La Justicia de Jujuy condenó a prisión perpetua al acusado por el cuádruple homicidio de Remate Chico

Jujuy al día® – Franco Olguín fue condenado ayer a prisión perpetua por el cuádruple crimen de un niño de dos años, sus padres y un anciano, cometido el 13 de abril de 2010 en Remate Chico de la localidad de Palpalá.

La condena a Franco Olguín fue dictada por la Sala II de la Cámara Penal, integrada por Antonio Llermanos, Luis Kamada y Silvia Fiesta, por matar a tiros y machetazos y luego incinerar a Adolfo “Aviador” Gutiérrez, Jorge Valeriano, Rosario Quiroga y al hijo de los últimos, Santiago Valeriano.

La sentencia fue dada a conocer esta tarde luego de los alegatos en los que la fiscalía y la querella reclamaron la pena que fue impuesta, mientras que la defensa solicitó la absolución del confeso imputado.

El fiscal Gustavo Almirón recordó que Olguín reconoció que quemó los cuerpos porque su novia “estaba embarazada” y que no quería que lo acusen del cuádruple crimen porque “deseaba ver a su hijo”.

El representante del Ministerio Público precisó que “el reconocimiento del hecho estaba probado en tiempo, forma y lugar” y consideró en que “la tipificación de criminis causa está presente en los tres crímenes de los mayores”, por lo que solicitó la condena a prisión perpetua.

Los abogados de la querella, Rogelio Llanes y Fernando Bóveda, manifestaron en su alegato su adhesión al reclamo del fiscal y pidieron una condena “ejemplificadora”.

En tanto, el defensor Diego Ignacio Funes sumó dudas respecto al secuestro de las vainas en la escena de los crímenes por parte de la policía y luego de otras apreciaciones solicitó la absolución de Olguin por el “beneficio de la duda”.

Los jueces expresaron en forma unánime que Olguín deberá “cumplir la pena de prisión perpetua por resultar ser autor material y responsable del delito de homicidio culposo (un hecho) y homicidio agravado `criminis causa´ (tres hechos), todo concursado realmente”.

En su confesión, Olguín, ex chofer del Cuerpo de Bomberos Voluntarios local, dijo que el 13 de abril de 2010 había ido en bicicleta hasta la casa de Gutiérrez para que éste le realizara un mantenimiento y “limpiara” una carabina calibre 22.

En un momento de ese encuentro, “El Aviador” le habría pedido a Olguín que percutara la carabina, para ver si salía el disparo, y al hacerlo, el proyectil impactó y mató al hijo de Valeriano quien llegaba al lugar a caballo junto al pequeño.

Ante ese hecho, considerado homicidio culposo, es decir, sin intención, se desató una pelea en la casa y en ese marco el imputado mató a Gutiérrez y a los padres del niño fallecido para ocultar lo que había sucedido.

Según revelaron las autopsias, los tres mayores fueron asesinados a balazos, machetazos y palazos e incinerados junto al cuerpo del niño en una pira que alcanzó los mil grados centígrados y se convirtió en una “caldera crematoria”.

Los forenses que trabajaron en el caso remarcaron el “ensañamiento brutal” del asesino y debieron realizar múltiples tareas para identificar los cuerpos con peritos odontólogos y bioquímicos.

Es que la caldera llegó a emanar un calor tan grande que fundió los plomos con los huesos en un proceso de varias horas que dejó los cadáveres irreconocibles y los huesos fácilmente quebradizos.

Sin embargo, con la toma de placas radiográficas a los cráneos, se pudo detectar la existencia de esquirlas y los proyectiles con las que les dispararon.

Al comienzo del caso, los pesquisas creyeron que estaban frente a tres homicidios seguidos de un suicidio, pero luego esta hipótesis fue perdiendo fuerza y se comenzaron a investigar otras líneas hasta que se llegó a Olguín, quien confesó el hecho.