El avance de los tilingos y la palabra resemantizada

Hay ciertos restaurantes que echan mano a la creatividad para asignar el nombre a los platos que ofrecen en sus menúes, por ejemplo utilizan construcciones como: “Carne ensobrada sobre huevo agitado y astillas de pan” para ofrecer la siempre vigente “milanesa”.

Así como las casas de comida, entre otros comercios, hacen uso y hasta abuso del rico español para reconceptualizar los productos que ofrecen a sus clientes, encontramos que últimamente hay algunos gobernadores y funcionarios del gobierno nacional incursionando en lo que podríamos denominar el “uso creativo de las palabras” para resemantizar la realidad, o sea, mentir, eso sí, creativamente.

Parecería obvio y hasta chocante hablar de la escasez de combustible, no sólo en Jujuy, en todos lados, en algunos lugares peor que en otros. No hace falta que ningún medio diga “falta combustible” para que este falte, en todo caso, esa información puede que se convierta en noticia, si se quiere, para presionar a quienes tienen la obligación de evitar que estas cosas sucedan o, si suceden, resolverlas. Pero ojo, no es una noticia para aquel que va a la estación de servicio de siempre y se encuentra con un escenario distinto del habitual, es decir, nunca antes había tenido que enfrentarse con el expendedor y esperar que este le diga “no hay combustible, de ningún tipo”, o, en el mejor de los casos, hacer una cola de al menos dos o tres cuadras, lo que se traduce en tiempo, tiempo suyo, tiempo irrecuperable.

Más arriba hago mención a gobernadores y funcionarios que utilizan las palabras para mentir, algunos, sin sonrojarse, creando nuevos trabalenguas que deberían ser aprobados por el ISER a fin de que los estudiantes de locución puedan graduarse si éstos son expresados correctamente, o, a través de verdaderos galimatías “lenguaje oscuro por la impropiedad de la frase o por la confusión de las ideas”.

Por ejemplo, el gobernador de Tucumán, José Alperovich sostuvo, respecto de la escasez de combustible, que “como hay escasez de combustibles, toda la gente quiere cargar más”. Bien don José, estoy de acuerdo con Ud., en la primera parte de la frase, “hay escasez”, pues esto lo verificaron algunos amigos jujeños que estuvieron éstos días por su provincia y se encontraron con –segunda parte de la frase- inescrupulosos acaparadores de la escasez de combustibles que pululaban en atractivas colas tratando de obtener su parte de la abundancia de la misma (la escasez), claro, para sorpresa de todos,  se encontraron con  filas de más de 40 minutos y cuando llegaron, para que tengan, les dijeron que sólo les venderían 50 pesos.

Este no es el único caso de negación ante la evidencia, lo que configuraría una forma de mentira, no, también podemos mencionar al Ministro Boudou quien aseguró que son los medios los que magnifican el tema de la escasez de combustible y que él no había notado que hubiera faltante. Bien aquí también acepta la escasez de combustible, eso sí, exacerbada por los medios. En los dos casos se acepta la existencia de escasez (que paradoja), pero uno le hecha la culpa de esto a la voracidad de los consumidores y el otro a los medios, pero la constante es que la escasez existe y, al parecer, llegó para quedarse.

Lo curioso es que tanto Alperovich como Boudou no tuvieron en cuenta que dos dirigentes del FPV, y otros tantos de la UCR del NOA, tuvieron que hacer gestiones ante su par de planificación, Julio De Vido y ante la justicia para denunciar una situación insostenible. Es decir que las acciones del Presidente de la Honorable Cámara de Diputados de la Nación, Eduardo Fellner, del Gobernador de la provincia de Salta, Juan Urtubey y del senador Gerardo Morales, entre otros, a fin de resolver la situación de escasez en Jujuy y Salta respectivamente son un invento de los medios y no la noticia reflejada. Demás estaría decir que los dirigentes mencionados tomaron debida cuenta de la realidad y se pusieron a trabajar, cada uno dentro de lo que son sus posibilidades, cada uno con sus herramientas, pero ninguno se dedicó a faltarle el respeto a sus conciudadanos, mintiéndoles o desentendiéndose de la realidad.

Ante este escenario lo que se puede resaltar es que, no sólo se miente como método de justificación, también se cruzan culpabilidades y se buscan culpables presuntos, se ignora la decidida acción de principales actores de la política nacional, sino que también, recurrentemente se intenta matar al mensajero.

Hermes, el mensajero de los dioses, al que se le adjudicaba la potestad de resignificar los mensajes que luego debía transmitir, fue una deidad y por lo tanto, infalible. Ante la evidencia, quienes se erigen en heraldos de un modelo de gobierno emulando a Hermes, deberán revisar sus dichos y evitar equívocos que lejos de ayudar y de posicionarlos en la tabla superior de los bien vistos, provocan dolores de cabeza y mucha, mucha, incomodidad e indignación en los ciudadanos que no necesitan leer los diarios para enterarse que, entre otras cosas, falta combustible.

Arturo Jauretche, hombre sabio, gran maestro de la ironía, calificaba a aquellos hombres insustanciales, que hablaban muchas tonterías, como “tilingos”. En el diccionario se describe a un “tilingo” como a un “Hombre sin fundamentos”. En resumen, casos como el mencionado, esta vez vinculado a la escasez de combustibles, se pueden mencionar por docenas, pues los “tilingos” ocupan espacios que tal vez se merezcan, no cuestiono a los electores de Alperovich ni al criterio de los gobernantes cuando designan sus funcionarios, pero me preocupa el avance de los tilingos que no sólo son insustanciales, sino que además son mentirosos y por si fuera poco, falibles.

Gandhi

gandhi@educ.ar