100 por ciento de los cánceres de cuello de útero. Se trata de una infección muy frecuente, que puede evolucionar en enfermedad oncológica si se presenta en forma de infección persistente, con un genotipo de alto riesgo.

Los VPH denominados “de alto riesgo oncogénico” son alrededor de 15, y los más comunes son el 16 y el 18. Si bien pueden producir verrugas, generalmente se presentan en forma de lesiones precancerosas, que pueden evolucionar lentamente a un cáncer. El PAP es el mejor método para detectarlas y tratarlas si es necesario.

Es importante destacar que no todas las pacientes que tienen VPH desarrollan la enfermedad, ya que la gran mayoría de ellas elimina de forma espontánea la infección. El cáncer cervical es una complicación muy rara de una infección frecuente.

La realización del Papanicolaou es la mejor forma de prevención del cáncer de cuello uterino en las mujeres de entre 25 y 64 años. Dado que la vacuna protege contra aproximadamente el 90 por ciento de los genotipos de alto riesgo; es clave continuar con los controles ginecológicos de rutina aún cuando se haya recibido la inmunización contra el VPH para cubrir el 10 por ciento restante.

La realización del PAP también es gratuita en todos los centros de salud y hospitales del país. Se trata de un estudio simple, que no produce dolor alguno y se realiza en pocos minutos. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda comenzar a hacérselo a partir de los 25 años.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.