El muro

Sr. Director: No voy a hablar del muro de Berlín sino del muro de Facebook. Estas semanas he visto cómo algunos amigos del mundo facebook pegan en sus muros unos textos que dicen más o menos así:

YO TAMBIEN QUIERO UNA VIVIENDA DEL ESTADO,
YO TAMBIEN QUIERO UN PLAN TRABAJAR SIN TRABAJAR,
YO TAMBIEN QUIIERO UN PLAN JEFES DE HOGAR,
YO TAMBIEN QUIERO EVADIR IMPUESTOS,
y DEJAR DE ESTUDIAR PARA TENER UN PLAN JOVEN. AH… Y UNA NETBOOK! Sin embargo, estudio, trabajo y lucho x tener todo eso!! pegalo en tu muro, POR UNA ARGENTINA MÁS DIGNA Y LABURANTE!!!! BASTA DE FOMENTAR LA VAGANCIA

y lo ponen así, en mayúsculas porque lo gritan. No faltan, claro, los amigos de los amigos a quienes “les gusta” el texto. Están en su derecho (a pesar de que gritaron “Fito facho” hace algunas semanas).

A ellos les he dicho y les digo:

Estás seguro de querer ir a vivir a una vivienda del Estado? En un barrio leeejos de todo, sin colectivos, con calles sin asfaltar, sin alumbrado barrido y limpieza? Una casa fría en invierno y caliente en verano?
Estás seguro de querer vivir con la plata menos de lo suficiente como para alimentarte, vestirte y curarte en caso de que te enfermes?
Estás segura de querer no estudiar y tener que resignarte a trabajos manuales mal pagados?

Seguro que no. Estoy convencido de que no. Imaginarás en las condiciones que vivía la gente que hoy accede (o debería acceder) a una casa del estado, o un plan social.

Ahora bien, supongamos que por arte de magia (negra) los planes sociales desaparecen ya, en éste momento. Qué hace toda esa gente que hoy subsiste, sobrevive de eso? “Hay que darles trabajo” dirás. Claro, coincido con vos, hay que darles trabajo. Sólo que hay un problemita de tiempo: no les puedes dar trabajo ya, ahora, al instante. No, necesitas crear las condiciones socioeconómicas que permitan a esa gente insertarse al trabajo y eso no es un tema que se resuelve así nomás (es un proceso que lleva años). Mientras tanto, esa gente necesita comer, vestirse, vivir en condiciones dignas, que le permitan proyectarse en la vida, que les permita levantarse todos los días con la esperanza de que las cosas van a mejorar para ellos y, muy especialmente, para sus hijos.

Sí, ya sé que vos te esforzaste, estudiaste y laburas para tener tu casa etc etc. Y eso está muy bien, más en estos días en donde el esfuerzo del trabajo se ha desvalorizado como ascensor social con respecto al delito (corrupción en todas sus formas). Está muy bueno que sigas apostando al laburo como motor de progreso. Estate segura que si a cualquier madre que cobra un plan social le ofreces becar (brindarle todas las condiciones necesarias) a uno de sus hijos para que estudie desde la primaria hasta la universidad, esa madre va a aceptar porque está convencida (como vos) de que el estudio es la llave que abre la puerta a un futuro mejor. En tooooodas las encuestas que se han hecho a la gente que hace trabajos durísimos, mal pagados, indignos, etc. cuando les preguntan por qué lo hacen, cómo soportan eso, la respuesta es la misma: para que mis hijos estudien.

Lo que diferencia a mis hijas de cualquier changuito hijo de una familia que cobra un plan social es UNICAMENTE la suerte. Mis hijas tuvieron la suerte, como la tuvimos nosotros, de nacer en una casa donde nunca faltó nada. Donde cuando chico hiciste cosas de chicos, que fuiste a la escuela bien comido y pudiste elegir qué y dónde estudiar… Esa “suerte” que tuvimos nos debería obligar a ayudar a aquellos que no tuvieron la misma suerte. Esa “suerte” no nos da el derecho de levantar un muro y escribir sobre él: “Lo siento, si no tuviste suerte estás condenado a vivir en la miseria, no vengas a tocar a mi puerta”.

Los planes sociales son, si quieres, una señal, un mensaje: “no nos olvidamos de Uds. porque Uds. son parte de éste país”. Y es una señal necesaria porque no decirlo equivale a gritarles “señores, Uds. no son nosotros“.

Salvador Cavadini

http://cualquieritamevalga.blogspot.com/