4 de septiembre: Día de las y los Inmigrantes

Jujuy al día® – La Delegación Jujuy del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI), recuerda que el próximo domingo, 4 de septiembre, se conmemora el Día del Inmigrante. Dicha efeméride se debe a que en tal fecha, pero de 1812, el Primer Triunvirato declaró de interés el fomento de la inmigración. Siendo este el primer antecedente institucional de nuestra historia, para la conformación de una nación abierta a la inmigración; y tal como lo señalara luego el Preámbulo de la Constitución Nacional: “… para todos los hombres del mundo que quieran habitar el suelo argentino”.

Si bien luego de la organización política de la Nación, llegaron al territorio inmigrantes, principalmente europeos, y en una proporción mayor a cualquier otro Estado del continente. También desde mediados del siglo XIX, nuestro país recibió un flujo lento, aunque sostenido, de inmigrantes de países latinoamericanos y, en particular, de países limítrofes. Cuya participación en la estructura demográfica del país, se vio opacada por el impacto que la inmigración europea tuvo en la composición de la población. Esta última se reflejó en las corrientes migratorias de ultramar que llegaron al país desde 1870 hasta 1910; así como por las posteriores a la Segunda Guerra Mundial.

Sin embargo, la migración latinoamericana comenzó a hacerse visible en forma creciente hacia 1950, como consecuencia de los efectos de los avances tecnológicos e industriales y del proceso de sustitución de importaciones. Estos hechos generaron una importante demanda de mano de obra, y tuvieron como resultado significativas migraciones hacia los centros urbanos del territorio argentino.

En otro aspecto, y en relación al uso lenguaje, el discurso habitual de algunas personas e instituciones; así como también aquel que se expresa desde algunos medios de comunicación en relación a los inmigrantes latinoamericanos de países limítrofes –Bolivia, Brasil, Chile, Paraguay, Uruguay– y no limítrofes –Perú–, muestran claros rasgos xenófobos que reproducen construcciones y prácticas culturales con sentidos discriminatorios.

Así, denominaciones como “bolitas”, “brasucas”, “chilotes”, “paraguas”, “perucas” y “yoruguas”, ejemplifican algunas de las múltiples formas discriminatorias con las que los argentinos nombran a los migrantes latinoamericanos. Todo lo cual evidencia mucho de los aspectos negativos encerrados en una imagen de identidad “europeizante”; y anclada en determinadas nociones de superioridad “étnica”, cultural y social, que muchos sectores de la población argentina han internalizando como propia.

Desde el INADI, trabajamos por la inclusión de las/los migrantes y consideramos que están presentes en todos los sectores de la economía de los países de destino en mayor o en menor grado, entre otras razones, por la naturaleza cambiante de la actividad económica. Además, consideramos que la riqueza y diversidad cultural de nuestro país, y especialmente la de la provincia de Jujuy, se encuentra íntimamente ligada a los aportes,  como a la participación e integración de los inmigrantes. Los que han contribuido, y contribuyen, al enriquecimiento del tejido social, cultural y económico de la Argentina.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.