Para el presidente del Colegio Médico de Jujuy “nadie quiere asumir, lo que significa, decidir acelerar la muerte de un paciente”

Jujuy al día® – El Presidente del Colegio Médico de Jujuy, Ricardo Cuevas, se refirió al debate en torno a la muerte digna, tema que volvió a salir a flote ante el pedido de una madre que reclama que se quite el soporte que mantiene con vida a su hija, una bebé de 2 años que se encuentran estado vegetativo desde que nació, sin posibilidades de revertir su estado.

Ante el reflote del debate sobre la muerte digna, Ricardo Cuevas expresó que “hubo varios proyectos que perdieron estado parlamentario, en estos momentos hay un proyecto en la ciudad de Buenos Aires y 7 en el Senado de la Nación, cada vez que suceden estas cosas se reflota el tema. Nosotros, los médicos, estamos primero con el juramento hipocrático que tenemos que defender la vida, de que no hay que hacer daño, pero cuando uno ve este tipo de pacientes, ya sea en el caso este, o en pacientes con cáncer terminal, en donde ya no se puede hacer nada, entonces uno se plantea que hacer”.

En declaraciones a Jujuy al día®, el Presidente del Colegio Médico de Jujuy opinó que “hay que rescatar dos cosas: en estos proyectos se habla de la voluntad anticipada, estando en pleno uso de mis facultades mentales y físicas, firmo un documento donde expreso que es lo que se debe hacer conmigo en el caso de que uno llegue a un estado terminal, y la otra, y esto lo tiene muy en claro la gente que está permanentemente en contacto con pacientes graves, como ser la gente de las terapias intensivas del Soria, ahí la cuestión es no cometer ‘ensañamiento terapéutico’, es decir yo sé que vas a morir, yo sé que no tenes ninguna solución, y te sigo haciendo cosas, te sigo hidratando, poniendo antibióticos, sangre, todo lo que haga falta en el afán de salvar tu vida, pero no puedo salvar tu vida”.

Cuevas, mencionó como es la atención a pacientes terminales en nuestra provincia, señalando que “a principio del siglo pasado, las cosas eran distintas, si una persona se enfermaba, lo hacía en su casa, rodeado por su familia, y si estaba en un estado terminal, el medico hablaba con la familia y decidían en común acuerdo que hacer con el enfermo, y a lo mejor se le suprimían ciertas drogas, tratamientos, para que este pueda dormir en paz. Hoy lo que hacemos con pacientes con cáncer terminal y con intensísimos dolores, es solicitar la colaboración de los profesionales que hacen tratamientos del dolor, este tratamiento generalmente se utiliza morfina, pero al mismo tiempo, mientras más morfinas le ponen, menos pueden respirar libremente, porque deprime al sistema respiratorio, uno acepta el tratamiento del dolor sabiendo en definitiva que esto no va a funcionar”.

Comentó que “desde hace mucho tiempo hablamos en el hospital de la posibilidad de poner gente especializada en tratamientos paliativos, cuando llegan personas con una enfermedad terminal en lugar de instalarlo en una sala donde le dará tratamientos adecuados, lo que se hace es llamar a la gente que hace tratamiento paliativo, calmar el dolor, hablar con la familia, tratar de que el paciente este lo más confortable posible”, aunque aclaró que “eso, en este momento, no se está haciendo, pero eso sería lo ideal, poder dividir entre aquel que va a realizar el tratamiento y puede mejorar, de aquel al que le haga lo que le haga no va a mejorar nunca. Por ahí esto cada vez se complica más porque todos, graves o no graves, la mayoría termina en un servicio hospitalario de alta complejidad o en la terapia intensiva, entonces es mucho más difícil tomar una decisión personal, el medico ya no tiene un decisión personal, porque forma parte de un equipo de profesionales, que conjuntamente con la familia deciden, pero nadie quiere asumir lo que significa decidir acelerar la muerte del paciente”.

Por último, el doctor Cuevas remarcó que “te decía al comienzo, tengo que defender la vida y si yo hago algo para que muera, estoy cometiendo un homicidio. Son temas muy difíciles, por ejemplo todos sabemos el problema del aborto en este país: en Argentina se hacen entre 500 mil a 600 mil abortos anuales, y que la mortalidad materna, sobre todo en Jujuy, es elevadísima y está muy relacionada con maniobras abortivas, y a su vez también hay un proyecto de discusión de la ley del aborto. Estos son los temas tabú, el tema el aborto, como el que hacer con un paciente que esta moribundo, son cosas que nadie asume en una actitud activa y personal”, concluyó.