Desde la Iglesia de Jujuy afirman que “vamos a decir que no a toda intervención directa que quite la vida de alguna persona”

Jujuy al día® – Así lo declaró a nuestro medio el Obispo administrador de la diócesis de Jujuy, el Padre Daniel Fernández, en relación al eventual tratamiento de la ley sobre la legalización del aborto en nuestro país, la cual sería tratada en la sesión prevista para los próximos días en la Cámara de Diputados de la Nación.

El Padre Fernández, marcó la posición que tiene la Iglesia respecto a la legalización del aborto en nuestro país, manifestando que “la iglesia en esto tiene una posición muy clara, es la de la defensa de toda vida, de la mamá y de la criatura. En ese sentido siempre vamos a decir que  no a toda intervención directa que quite la vida de alguna persona”, y agregó que “la posibilidad que ve la Iglesia de un aborto terapéutico, en el caso que hubiera que intervenir a la madre por alguna dolencia o enfermedad y a consecuencia de eso, una consecuencia no querida, se pierde la vida de la criatura, es distinto porque no van directamente a matar a la criatura, sino que van a curar otra cosa. Es el único caso que la Iglesia considera que se puede aceptar, porque no es una intervención directa de quitar la vida a nadie”, aseguró.

En relación al tema del aborto terapéutico, que se podría aplicar en casos de un embarazo producto de una violación a una menor de edad, o que el feto presente alguna enfermedad como anacefalia, el Padre Fernández manifestó a Jujuy al día® que “creemos que la vida Dios la da y la tenemos que respetar y acoger como viene, por eso tratamos de iluminar y dar conciencia de movilizar lo más posible la imaginación para darnos cuenta que cuando tenemos una madre embarazada tenemos que salvar a los dos y no prescindir de nadie”.

Siguiendo con este tema, el Obispo administrador de la Diócesis jujeña se refirió a lo difícil de este debate en la sociedad misma, expresando que “la gente sencilla lo entiende, la gente simple lo entiende, inclusive aquellos que han cometido el error de  abortar una criatura por desesperación, porque en ese momento no sintieron apoyo de la familia o por problemas económicos, sabemos que lo sienten en su conciencia, que sienten que algo no estuvo bien. Los sacerdotes somos testigos muchas veces de esto,  de estas cargas de conciencia”.

“La dificultad mayor es con la opinión pública, con los medios que a veces se hacen eco de corrientes culturales o ideas que van invadiendo la cultura de los pueblos y que ofuscan un poco esta percepción, a veces con el exagerado deseo de vivir la vida para uno, lo mejor posible, que es mi cuerpo, es mi vida, yo decido. Creemos que es nuestro cuerpo, pero es nuestra responsabilidad, es nuestra vida, la hemos recibido pero lo que  decido lo tengo que decidir con responsabilidad”, concluyó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.