La acción y la omisión hicieron lo suyo

En el libro Ética para Amador, del filósofo español Fernando Savater, éste nos deja ver que “Nunca una acción es buena, sólo por ser una obligación, una costumbre o un capricho”. El autor echa mano de estos conceptos como una constante en la vida, para tomar decisiones en la vida.

Cuando dice obligación se debería interpretar como coacción ya que de no hacer es posible esperar una represalia. Cuando se dice costumbre se lo hace en el estricto sentido de un acto repetitivo y que sólo tiene la consecuencia de no ser realizado, es decir, por ejemplo, almorzar a una determinada hora. Cuando se dice capricho se debe interpreta como, porque se me da la gana, porque tengo ganas de hacerlo.

Cuando mueren personas que a la sazón son hijos de alguien, hermanos de alguien, padres de alguien, no son un hecho que le resultará indiferente a todos, es decir les importará a sus deudos. Cuando mueren personas en el marco de una situación de injusticia, injusticia por acción u omisión, es un hecho que no debiera resultar indiferente a nadie.

Los hechos ocurridos en Libertador Gral. San Martín son, tal vez, el resultado de una situación de injusticia, por acción u omisión, y por lo tanto nos debe importar a todos.

La forma en que ocurrieron los luctuosos hechos mencionados, con seguridad, tienen mucho de acción y también de omisión. El hoy diputado nacional Marcelo Llanos –por propia confesión- cuando era Intendente de Libertador remitió a la legislatura un proyecto de Ley de expropiación de tierras a Ledesma, a la vez que alertaba sobre la preocupante situación habitacional producto de este déficit. También se conoció que alguna vez se alentó, no el mencionado, al menos no nos consta, a generar hechos consumados a fin de que sea la fuerza de éstos los que impulsaran la iniciativa de promover el proyecto aludido y así obtener las tierras que hubieran evitado un sinnúmero de inconvenientes y nada más y nada menos que cuatro muertes. Claro que, al parecer, los hechos consumados, la ocupación de tierras, alentada por propios y extraños, con una evidente intencionalidad política se desmadró y ya conocemos su resultado. Creo que todos vimos y escuchamos al actual Intendente de Libertador, Jorge Ale, manifestar que el día anterior al desalojo se tramitaba agua y luz para los ocupantes del predio producto del reclamo de la empresa Ledesma.

Una organización social con extensión nacional participó en la articulación de estos hechos consumados, necesarios para empujar una decisión política demorada. Esta Organización fue parte necesaria del conflicto ya que se encargó de convocar a propios y extraños, todos con una necesidad cierta de vivienda, a fin de que se asienten en un territorio que no era propio de la organización y que para colmo todos conocían a quien pertenecía. El referente, de la organización, interlocutor permanente de los funcionarios municipales y provinciales tenía la promesa de que se les instalaría infraestructura básica hasta que se resolviera la situación y que se quedaran tranquilos porque “no iba a pasar nada”.

Hasta aquí hay referencias de lo que se puede configurar como contribución necesaria a un resultado nefasto o producto de una acción que, a lo mejor, tuvo un fin noble pero que los hechos en los que se involucró la mezquindad política culminó en violencia y muerte.

Todos sabemos que la ciudad de Libertador Gral. San Martín se construyó alrededor del Ingenio Ledesma, es decir, esta empresa se constituyó en un polo de desarrollo urbano, tal vez, como lo ha sido Altos Hornos Zapla y otros emprendimientos a lo largo del País. El tema es que Zapla era un emprendimiento del Estado Nacional y por lo tanto estaba –hasta que se privatizó- rodeado de tierras fiscales que permitían la expansión territorial sin problema alguno. Ledesma no, Ledesma es un emprendimiento privado y por lo tanto dueño de las tierras que lo rodean. Claro, hay que tener en cuenta que así como Ledesma emplea a una buena parte de la población de Libertador, también se debe considerar que si esta gente no viviera allí de donde obtendría los recursos humanos que a lo largo de la historia también aportaron a su desarrollo. En este marco me pregunto ¿15 hectáreas de tierra le causaban a Ledesma un enorme perjuicio? ¿Era necesaria una Ley de expropiación para ceder o vender esas tierras, para hacer un negocio? Hay que dejar claro que una expropiación nunca es a título gratuito.

El pedido de desalojo de Ledesma a la justicia, se puede decir es un paso lógico cuando alguien se siente agraviado (así hablan los abogados cuando alguien es victima de una injusticia). La acción de la justicia, en este caso del juez Samman, al ordenar un desalojo, pero no cualquier desalojo, sino uno de magnitudes, en el que se hallaban involucradas más de 500 familias, y dejarlo en manos de un subrogante para tomar su licencia de medio tiempo, contribuyó a que los hechos ocurran con las consecuencias conocidas. ¿El juez Samman estaba al tanto de que las familias asentadas esperaban que les instalaran agua y luz en los predios?, si es así ¿porqué ordenó el desalojo? Si no lo sabía ¿porqué no se informó de la situación creada antes de tomar tan drástica decisión?

La legislatura de Jujuy, si es cierto que recibieran un proyecto de expropiación de tierras de Ledesma y conocían la necesidad habitacional de Libertador –de suyo es lógico pensar que esa localidad tenía y tiene representación en el parlamento local- ¿porqué no resolvieron algo con ello? ¿Por qué dejaron el proyecto en vía muerta sin pensar que esto podía generar situaciones de hecho? No pensaron que atrás de este proyecto que podía tener un origen que no era de su agrado político, había gente que de verdad necesitaba un techo, que no sólo es un techo, es el lugar en donde criarían y educarían a sus descendientes, lo que sería un hogar. La mezquindad hizo su trabajo, pero esta nunca anda sola, siempre la acompaña la tragedia, el tema es que la tragedia siempre le ocurre a otros, en este caso, a los más vulnerables.

No puede quedar afuera de este cóctel de omisiones maliciosas y verdaderas productoras de calamidades, el gobierno de la provincia. Tal vez sólo sea parte concurrente, tal vez en sus ánimos estaba resolver las cosas de otra manera, tal vez, en el marco de otras omisiones o en el fragor de una campaña política no leyó bien el mensaje de las necesidades reclamadas por un grupo de jujeños. Tal vez los funcionarios de las áreas correspondientes nunca se enteraron que en Libertador, como en tantos otros lugares, había un grupo de personas que necesitaban un lugar para vivir y que en sus manos estaba resolverlo. La tardía expropiación de las tierras ahora manchadas con sangre resolverá la situación de los que quedaron pero nunca la devolverá la vida a cuatro personas jóvenes, algunos casi niños.

Entonces la obligación de participar, la costumbre de la dilación y el capricho por preservar han coincidido para mal y es necesario que cambie, pero de eso nos vamos a ocupar en otra colúmna.

El mismo Savater aconseja “Hay cosas que deben saberse, porque en ello se nos va la vida. (Por ejemplo, saltar desde el balcón de un sexto piso, no es bueno para la salud)”.

Gandhi

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.