La renuncia, el juego y la tragedia

El resultado de las primarias del 14 de agosto se va cobrando nuevas víctimas con el paso del tiempo, va generando efectos poco previsibles ya que es bien sabido que siempre hay pugnas por obtener posicionamientos en las listas de candidatos, a lo que fuere, y son poco conocidos los casos de renuncia a los mismos.

En términos jurídicos la Renuncia es el acto unilateral por el cual el titular de un derecho abdica al mismo. También es un acto consciente, libre y legal, por el cual una persona se desprende de un derecho reconocido a su favor, expresa la voluntad de alguien en cesar de su cargo o postulación. Claro que esta acción, la renuncia, en términos políticos tiene connotaciones y resultados distintos.
Tras conocer el resultado de las elecciones del 14 de agosto los impactos y decisiones han sido de todo calibre, fueron desde la metabolización hasta la definitiva aceptación de un triunfo -que para otros fue derrota- la elaboración de un nuevo discurso y la adaptación de posturas a seguir, tanto en el oficialismo como en la oposición. En nuestra provincia, la última, la oposición, en su conjunto, tomo una postura de aceptación y replanteo con cero autocrítica. Claro que no todos hicieron lo mismo, por ejemplo en el municipio capitalino se decidió, como estrategia, desdoblar las elecciones, alejar el seguro triunfo del oficialismo para proponer un mano a mano con los candidatos de otras fuerzas, sin voto arrastre. En ese marco, midiendo posibilidades, tal vez, o habiendo perdido la motivación, o como resultado de planteos externos o replanteos internos se produjo una rara situación, la renuncia a la postulación para diputado provincial de quien ocupara el 11º lugar en la lista de la UDESO, el Dr. Jorge Gronda.
¿Porqué Gronda renunció? alguna vez lo sabremos ya que por ahora no decide darlo a conocer en forma pública pues seguramente cree que le agregará más leña al fuego, leña que hoy se acumula en una pila pronta a convertirse en fuego.

En la edición de hoy lunes de Jujuy al día se da a conocer la intención de parte del ejecutivo provincial de promover una Ley que cree la APJA (Agencia Provincial de Juegos de Azar) una entidad que tendrá la misión de administrar todo aquello que tenga que ver con los casinos y los tragamonedas.
En la nota de mención se dice, de entre los puntos salientes, que este nuevo organismo se nutrirá de los recursos humanos que actualmente prestan servicios en los casinos y tragamonedas que hoy dependen del Banco de Acción Social, es decir que aquellos que hoy trabajan bajo el régimen laboral de los empleados del BAS, es decir, el régimen bancario, pasaran a revistar como agentes de la administración pública provincial y eso, me parece, se muestra como un inconveniente ya que el propio gremio que los “representa” no estará nada contento.
Pero habrá que esperar, primero que el ejecutivo provincial presente el proyecto ya que no puede ser otro el origen, luego vendrán las repercusiones o que la Ley se trate en la legislatura y se sancione, antes sólo es un proyecto.

De cuando una Candela se convirtió en oscuridad

Sin entrar a opinar sobre las calidades que los padres de la jovencita asesinada la pasada semana, tras un cautiverio de 9 días, llamada, por sus padres, Candela, quiero, en primera persona, condolerme con todos aquellos que de una u otra forma intentaron contribuir a un mejor final, al final que todo bien nacido aspiraba o esperaba.
El caso, por llamarlo de una forma más policíaca que periodística, tomó estado público a través de los medios de comunicación, aquí se perdió aquello de los calificativos de adictos, hegemónicos, unidiscursivos, destituyentes, etc., todos los medios contribuyeron de una u otra forma a que aparezca y se mantenga una situación de verdad irritativa para una sociedad toda, una niña de 11 años había desaparecido, reitero, desaparecido.
Los días pasaron y las cosas comenzaron a tomar distintos colores, ya no todo era como en un principio, los abordajes periodísticos cada vez se bifurcaban más, aparecían sospechosos de toda sospecha o se contaba con información adicional que iba dando fuerza o desvaneciendo a las sospechas y los sospechados. Hubo excesos y también falta de información disfrazada de autentico “profesionalismo” o “profesionalismo” a secas; algunos periodistas comenzaron a ser centro de la escena tomando posición respecto de un estigma familiar y atándolo a posibles razones para que la niña haya sido secuestrada, desaparecida.
Lo concreto es que, en un momento, todo parecía tratarse de un nuevo caso Pomar ¿se recuerda?, aquella familia que había desaparecido de la faz de la tierra, no se los hallaba en ningún lado y se comenzaron a tejer especulaciones de toda índole, que el padre de la familia habría asesinado a la esposa e hijas y se habría ido del país; que habrían sido victimas de “un vuelto” por algún pasado tenebroso del padre de familia y así una serie de conjeturas que convertían a la victima en un victimario de la peor clase, lo concreto es que a los 40 días aparecieron en un lugar en el que la impericia de los investigadores había actuado.
Tal vez este sea un caso similar, pues la niña fue secuestrada a 35 cuadras de donde finalmente apareció asesinada, lo que sin duda da a pensar que nunca estuvo muy lejos de su casa y que una vez más la impericia de los investigadores actuó en desmedro de la integridad física de la niña.
Ahora, para finalizar y unir toda la información voy a preguntarme y preguntar ¿será verdad que la exposición permanente del caso produjo miedo a los raptores y finalmente asesinaron a la niña? ¿La situación familiar, vinculada al delito, tuvo su cuota de responsabilidad? ¿La actuación de algunos periodistas en calidad de pesquisas contribuyó a un final desgraciado? ¿La permanente filtración de la información desde los ámbitos policiales y judiciales habrán obstaculizado y desarmado la investigación? ¿La impunidad con que actuaron los asesinos estará atada a alguna participación de la mano de obra desocupada u ocupada? Todas preguntas, ninguna respuesta, lo cierto es que hoy falta de nuestra sociedad una niña de 11 años, en apariencia, bien criada, bien alimentada, bien instruida, muy probablemente, una buena persona que hubiera podido contribuir a una sociedad mejor. Lo que me queda por preguntarme es si ¿hubiera sido mejor que la madre no hubiera convocado a los medios para hacer aparecer ante la opinión pública su calvario? ¿Hubiera sido mejor que los medios no le den tanta importancia a un tema tan importante? ¿Hubiera sido mejor que los investigadores y los periodistas sólo se dedicaran cada uno a realizar el trabajo que le competía? ¿Hubiera sido mejor que los padres hubieran tenido una vida normal, alejada de la delincuencia? Todas preguntas que sólo los hechos responden con un SI, hubiera sido mejor.
Gandhi

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.