Cuádruple crimen de Remate Chico: siete testimoniales al iniciar juicio

Jujuy al día® – Siete testigos declararon ayer en la primera audiencia del juicio oral a un ex chofer de bomberos acusado del cuádruple crimen de una familia que el año pasado fue asesinada a machetazos, balazos y luego calcinada, en su casa de la localidad jujeña de Palpalá, informaron fuentes judiciales.

Se trata de Franco Emanuel Olguín (21), quien confesó durante la instrucción de la causa su autoría en los homicidios de Adolfo “El Aviador” Gutiérrez (70), Jorge Valeriano (30), la esposa de éste, Rosario Quiroga (29), y el hijo del matrimonio, de dos años.

Fuentes judiciales informaron a Télam que al comenzar el debate, la Sala II de la Cámara Penal de Jujuy, integrada por Antonio Llermanos, Luis Ernesto Kamada y Silvia Fiesta, rechazó un pedido de la querella de realizar una inspección ocular en la escena del cuádruple crimen por considerarla una solicitud atemporal.

Luego, los jueces brindaron a Olguín la oportunidad de declarar, pero el acusado, tras consultar con sus defensores, Sara Cabezas y Diego Funes, se abstuvo de hacerlo.

Según las fuentes, después declararon durante la jornada siete testigos, entre ellos, Juan Valeriano, padre de Jorge Valeriano, quien contó que el día del hecho almorzó con su hijo, su nuera y su nieto.

Este testigo dijo que por la noche salió a buscar a sus tres parientes y encontró el caballo de su hijo “suelto, con montura y dentro del corral” de Gutiérrez y también advirtió que el domicilio de “El Aviador” estaba todo “quemado”.

Valeriano señaló que en un momento de la tarde, cuando él labraba la tierra vio a “un joven” con un arma atada a su bicicleta ingresar a la finca “Ficoseco”, donde se ubicaba la vivienda de Gutiérrez.

En ese sentido, otro testigo, Andrés Tintilay, encargado de la mencionada finca, confirmó que Olguín estuvo el día del hecho en “Ficoseco” junto a “El Aviador” Gutiérrez.

El testigo dijo que para Gutiérrez, Olguín era “su amigo” y añadió que durante la instrucción de la causa él participó del reconocimiento del arma homicida.

A su turno, el cabo del Ejército Argentino Carlos Amarante reconoció que le había prestado el arma homicida a Olguín ya que eso le ayudaría “a quitarse el estrés”, tal como el imputado le dijo que le había aconsejado una psicóloga.

Los otros testigos que declararon hoy fueron Luis Alberto Flores, tío de Olguín; Paula Rivero; Simón Bilbao y Ana María Flores; amiga del acusado y madre de Amarante.

Olguín llegó al juicio procesado por el delito de “homicidio culposo (un hecho), homicidio doblemente agravado por alevosía y `criminis causa´ (tres hechos) en concurso real”.

En su confesión, el ex chofer del Cuerpo de Bomberos Voluntarios dijo que el día de los hechos había ido en bicicleta hasta la casa de Gutiérrez para que éste le realizara un mantenimiento y “limpiara” una carabina.

En un momento de ese encuentro, “El Aviador” le habría pedido a Olguín que percutara la carabina, para ver si salía el disparo, y al hacerlo, el proyectil impactó contra el hijo de Jorge Valeriano quien llegaba al lugar a caballo junto al pequeño.

Ante esa situación, Gutiérrez y el padre del niño amenazaron al acusado, quien, al percibir que su vida corría peligro, aparentemente disparó por la espalda a “El Aviador”.

Se cree que luego Olguín disparó contra Jorge Valeriano y la esposa de éste que acaba de arribar al lugar.

Finalmente, los cuatro cadáveres fueron arrastrados desde el patio hasta el interior de la vivienda, colocados uno arriba de otro sobre una cama y prendidos fuego.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.