Nuestro obispo cumple hoy 68 años, Felicidades Marcelino

Hoy, 17 de setiembre, es el 68 aniversario de su nacimiento y este pretende, con toda humildad, ser un pequeño homenaje a nuestro querido Obispo, quien además es amigo de cada uno de nosotros, cosa que demuestra su incansable labor y su infatigable andar por los caminos de Jujuy, escuchando a quien lo requiera, cobijando a quien lo necesita, conteniendo a todos  y cada uno. Marcelo esta hoy pasando por un mal momento, la salud lo tiene en un estado delicado y sólo nuestro ruego y oración al redentor ayudará  a que se alivie. Sabemos que su espíritu es fuerte, tanto como su fe y sea cual sea el camino que Dios le señale el sabrá seguirlo con la misma convicción y entrega de siempre.

FELIZ CUMPLEAÑOS MARCELINO, TE QUEREMOS

BREVE BIOGRAFÍA DE PALENTINI, Marcelino

(Dehoniano – SCJ)

Obispo de Jujuy

Nació en Caldongno, Italia, el 17 de septiembre de 1943; ordenado sacerdote en la Congregación de los Sacerdotes del Corazón de Jesús (Dehonianos) el 27 de junio de 1970; elegido obispo de Jujuy el 11 de julio de 1995; ordenado obispo el 7 de octubre de 1995 por Mons. Juan José Iriarte, arzobispo emérito de Resistencia (co-consagrantes: Mons. Carmelo Juan Giaquinta, arzobispo de Resistencia y Mons. Pedro María Olmedo Rivero CMF, obispo prelado de Humahuaca); tomó posesión de esta sede e inició su ministerio pastoral como cuarto obispo de Jujuy el 7 de octubre de 1995. En la Conferencia Episcopal es miembro de las Comisiones de Misiones y Ayuda a las Regiones más necesitadas y Delegado de la Región Pastoral del NOA.

 

“En el dolor aprendemos el valor de la vida”

Homilía en la Peregrinación de los Enfermos y Día de la Madre

(18 de octubre de 2009)

1. En el día de la madre felicitamos en primer lugar a las madres que han venido a los pies de María, la Madre de todos, para ponerse bajo su protección y compartir con ella sus preocupaciones y alegrías.

2. Queremos estar también al lado de los que sufren en el cuerpo o en el espíritu y de los que los cuidan, los acompañan, los alientan y comparten sus sufrimientos, en esta peregrinación especialmente dedicada a los enfermos.

3. María al lado de Jesús comparte todas las dimensiones de su vida humana, desde el nacimiento en una gruta, la huida a Egipto como consecuencia de la persecución de Herodes, los momentos hermosos de su vida escondida en Nazaret y los de su vida pública por los caminos de Palestina y finalmente el dolor desgarrador de la cruz.

4. En todo momento cumpliendo la voluntad del Padre, como se había comprometido al comienzo de su maternidad: “hágase en mí su voluntad” “Yo soy la servidora del Señor”. Así sirvió hasta el final…

5. Pero no solamente a Jesús, sino también a los que han creído y creen en Él a lo largo de los siglos, aceptados como hijos en Juan.

6. Los gozos y los dolores unen las voluntades de Jesús y María.

7. A los pies de María nosotros también renovamos nuestro compromiso de ser servidores del Señor, en las buenas y en las malas.

8. Queremos ser discípulos misioneros para anunciar y defender la vida en plenitud, porque creemos en  Dios que es fuente de Vida,

· recorriendo las calles para llevar el Evangelio a los  hermanos, sin descuidar a nadie, a través de la misión casa por casa o en los ambientes de trabajo, de diversión y de estudio

· o desde una cama donde la enfermedad nos tiene atados, conscientes de lo que nos enseñó Aparecida que ha definido a los enfermos “verdaderas catedrales del encuentro con el Señor Jesús.

· o también entre las paredes del hogar, como hace cada madre que educa en la fe a sus hijos y los acompaña en ese crecimiento de la fe hasta la madurez en Cristo.

o En todos los casos nos sentimos discípulos misioneros, testigos y anunciadores valientes del amor de Dios:

§ no sólo cuando es fácil, cuando todos te reciben y te abren su casa con una sonrisa

§ o cuando los hijos escuchan con interés la enseñanza de sus padres,

Sino también

o cuando el dolor aprieta,

o cuando te cierran la puerta porque no les interesa el mensaje del que lleva la Palabra de Vida que es el mismo Jesús.

o o cuando los hijos cuestionan todo y parece que tienen los oídos cerrados a la voz de la mamá que los quiere orientar en el camino de Dios.

En todos los casos debemos sentirnos enviado como testigos y sabernos colaboradores de la salvación.

9.  Jesús nos ama, nos llama, nos envía a todos los que, muchas veces sin saberlo, lo necesitan

10. María nos repite, como hizo con Juan:

· te sostengo en tus tribulaciones como lo hice con Jesús al pie de la cruz;

· te acompaño en tu misión, como lo hice con los apóstoles después de Pentecostés, al comienzo de su misión,

· te ayudo a “recobrar tu fervor espiritual” para que con un ímpetu interior que nada ni nadie es capaz de extinguir vayas por el mundo (en todos los ambientes de tu vida diaria) a llevar la Buena Noticia del amor de Dios.

· La Virgen María, Madre de todos nosotros, nos bendiga y nos ayude a valorar siempre la vida, sea en los momentos lindos y fáciles, sea en el dolor. Sabemos que ella quiere compartir con nosotros la esperanza y la vida en plenitud y nos enseña así a luchar por un mundo mejor, guiados por su Hijo Jesús.

Queridos hermanos nos encontramos reunidos en la casa de nuestra Madre del Rosario, ella una vez nos convoca para reunirnos en familia, somos la familia de la iglesia que busca expresar la fe y renovarse alrededor de la mesa del altar que hermana, transforma y renueva la misión de ser testigos del amor de Dios.

Este es un tiempo para dar gracias por la compañía de nuestra madre en nuestro caminar, ella no nos deja solos sino que constantemente tiene, para con nosotros, gestos y expresiones de ternura para animarnos a no desalentarnos en nuestra vida de fe. Este es un tiempo oportuno para demostrar al mundo que creemos en el amor, es un tiempo favorable para poder manifestar este amor en servicio y en caridad fraterna.

Como Juan, el narrador del cuarto evangelio, queremos sentirnos los discípulos amados por el señor y queremos narrar en nuestras vidas el acontecimiento escrito en su capítulo 19. Queremos volver a oír las palabras pronunciadas por Jesús en la cruz: “ahí tienes a tu madre”, “ahí tienes a tu hijo”.

Somos testigos del desanimo de nuestra sociedad, de las situaciones de pobreza y enfermedad que vive nuestro pueblo, somos testigos de la gran soledad compartida que pasamos como pueblo y como nación, es por ello que necesitamos que de los labios de Jesús se pronuncie de nuevo: “ahí tienes a tu madre”.

Sabemos que como aquel discípulo a los pies de Jesús experimentamos situaciones de mucho dolor, vivimos inmersos en un mundo en donde el individualismo, la competitividad, la despersonalización son un estandarte que debemos portar para poder ser felices, en donde el placer es el único parámetro para actuar, en donde el dinero y la moda lo es todo, es por eso que necesitamos sentirnos familia, necesitamos redescubrir los vínculos que nos unen, necesitamos vivir como familia, necesitamos escuchar una vez mas: “ahí tienes a tu madre”.

Pero también queremos repetir con Jesús: “ahí tienes a tu hijo”, porque queremos comprometernos con la misión de la Iglesia, porque queremos caminar junto a María y aprender de ella, porque sabemos que es la fe la que nos hace familia, como dice nuestro Papa Benedicto XVI, porque en verdad queremos hacer lo que Jesús nos pide, queremos que nuestra vida, deseos y sentimientos sean un reflejo de la voluntad suya.

Sabemos que solo el amor puede revertir las situaciones de injusticia y desigualdad, sabemos que existe la discriminación porque nos olvidamos que somos hermanos, sabemos que cada vez los pobres son más pobres porque nuestros gestos de solidaridad son pobres, es por ello que queremos decir a una solo voz “aquí está tu hijo”

No debemos olvidar que hay muchos motivos por los cuales tenemos que dar gracias como Iglesia:

· Como iglesia particular estamos celebrando los 75 años de diócesis, y no podemos menos que ver nuestra historia, el camino que llevamos juntos y descubrir el paso de Dios entre nosotros. Es realmente la presencia de María la que nos fortaleció, somos un pueblo eminentemente Mariano, basta mirar la presencia de María en nuestra piedad popular para ratificarlo: Nuestras peregrinaciones masivas a la casa de nuestra madre, la visita a los santuarios, el rezo del rosario en las iglesias, entre vecinos y en familia, la celebración de la pacha mama y así tantos otros momentos en los que expresamos nuestro cariño a la Madre común. Son 75 años que marcan nuestra identidad, Jujuy está identificado con Cristo, y como María, escucha, aprende y anuncia.

· También es un acontecimiento para dar gracias la misión que estamos realizando, que no es otra que el estado permanente de misión que vive nuestro continente. Es gratificante saber que se están realizando las visitas a las familias llevando el tríptico de la misión continental, llevando la palabra de Dios para entronizarla en las casas, todo esto nos dice que somos un pueblo pregonero de la Palabra de Dios, y así como dice el documento de aparecida en su número 30 “anunciamos a nuestros pueblos que Dios nos ama, que su existencia no es una amenaza para el hombre, que está cerca con el poder salvador y liberador de su Reino, que nos acompaña en la tribulación, que alienta incesantemente nuestra esperanza en medio de todas las pruebas”. Somos consientes que estamos llamados a hacer de nuestra misión un camino permanente, sabemos que no es algo que ya termina, sino que junto con María queremos aventurarnos a ser discípulos misioneros en nuestras familias, nuestro trabajo, en nuestro barrio y en todos los lugares en donde estemos presentes. Sabiendo que no vamos a enseñar, sino a compartir, que la misión no es para destinatarios sino para interlocutores, que compartiendo la vida y la fe somos verdaderamente hermanos.

· Como iglesia universal también debemos dar gracias por nuestras sacerdotes, el comienzo de este camino misionero renovado, coincide con la proclamación del Año Sacerdotal, convocado por Benedicto XVI, y siguiendo el testimonio del santo Cura de Ars. Es este el año para rezar por ellos, por su vocación, para que su ministerio pueda ser fecundo en nuestro pueblo, para que continúen guiando a nuestro Iglesia como verdaderos padres, verdaderos pastores con capacidad de dar la vida por las ovejas a Imagen del Buen Pastor. Ya es hora de que aprendamos que el ser sacerdote no es para ser el primero, sino que es para ser servir, el ministerio es para estar debajo, disminuyendo para que solamente crezca el señor.

· Y de manera especial quiero darle las gracias por su compañía durante estos catorce años de ministerio episcopal. Son ustedes los que sin darse cuenta me animaron en los momentos de debilidad. Tengo que reconocer que Dios puso en ustedes un terrón de sal para dar sabor a mi ministerio de Padre y Pastor y una mecha para encender la llama de mi fervor. Aconsejándolos Dios me aconsejaba, bendiciéndolos Dios me bendecía, celebrando con ustedes el AMOR de Dios (sacramentos) Dios me unía más a El.

· También fue una alegría celebrar mis 48 años de vida consagrada, a pesar de no ser pocos años aun recuerdo ese día como si fuera ayer, cotidianamente renuevo el mismo compromiso asumido hace ya tantos años. Dios me ha bendecido mucho y esa bendición quiero compartirla con ustedes.

Es por eso que los exhorto a ser agradecidos con Dios, a reconocer su mano providente en la vida de nuestras familias, de nuestra iglesia y de nuestra sociedad. Asiendo testigo a nuestra madre de la preocupación que como obispos de la Argentina tenemos quiero dirigirme a nuestro pueblo para invitarlos mirar con entrañas de misericordia a nuestro hermanos que sufren,   no somos  un número para una estadística, sino una persona con nuestros mismos derechos y con nuestra misma dignidad”. “El que tiene menos, no es menos. Simplemente muchas veces tuvo menos oportunidades; pasó y pasa situaciones más difíciles que nosotros; no ha sabido o podido aprovechar, tal vez, lo que tenía para salir de su estado de abandono, de desamparo, de pobreza en todos los niveles, material, intelectual y espiritual”.

Somos un pueblo mariano y con ello quiero estimularlos a ser consientes de nuestra identidad, somos de Dios y a Él le pertenecemos, debemos mirar nuestras raíces para reconocer que ellas nos mantienen en pie y nos mantienen en pie. Estamos perdiendo nuestro sentido de pertenencia porque hemos perdido nuestra identidad, cuantos de nuestros barrios llevan por nombre números, con quien nos vamos a identificar como comunidad barrial ¿con un uno? ¿ O con un 2 o 3 o 4?.

A los jóvenes los invito a identificarse con Jesús, ese es el único modelo que no pasa, no desilusiona y nunca abandona. No nos mimeticemos con personajes ficticios que nos hacen creer que todo vale y que todo está bien. Nos mimeticemos con Jesús que paso haciendo el bien, que fue misericordioso con todos, que fue bien samaritano que mientras todos pasaban delante del moribundo, solo Él fue capaz de ayudarlo.

Queridos adultos, ustedes son el depósito de nuestra tradición, ustedes son la sabiduría personificada en la experiencia vivida, no se desalienten ante las vicisitudes vividas, no deben bajar los brazos, manténganse firmes en la educación de sus hijos, sean mansos como corderos y astutos como serpientes, no se dejen llevar por la corriente moderna, sean educadores de ella. Dios les ha confiado el ministerio de pedagogos y educadores, sean santos porque el mundo reclama por santos, comprométanse a ser signo vivos del amor de Dios.

Por eso querido hermano/a “ahí tienes a tu madre”, transforma todo en un regalo para dejar a sus pies. Haz que todo este mes sea un tiempo de conversión interior para asumir y reflejar, en la vida, sus virtudes.

No te olvides de peregrinar hacia esta casa, que también es tuya, haz de tu vida un caminar hacia el encuentro con Jesús y su madre.

“ahí tienes a tu madre” para dejar todos tus sufrimientos y alegrías, es ella la que te convoca y te invita a confiar en la bondad de Dios, es ella la que quiere que hagas lo que Jesús te pide, deja llenar tu vida del amor de Dios hasta el borde que Él hará de tu pobreza un vino sabroso para compartir con todos los que están en la fiesta.

Mons. Marcelino Palentini, obispo de Jujuy

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.