Ruido en la ciudad: A diez años de una ordenanza que no se respeta

Sr. Director: Los niveles de ruido en el centro de la capital jujeña se han tornado intolerables en ciertos horarios, que coinciden parcialmente con el de atención de comercios. Las malas prácticas de los ciudadanos y la falta de control estatal para hacer respetar los niveles aceptables de contaminación sonora, se conjugan para reducir la calidad de vida en esta parte de la ciudad.

Bocinazos, estéreos con subwoofer reforzado, publicidad sonora callejera, escapes abiertos, entre otras fuentes, contribuyen a incrementar el ruido por encima de lo que la Organización Mundial de la Salud considera aceptable: entre 65 y 70 decibeles (dB) como máximo tolerable para la vida cotidiana.

El concejo deliberante capitalino sancionó en 1999 la ordenanza 2959, estableciendo límites para la emisión de ruidos en el éjido urbano. Pero la municipalidad no la hace cumplir. Más de una década ha pasado sin que se implemente una política ambiental que instruya a los inspectores para hacer cumplir esta ordenanza, se adquiera el equipamiento necesario para realizar las mediciones, y se adopten medidas complementarias que hagan más habitable la ciudad.

La importancia del control de ruidos se justifica en la salud pública. “En el oído interno tenemos las células auditivas, cuando esas células son dañadas por la exposición a altos niveles sonoros van muriendo y no se regeneran”, explicó a Clarín esta semana Tamara Potaz, especialista en acústica ambiental y arquitectónica.

Además, está comprobado que la exposición constante a ruidos fuertes incrementa considerablemente el nivel de estrés y puede ser causa de hipertensión y cardiopatías. Y el problema se potencia si el ruido es nocturno e impide el buen descanso, advirtió la especialista.

La contaminación acústica acarrea daños económicos: gastos en atención de las personas enfermas por ruido, pérdida de producción como consecuencia de estas patologías y la devaluación de las propiedades ubicadas en zonas cercanas a las fuentes de ruido, explicó Silvia Cabeza, presidenta de la Asociación Civil Oír Mejor.

La legislatura de la ciudad de Buenos Aires sancionó en diciembre de 2004 la ley 1540 de Control de Contaminación Acústica. El gobierno porteño instalará 41 torres de monitoreo inteligente, de las cuáles ya están funcionando 12, para elaborar un ‘mapa del ruido’ y con esos datos se tomarán las medidas necesarias.

En otros países, como Reino nido, el mapa de ruido está disponible públicamente para toda la comunidad; los ciudadanos pueden consultarlo a través de internet ingresando su código postal y monitorear en tiempo real lo que está sucediendo en su barrio.

El problema exige compromiso de múltiples actores, pero fundamentalmente controles rigurosos y permanentes por parte del Estado municipal para hacer cumplir una ordenanza que resguarda la calidad de vida en la ciudad.-

Iván Lello

Docente e investigador, FHyCS UNJu.

 

1 COMENTARIO

  1. Lamentablemente la municipalidad solo controla las boletas de estacionamiento, motociclistas sin casco, menores transportados en motocicletas, las mistras transformadas en colectivos … los inspectores municipales son personas mantenidas por la poblacion para que no hagan absolutamente nada ..

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.