Centro Cultural “Héctor Tizón”: en el mes de Julio la propuesta es Ciclo de Cine Latinoamericano

Jujuy al día® – Y para los más chicos, que disfrutan de las vacaciones invernales, el Centro Cultural  Municipal “Héctor Tizón” los invita a disfrutar del Ciclo de Cine Infantil, con la “Batalla de los vegetales” y “El increíble castillo vagabundo”, el lunes 18 y martes 19 a partir de las 16 horas.

Como todos los martes de por medio, la propuesta del Centro Cultural, sigue acaparando a adeptos del ciclo de cine, iniciado el mes pasado. Melisa Ortiz, coordinadora de esta actividad, recordó que la primera presentación fue Cine Independiente y que continúa en julio,  con Cine Latinoamericano.

Se mostró muy satisfecha por la concurrencia del público que “en determinados casos, no esta muy acostumbrada a este tipo de actividad cultural”. Y adelantó que para el próximo martes la propuesta será cine brasilero, invitando a todos con entrada libre y gratuita.

Durante la tarde del martes, el cine latinoamericano inició con el cortometraje “Las Voces y los Silencios”, bajo la dirección de Carlos Sorín, en la que dos historiadores analizan la historia de nuestro país a través de dos disyuntivas: “Civilización o Barbarie” y “Democracia o República”.

A pesar de partir de posiciones diferentes, coinciden en sus conclusiones. Esas son La Voces. Los Silencios, que ocupan la segunda sección del corto, son realmente silencios. O sea, mirada. Miradas de niños que viven en las zonas más desprotegidas y marginales. Así como son precisas las palabras, son ambiguas las miradas. Esa relación entre lo textual y lo gestual propone al espectador que saque sus propias conclusiones.

Continuó con la “La Vendedora de Rosas”, un largometraje y drama colombiano de Víctor Gaviria, que cuenta los acontecimientos vividos por Mónica, una niña de 13 años que vende rosas en la ciudad de Medellín un día antes y durante la noche de Navidad.

Después de la muerte de su abuela, Mónica huye a la calle y se encuentra con un mundo delictivo lleno de drogas, alcohol y prostitución, ganándose la vida como una vendedora de rosas junto con sus amigas. Durante la noche antes de Navidad, un borracho le obsequia un reloj; ella, muy agradecida y pensando que se trata de un regalo divino, lo usa todos los días. Un pandillero (El Zarco) nota el nuevo reloj y se lo roba. Ahora, además de los problemas cotidianos de sobrevivir en la calle, Mónica debe huir de El Zarco, quien se siente estafado porque el reloj deja de funcionar.

Al final de la función, el público presente participó de una charla-debate donde se exponen interesantes conclusiones.