Sostienen que un 90% de las atenciones psicológicas que se realizan en Jujuy son por adicciones a la pasta base y al paco

Jujuy la día® – El flagelo de las adicciones es una realidad que se vive a diario en nuestra provincia. El consumo de drogas legales e ilegales es una tendencia que se está marcando cada vez más, la cual afecta a sectores vulnerables en su situación socioeconómica, en su edad. Al respecto, la coordinadora del Centro de Asistencia y Orientación de las Adicciones “El Umbral”, Leila Susana Quintar, manifestó a nuestro medio que “hoy en día la mayor parte de las consultas que recibimos, un 90%, es por consumo de pasta base y paco”.

El Umbral, es una institución que surge en el año 1996 con el fin de asistir la problemática de las adicciones, atender las problemáticas del consumo y de la compulsión de drogas, alcohol, juego; aunque durante esa década la realidad respecto al consumo era muy distinta, durante esos años el consumo mayoritario pasaba por drogas como la marihuana y la cocaína. La coordinadora de este centro describió un poco más la situación durante estos años expresando que “en esa época, la lectura que uno hacia era con lo que pasaba en otros países, donde se hablaban de drogas duras y las blandas, mientras aquí hacíamos un centro de atención y de asistencia, donde atendíamos demandas que eran por consumo de marihuana. No había consultas espontáneas, la mayoría eran por una medida curativa, cuando se decidía mandarlos a un centro de asistencia en vez de mandarlo 5, 6 meses preso. Aparecían problemática de alcohol, problemáticas familiares, y era el pretexto para ser mandados por un Juez a la institución”.

La profesional sostuvo que actualmente en Jujuy “la realidad es muy distinta. Prácticamente, la mayoría de las consulta son por el consumo de pasta base que es una droga considerada fuerte. Hoy las consultas, en un 90%, son por consumo de pasta base y paco, y en su mayoría son denuncias hechas por los familiares que acuden a la justicia para tener autoridad de llevar a los jóvenes y pedir con urgencia las internaciones”.

En relación a esta grave problemática que se vive en la provincia respecto a la droga, Quintar señaló que “a los 12, 13 años, la mayoría se inicia con inhalantes, sería la droga de inicio, sobre todo en las villas de emergencia. Luego siguen con la marihuana, con el alcohol, con la cocaína, y cuando llegan a la base, pasa a ser un monoconsumo, solo consumen base, y estamos hablando de jóvenes de entre 17 y 25 años, es en esa franja donde más se ve”

“Los adolescentes son más frágiles, los jóvenes de por sí, más que el nivel económico o el nivel social, tiene que ver con los proyectos, tiene que ver con el horizonte que tengan como personas; este extravío lleva a los jóvenes a pensar que el consumo es una buena manera de escapar, y esto le lleva 3, 5 años donde no pueden trabajar, ni pueden atender una familia, no pueden estudiar, la mayoría abandona sus estudios, ni que pensar de mantener una fuente de trabajo, y si dejan de consumir, después de 5 años, se vuelven a encontrar con la frustración de que ha pasado mucho tiempo para reiniciarse en los estudios, para volver a conseguir un trabajo”, señaló la especialista.

Al referirse al incremento en el consumo de paco y de pasta base en Jujuy -dato que está reflejado en distintos estudios según comentó la coordinadora de El Umbral-, señaló que “lo que pasa es que en Jujuy es mucho más posible consumir paco y base que en otra provincia. A veces los jóvenes se van, solamente a Salta y pueden mantenerse separados del consumo por mucho más tiempo, porque no esta tan a la mano. Se van a Tucumán a Córdoba y tienen más posibilidades de dejar de consumir. A veces pasan meses sin consumir, pero vuelven a Jujuy y, como esta tan a la mano, no pueden sostener esta decisión de dejar de consumir”. Explicó que “debe ser que es más barato que en otros lugares, que hay más, porque este fenómeno de la pasta base y el paco de alguna manera empezó en la época del ‘uno a uno’, cuando todavía venían personas mandadas por el Juez porque consumían marihuana o cocaína, pero así de golpe, cada vez consultaba más gente, ya no por marihuana y no mandados por el juez, fue después del 3 a 1, algo cambio en la economía del país, algo paso que empezó ahí a consumirse paco”.

Ante las expresiones de varios políticos sobre las ideas y proyectos de despenalizar el consumo de marihuana, Quintar brindo su opinión respecto a este tema manifestando que “estoy totalmente de acuerdo, al despenalizar el consumo desaparecería una red de delincuencia, una red donde los jóvenes, para sobrevivir y consumir, entran en la clandestinidad, en la venta, en la compra, en la violencia, en la delincuencia. Creo que se desbastaría una red internacional de delincuencia muy grande, habría mayor control, ya que hoy no lo hay, se hace la compra en la clandestinidad sin ninguna normativa, no interesa si tiene 11, 13 o 14 años, aunque me parece que es utópico pensar en la legalización”. En relación a este tema agregó que “me parece importante la legalización del consumo de marihuana, porque hoy es rarísimo que los jóvenes no consuman marihuana, lo que ocurre que al tener que conseguirla en los lugares clandestinos, en villas de emergencias, el joven va a buscar la marihuana y se encuentra con la pasta base o el paco o la cocaína, y esto produce que sea más fácil pasar de una droga ilegal a otra droga dura también ilegal”, concluyó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.